Bossa Studio
Bossa Studio

Si la de intercambiar anillos de matrimonio fue una decisión importarte, traer hijos al mundo lo es aún más. De hecho, es difícil encontrar una palabra o frase de amor que pueda describir exactamente la experiencia de convertirse en padres.

¿Están pensando ya en tener hijos? No existe el momento adecuado, más allá del que decida la propia pareja. No obstante, si hace poco entregaron sus encintados de matrimonio y están recién acostumbrándose a la vida de casados, entonces más vale que tomen en cuenta las siguientes recomendaciones.

1. Tomar la decisión a conciencia

Si hace poco intercambiaron sus anillos de oro y ya planean tener hijos, háganlo porque realmente es el deseo de ambos, pero no por satisfacer las presiones de su entorno más cercano. Convertirse en padre y madre es una decisión que deben tomar muy a conciencia y, por lo tanto, los dos deben estar seguros del paso que van a dar.

Daniel Vicuña Fotografía
Daniel Vicuña Fotografía

2. Estabilidad económica

Los primeros meses de matrimonio pueden ser un caos si no se organizan bien, entre mudarse a una nueva casa, acoplar los estilos de vida de ambos, dividirse las cuentas, cancelar deudas pendientes, etcétera. Por lo tanto, es fundamental que se ordenen primero en este nuevo escenario y logren un piso económico estable antes de tener hijos. No se trata de ahorrar para tener muchos lujos, sino de ser capaces de solventar cómodamente las necesidades que implica la llegada de un hijo/a.

3. Estabilidad emocional

Otro punto importante es que ambos se sientan preparados para tenerlo. Considerando que no hace mucho alzaron sus copas de novios para el brindis de recién casados, es totalmente normal que uno de los dos aún no le tome el peso a la responsabilidad que implica ser padre o madre. Y aunque la madurez no tiene que ver con la edad, en este caso importa que ambos sean juiciosos y concientes de la decisión que toman. Asimismo, que se encuentren sólidos como pareja en el plano sentimental.

4. Trabajo en equipo

Una vez tomada la decisión de traer un hijo al mundo, es clave que se acompañen en todo momento durante este proceso, desde ir juntos a las ecografías hasta preparar la habitación para el niño o niña que viene en camino. Así afiatarán aún más sus lazos como pareja, a la vez que esa buena energía y complicidad será traspasada al bebé. Además, si comparten sus temores y expectativas podrán afrontarlos de la mejor manera, mientras que los temas de crianza, como si será bautizado y bajo qué religión, también deben resolverlos en conjunto. Ya planear la boda fue un trabajo en equipo, por lo tanto, si no les costó seleccionar frases de amor cortas para incluir en los partes o elegir la torta de matrimonio, es porque funcionan como dupla más allá de lo romántico.

Guillermo Duran Fotógrafo
Guillermo Duran Fotógrafo

5. Adquirir conocimientos

Pronto se integrará un miembro a la familia y más vale que vayan preparando el terreno. Es que además de lo práctico, como comprar la cuna, la silla o la ropa de guagua, es importante que también se informen sobre cuestiones básicas como a qué temperatura debe estar el agua para bañarlo, cuántas horas debe dormir, qué alimentos están prohibidos en tal etapa, etcétera. Al ser padres primerizos, agradecerán luego haber dedicado unas cuantas horas a leer.

6. Dividirse las tareas

Ya una vez con su hijo o hija entre los brazos, es trascendental que puedan compartir las tareas, de modo que todo el peso no se lo lleve la madre. Por lo tanto, lo ideal es que se organicen y se turnen, por ejemplo, para mudar, hacer dormir, bañar o levantarse en la noche para ver al pequeño/a, entre otras tareas. Y es que aparte de lo que tiene que ver con el bebé, tampoco pueden descuidar totalmente las labores de la casa, como hacer las compras o el aseo.

Javier Oyanader
Javier Oyanader

7. Mantener viva la pasión

Por último, agrandar la familia no tiene por qué traducirse en una desconexión en la intimidad de la pareja. Sin duda, estarán agotados y con menos tiempo que antes, pero deben saber buscar las instancias para compartir y conversar a solas. Pidan ayuda a sus padres o gente de confianza y tómense un tiempo para los dos.

Si están decididos en ampliar su familia, ¡felicitaciones por el gran paso! Y traten, por muy cansados u ocupados que se encuentren con el bebé, de no dejar de regalonearse ni dedicarse frases bonitas de amor para reavivar el cariño que se tienen y la pasión. Más allá de ser padres, recuerden que son una pareja.