Rock and Love

Aunque las ceremonias religiosas son cada vez más flexibles, en el sentido de personalizar los votos nupciales con frases bonitas de amor o incorporar algún ritual para coronar la postura de anillos de matrimonio, como la atadura de manos, lo cierto es que el protocolo de entrada y la manera de sentarse ha trascendido a través del tiempo.

Al menos, a grandes rasgos se respeta la tradición, lo que además permite ordenar a los invitados, que llegarán con sus mejores trajes y vestidos de fiesta, así como darle un tono más solemne a la celebración. Si quieren apegarse lo más posible al protocolo, en este artículo descubrirán cómo entrar y ubicarse en una boda católica.

Entrada del cortejo

Fotos y Videos Ximena Muñoz

A medida que vayan llegando los comensales, los padres del novio, la madre de la novia y el flamante novio se encontrarán en la puerta de la iglesia recibiendo a las personas e invitándolas a pasar.

Entonces, una vez que todos los invitados hayan hecho su ingreso, se abrirá el cortejo nupcial con la entrada de los padrinos y/o testigos, portando canastillos con los encintados de matrimonio, quienes esperarán de pie frente a sus asientos.

En seguida, será el turno de la madre de la novia con el padre del novio, quienes se dirigirán también hacia sus puestos; mientras que, los próximos en desfilar, serán el novio con su madre. Ambos se ubicarán a esperar en el costado derecho del altar.

Entonces, les corresponderá a las damas de honor y best men, que pueden ingresar de dos en dos, seguidos por los pajecitos y damitas. Recuerden que el objetivo del cortejo es escoltar el camino a la novia, quien será la última en ingresar a la iglesia.

Entrada de la novia

Gonzalo Silva Fotografía y Audiovisual

Tras el desfile de los pajes, quienes pueden ir arrojando pétalos de rosas, mientras otros cargan los anillos de oro, llegará el momento más esperado, pues la novia entrará tomada del brazo izquierdo de su papá.

Ambos caminarán pausadamente al son de la marcha nupcial hasta llegar al altar, donde el padre entregará a su hija al novio y le ofrecerá su brazo a la madre de éste para acompañarla a su asiento, y luego dirigirse al suyo.

Si el traje de la contrayente es muy voluminoso, por ejemplo, un vestido de novia estilo princesa con cola, debe aprovechar esos instantes para acomodarlo, antes de que el cura comience la prédica.

Posiciones claves

Victoriana Florería

Respecto a cómo deben sentarse las personas al interior de la iglesia, el protocolo es claro e indica que la novia debe posicionarse al lado izquierdo y el novio, al lado derecho del altar frente al sacerdote.

Luego, se dispondrá para los padrinos asientos de honor instalados a los costados de cada contrayente, mientras que la primera banca se reservará para los familiares directos, ya sea los padres -si no ofician de padrinos-, abuelos o hermanos de los novios.

Eso sí, siempre respetando que la familia y amigos de la novia se situarán a la izquierda, mientras que la familia y amigos del novio se ubicarán a la derecha, desde los primeros asientos hacia atrás.

Las damas de honor y best men, en tanto, se ubicarán entre la segunda fila o en bancos laterales si los hubiera, quedando las mujeres del lado de la novia y los hombres del lado del novio.

Para los pajes, finalmente, se les reservará un espacio en la primera fila del costado izquierdo de la iglesia. Generalmente, acompañados por un adulto, familiar de los novios. Ahora, si algún amigo o pariente no directo ha sido escogido para leer un pasaje bíblico o declarar las peticiones con frases cristianas de amor, entonces también deberá tomar asiento entre las primeras filas.

Salida del cortejo

Esteban Cuevas Fotografía

Una vez concluida la ceremonia, serán los pajes y damitas quienes abrirán el camino de los recién casados hacia la salida de la Iglesia. E inmediatamente después de los niños desfilarán los novios, seguidos de más atrás por sus padres, padrinos, testigos, damas de honor y best men.

Así es cómo saldrá el cortejo nupcial cuando se encuentra íntegramente constituido. Pero, por ejemplo, si no hubiera pajes, entonces los novios serán los primeros en marchar. Lo ideal, eso sí, es caminar siempre a paso lento y con naturalidad, lo cual corre para toda la comitiva.

Tanto si contarán o no con el cortejo nupcial completo, siempre podrán seguir este protocolo para darle su merecido lugar a quienes jugarán un rol clave en su celebración. Por otro lado, no dejen de personalizar sus votos con frases de amor de su propia autoría y engalanen la iglesia, si así lo desean, con arreglos para matrimonio, como flores en los asientos o velas para demarcar el piso.