Después de varias idas y vueltas, la tradición de pedir matrimonio se ha renovado al punto en que hoy no solo son hombres quienes hacen la petición. Cada vez más mujeres se atreven a tomar la iniciativa y, hecho, es posible encontrar -y en aumento-, hermosos anillos de compromiso para varones. Porque diamantes para la novia ya sabemos que hay muchos.

¿Estás pensando en dar el siguiente paso en la relación? Si es así, asegúrate de que ambos están en la misma sintonía y preocúpate de que no cometer los siguientes errores que te enumeramos a continuación.

1. No planificar la petición

Por mucho que te guste la espontaneidad y que las cosas fluyan, la pedida de mano debes planificarla. Entre otras razones, porque debes comprar la joya, seleccionar una locación, elegir el momento y tener alguna idea de lo que vas a decir. De lo contrario, una pedida improvisada podría terminar decepcionando a la otra persona. Ya sea porque no resulte nada romántica o, simplemente, porque denote que no hubo preparación.

2. Errar en la elección de la joya

Además de pedir matrimonio sin anillo, lo que le quitaría gran parte de la magia a este momento, otro bochorno es que la joya que obsequies no le quede bien a tu pareja. Evita esto llevando la talla exacta a la hora de encargarla. Solo así te asegurarás de que no le quede ni suelta ni apretada y, por lo tanto, se ahorren el proceso de tener que cambiarla. También averigua previamente si prefiere la plata o el oro; las joyas más gruesas o minimalistas, un cintillo o un solitario, entre otros detalles.

3. Escoger un mal lugar

Descarta las locaciones en que la argolla podría correr peligro. Por ejemplo, entregarla en un mirador, en un puente, a bordo de una lancha, en un parque de diversiones o en plena calle, donde el anillo podría caer y perderse en una rejilla de alcantarillado, a no ser que tengas todo muy bien pensado y calculado. Aunque algunos de estos lugares te parezcan originales o románticos, fracasarás en tu pedida si es que el anillo se llega a extraviar. Y por el bullicio y la multitud, tampoco es la mejor idea proponer matrimonio al interior de un centro comercial o de una discoteque. Salvo que sea allí donde se conocieron o tengan una historia en ese lugar.

4. No acertar en el cuándo

La idea es que sea un día especial y que ninguna otra cosa empañe la pedida de mano. Es decir, no lo hagas si sabes que algún familiar cercano está complicado de salud, pues seguro tendrá la mente en otra parte. Tampoco le pidas matrimonio cuando esté atravesando por un periodo de mucha carga laboral o de estudio, porque no lo disfrutará al cien por ciento.

Además, si quieres que la fecha sea recordada como “el día” en que se comprometieron, entonces procura que no coincida con ninguno de sus cumpleaños, ni con otro aniversario importante. Así tendrá un carácter de exclusividad. Y si anticipas tus ganas de celebrar, una vez que recibas la respuesta afirmativa, lo ideal será que hagas la petición un fin de semana.

5. Que las palabras no te acompañen

La entrega del anillo debe ir acompañada de una declaración de amor en la que expreses tus ganas de pasar el resto de tu vida con esa otra persona. No obstante, si te pones muy nervioso/a y además no preparaste ningún texto, las posibilidades de que te quedes en blanco aumentan. O bien, puede que termines diciendo frases desafortunadas como “antes que nos pongamos más viejos…”. Seguro no es lo que piensas, pero la improvisación puede jugarte una mala pasada. Mejor ten preparadas unas líneas para que el momento resulte perfecto.

6. No ponerte en su lugar

Si tu pareja es tímida o introvertida, no será buena idea hacerle la propuesta ante decenas de personas, independiente de si son desconocidos, amigos o familiares. En vez de disfrutar el instante, le incomodará la situación y querrá salir arrancando. O sea, por más que quieras darle un toque de espectacularidad a la pedida de mano, lo más importante es pensar si tu enamorado/a reaccionará bien si, por ejemplo, estando en un bar, pides el micrófono y ante todos le haces la pregunta. Según estudios que se han desarrollado al respecto, tanto hombres como mujeres prefieren un momento íntimo, solo en compañía de la pareja.

7. Descuidar el secreto

Para que sea totalmente una sorpresa, evita hablar sobre el tema con otras personas. Y es que, aún sin malas intenciones, puede que a más de alguno se le escape lo que estás preparando y el rumor termine llegando a oídos de tu futuro prometido/a. Solo coméntalo si es estrictamente necesario. También ten cuidado al hablar por teléfono, si contarás con un cómplice y procura no dejar pistas. Por ejemplo, búsquedas recientes en Google sobre “ideas para pedir matrimonio” o fotos del anillo en la galería del celular. Si logras que tu pareja no sospeche en absoluto, entonces la pedida de mano será todo un éxito.

8. No inmortalizar el momento

Si será en un lugar público, por ejemplo en una plaza, pídele a un amigo que se esconda entre los arbustos y capture el momento en video. O bien, si harás la propuesta en una cena romántica en la casa, acomoda una cámara discretamente en algún rincón, de modo que todo quede registrado. Aunque es un instante que igualmente no olvidarán, contar con el video les permitirá revivir esa emoción una y otra vez. Incluso, podrán compartirlo con sus seres queridos o subirlo a las redes sociales, si se animan.

9. Esconder el anillo

Finalmente, si no quieres que tu pareja corra ningún riesgo, evita la práctica de esconder el anillo en comida o bebida. Aunque parezca romántico servirle una copa de champaña con el anillo adentro u ocultarlo en su pastel favorito, la situación podría terminar muy mal si se lo traga. Si quieres mezclar la pedida de mano con gastronomía, mejor invítalo/a a un restaurante y coordina todo para que el “¿quieres casarte conmigo?” llegue escrito con chocolate en el platillo del postre.

Tanto si eres el futuro novio o la futura novia, inspírate con esta lista respecto a las cosas que conviene no hacer. Así despejarás el panorama y lograrás encontrar más fácilmente la manera ideal de sorprender a tu pareja.