Emanuel Fernandoy

A pocas horas de intercambiar anillos de matrimonio, sus principales preocupaciones estarán centradas en el traje de novio y vestido de novia, con todo lo que implica la preparación del look nupcial. Y aunque sentirán que el reloj se les viene encima, lo cierto es que la mañana puede ser muy productiva y/o terapéutica si así se lo proponen.

¿Qué pueden hacer? Además de repetir las frases de amor que leerán en sus votos, aprovechen el tiempo para comer algo rico y relajarse, entre otras actividades simples que les serán muy útiles.

Para disfrutar separados

1. Desayuno especial

Aunque ese día su ansiedad estará a flor de piel, comiencen la jornada con un desayuno diferente, compartiéndolo con sus más cercanos, según el lugar donde pasen la noche anterior. Dense el tiempo de preparar algo que les guste, por ejemplo, un té o café con unas tostadas con palta y huevo pochado, un yogurt con avena y frutas de la temporada o un sencillo panqueque de plátano con miel encima y unos arándanos, y disfruten relajadamente de esta primera comida del día. Tienen toda la mañana por delante, así que no necesitan desayunar apurados.

2. Sesión de belleza

En el caso de la novia, si es con sus damas de honor o su madre y hermanas, ¡mucho mejor! Aprovechen la mañana previa a estrenar sus argollas de plata para embellecerse, idealmente en la comodidad de su hogar, aunque también pueden ir a un centro de estética si no es demasiado lejos. A excepción de un cambio el look, que no es recomendable antes de casarse, todo lo demás les vendrá de maravillas. Entre otros servicios, podrán acceder a masajes relajantes, exfoliación e hidratación corporal, manicure, pedicure, sellado de puntas del pelo y lifting de pestañas, entre otros.

Claro que los tratamientos serán distintos para cada uno, pero como ejemplo, la manicure masculina generalmente incluye limado, remojo, repujado, retiro de cutícula, pulido, exfoliación y masaje de humectación en manos, entre otros procedimientos. De hecho, bastantes fotos irán directo hacia sus anillos de oro y, por lo tanto, sus manos y uñas quedarán en evidencia.

3. Baño relajante

Aunque suele ser la novia quien se inclina por esta opción, el novio también puede sumarlo a su rutina. Ya sea con sal marina, esencia de lavanda, aceite de jazmín o pétalos de rosas, un baño relajante los dejará como nuevos a solo horas de enfundarse en el vestido de novia hippie chic y esmoquin. Reproduzca una lista de música que les guste, dejen a un lado el celular y disfruten de este baño por alrededor de 30 minutos. ¡Sus cuerpos y mentes se los agradecerán!

4. Fuera tensiones

Ya que seguro vendrán arrastrando algunas tensiones en las semanas previas, por todo lo que implica la organización nupcial, lo ideal es que ese día lo comiencen con energías renovadas. Para eso, según sea su método, prueben con salir a trotar, lanza unos puños a su saco de box, tocar la guitarra o, si prefieren, tomar la consola y dedicarle un rato a su videojuego favorito.

Par disfrutar juntos

5. Con bandeja a la cama

Si ambos pasarán juntos la noche anterior al matrimonio, entonces no pueden iniciar la jornada sin un rico desayuno en la cama. Café, leche, jugo de naranja, tostadas, frutas, muffins… Incluyan lo que más les gusta y tómense un buen tiempo para disfrutar del desayuno. Recuerden, además, que les espera un largo día, así que preocúpense de comer bien.

6. Practicar Yoga

Si les gusta esta disciplina, no encontrarán una mejor instancia que la previa a dar el “sí” para practicarla y beneficiarse de la misma. Y es que además de conectarse emocionalmente como pareja en un momento tan crucial, el Yoga los ayudará a relajar los músculos, despejar la mente y liberar el estrés. Será una excelente forma de comenzar la jornada.

7. Hacerse un regalo

Otra idea para llevar a cabo esa mañana es sorprenderse mutuamente con un obsequio especial. Desde una rosa o una caja de chocolates, hasta una joya con una frase de amor corta inscrita. Lo importante es el valor sentimental puesto en ese presente, más allá del monetario. Si amanecerán juntos, pero cada uno se arreglará en lugares distintos, entréguense los presentes justo antes de separarse. Será el último recuerdo que conservarán siendo aún novios.

¡Ya lo saben! Si quieren llegar con las pilas cargadas hasta partir la torta de matrimonio, sea la hora que sea, aprovechen la mañana para alimentarse, relajarse y descargar tensiones. No en vano han recorrido un largo camino, que se inició con la entrega del anillo de compromiso y culminará pronto con la declaración de sus promesas de amor.