Asos
Por Asos
Zara
Por Zara
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Zara
Por Zara
Zara
Por Zara
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Zara
Por Zara
Zara
Por Zara
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Zara
Por Zara
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Zara
Por Zara
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos
Asos
Por Asos

Ya que los catálogos se renuevan y la oferta es cada vez más amplia, puede resultar un tanto difícil escoger el vestido de fiesta ideal. No obstante, si buscas un diseño atemporal y versátil, acertarás totalmente con un diseño de cóctel.

De hecho, es un estilo que se adapta estupendamente a los matrimonios en plena pandemia, que suelen ser ceremonias más discretas, pero no por eso menos elegantes. Revisa en detalle esta galería y encuentra el modelo de cóctel perfecto para ti.

Qué es el vestido de cóctel

Según lo establece el código de vestuario, el vestido de cóctel es un punto medio entre lo formal y lo casual, permitiendo una cierta libertad al escoger las prendas. Por lo general se refiere a vestidos cortos, ya sea levemente sobre la rodilla o justo en ella. No obstante, los diseños de corte midi, que cortan a media pantorrilla, también califican como vestidos de cóctel.

La regla general, en realidad, es que no sean vestidos largos que lleguen al suelo. Y ya que se trata de una prenda esencialmente elegante, el protocolo indica que debes usar tu vestido de cóctel con zapatos de taco alto o medio, pero nunca con calzado plano.

Cuándo se debe usar

La versatilidad de un vestido de cóctel permite que puedas lucirlo tanto en un evento de día como de noche; en un salón en la ciudad o a campo abierto. Solo debes elegir el diseño correcto, seleccionado adecuadamente el corte, la tela y el color.

Los matrimonios por el civil, bodas tipo bruch o, en general, ceremonias en el día, son ideales para enfundarse en un vestido de cóctel. ¡Y opciones encontrarás muchas! No obstante, también podrás lucir uno en una boda religiosa o nocturna, siempre que el dress code no sea Etiqueta Rigurosa (White Tie), que exige ir de vestido largo.

Qué opciones hay

El universo de trajes de cóctel es tan variado como el de los vestidos de fiesta tradicionales. De este modo, es posible encontrar en los catálogos desde sofisticados diseños de corte recto, hasta vestidos más coquetos con faldas de corte princesa. O desde modelos de línea A, hasta ceñidos trajes que llegan justo a la rodilla.

Asimismo, encontrarás vestidos de cóctel engalanados con diversos detalles, como mangas abullonadas o con volantes, lazadas, cinturones joya, cuerpos con péplum, juegos de transparencias, bordados 3D o escotes con pedrería, entre otros.

Incluso, si buscas una prenda para cubrirte, ya sea para un matrimonio de noche o en otoño/invierno, hallarás vestidos de cóctel que incorporan una sobrecapa o que ya vienen con un blazer o chaqueta corta a juego.

Y con respecto a los escotes, aún si asistirás a una boda en primavera, procura decantarte por uno que no sea muy pronunciado. Es más, los escotes que predominan en los vestidos de cóctel son en V, barco e ilusión.

Colores y telas

La elección dependerá del tipo de matrimonio al que has sido invitada. Una sugerencia es decantarte por colores pasteles para bodas de media mañana, como rosa palo o gris perla. Colores más vivos para bodas de tarde, como amarillo, verde y rojo. O colores oscuros o satinados para bodas de noche, como azul, morado o negro.

De hecho, el afamado little black dress es precisamente un vestido de cóctel que podrás lucir en cualquier matrimonio. Corresponde a un elegante vestido negro, corto y liso, ideal para complementar con accesorios vistosos.

La regla de oro, eso sí, en cuanto a colores, es que la invitada no se vista de blanco o marfil, aun cuando el vestido sea corto y no parezca en absoluto un traje de novia. Y, por otro lado, también podrás optar a diseños estampados, si así lo prefieres, ya sea con motivos florales, lunares o formas geométricas, tanto para bodas diurnas o nocturnas. Pueden ser modelos completamente estampados o bien, que combinen falda estampada con cuerpo liso o viceversa.

Ahora, con respecto a las telas, privilegia las más livianas o vaporosas para el día, como encaje, tul, organza o crepe; y las más pesadas o voluminosas para la noche, como mikado, piqué, raso o tafetán.

Ya sea corto o midi, lo cierto es que los vestidos de cóctel tienen un encanto especial y no pasan de moda. Por lo demás, si eres fanática de los zapatos, con este estilo podrás lucir tu calzado en todo su esplendor.