Ya sea antes o después de casarse, mudarse juntos significa dar un gran paso en su relación. Una prueba de fuego, por lo demás, pues implica tomar decisiones, transar en algunos aspectos, incluso negociar y pensar en este nuevo proyecto por dos.

Tranquilos, tengan por seguro que esta experiencia la sortearán con el mayor d e los éxitos. Chequeen las cosas que vivirán y algunos consejos prácticos según cada ítem.

1. Establecer un presupuesto

Les resultará mucho más fácil si definen previamente de cuánto dinero disponen para decorar la vivienda. Así no perderán tiempo revisando muebles que se escapen del presupuesto, ni se entusiasmarán con artículos que quizás podrán encontrar a un menor valor. Además, es clave que lleven un registro ordenado de todas sus compras y que guarden cada una de las boletas y comprobantes por si fuera necesario hacer algún cambio.

2. Definir un estilo

Si tienen gustos parecidos, no les costará nada decidirse por una tendencia. En cambio, si uno de ustedes prefiere un departamento minimalista y el otro se inclina por el estilo vintage, entonces tendrán que llegar a un consenso.

Una idea, por ejemplo, es que apuesten por una estética minimal, pero que incorporen algunos elementos retro, como un tocadiscos o afiches vintage para ornamentar la cocina. Nadie dice que no mezclen tendencias, sino que lo hagan con buen gusto y siempre en buenos términos. Algunos de los estilos más apreciados para decorar casas o departamentos en Chile son el clásico, el bohemio, el industrial, el mid century, el rústico y el navy, aún si no viven en la costa.

3. Escoger los colores

Los colores también son esenciales, ya que transmiten sensaciones diferentes según sean tonos fríos, cálidos o neutros. Por lo mismo, otro de los momentos entretenidos que vivirán cuando decoren su casa, será elegir la paleta cromática a emplear.

Se aconseja escoger colores claros para el dormitorio, ya que ahí es donde descansarán y, por lo tanto, lo ideal es que transmita tranquilidad. No obstante, pueden decantarse por tonos más vibrantes para otros espacios, como el living o la terraza. Ahora, si buscan un color que agrande los espacios, el más indicado sin duda será el blanco; mientras que el verde, que inspira creatividad, será ideal para espacios de trabajo o estudio. Como ven, hay mucho por explorar en cuanto a colores y decoración, por lo que la recomendación es que estudien un poco el tema antes de elegir los colores definitivos para su hogar.

4. Revisar y comprar

Una vez decididos con el estilo y los colores, comenzará la etapa de chequear sillones, comedores, centros de mesa, camas, veladores, alfombras, cortinas, lámparas, cuadros, plantas… La lista es larga, entonces conviene que vayan guardado las fotos de aquellos muebles y artículos que les van gustando.

Catálogos online encontrarán prácticamente de todas las tiendas, así que se ahorrarán ir personalmente a mirar mobiliario. Aunque de todos modos es un proceso entretenido, en los tiempos actuales más vale cuidarse y evitar aquellos lugares donde podría haber aglomeraciones, como centros comerciales o galpones. No obstante, si no tienen la costumbre de comprar sin antes haber visto los artículos, vayan directo hacia esos lugares en lo que haya algo que les gustó.

5. Armar en conjunto

Ya con las compras despachadas en el hogar, lo que sigue será armar, montar, hacer las instalaciones eléctricas que corresponde y distribuir los muebles en el espacio, entre otras labores. Desde encajar todas las piezas de una lámpara de pie, hasta colocar las cortinas o colgar un gran espejo de pared. Aunque parece fácil, lo cierto es que se necesitarán las manos de ambos para que todo quede perfecto. ¿Y qué más romántico que acabar el día brindando mientras contemplan los avances? Será un proceso desgastante, sobre todo sumándolo sus jornadas laborales habituales, pero muy emocionante y que sin duda fortalecerá aún más su relación.

6. Decidir si reciclarán muebles

Si quieren traer mobiliario de sus casas anteriores, como un velador, un sillón regalón o una estantería, éste es el momento para que lo hagan. Y es que así como hay parejas que prefieren comprar todo nuevo, otras se resisten a despedirse de algunas de las pertenencias que tenían en casa de sus padres o en sus departamentos de solteros. Solo procuren que aquellos muebles o adornos se integren de buena forma al resto de la ambientación. Una opción es pintarlos, teñirlos o retapizarlos para darles un aire renovado.

7. Dar identidad

Más allá de las cosas que pueda aportar cada uno, su nueva casa o departamento idealmente debe tener un espacio que hable de su historia de amor. Algún collage con fotos de sus viajes, un objeto que les recuerde su primer aniversario o una vitrina donde puedan colocar algunos recuerdos de la boda, una vez que pasen por el altar. Todos estos detalles emotivos le darán identidad al nuevo hogar, a la vez que evocarán hermosos recuerdos.

8. Considerar si habrá más integrantes

Finalmente, a la hora de decorar, también es importante tomar en cuenta si se llevarán a sus mascotas o adoptarán a una si es que no la tienen. De este modo, tendrán que elegir un textil para el sofá que sea anti-arañazos de gato o que no se estropee por los pelos de perro, entre otras cosas.

O si es que planean tener hijos a corto plazo, quizás una mesa de vidrio con puntas no será la mejor idea, considerando que en poco tiempo el bebé andará gateando. Ahora, si no son hijos ni mascotas, tal vez pretendan convertir su hogar en el nuevo punto de reunión social. Y entonces, a la hora a ambientar, pongan el foco en la zona del living-comedor pensando en una mayor confortabilidad de sus invitados.

Si se irán a vivir juntos, con estos tips ya tendrán un panorama más claro sobre lo que vivirán una vez que decoren la casa. Definitivamente, uno de los procesos más entretenidos y desafiantes que experimentarán como pareja.