Desde su irrupción hace algunos años como torta matrimonial, los naked cakes se han convertido en protagonistas de las celebraciones, debido a su elegancia, originalidad, exquisito sabor y atractiva apariencia.

Lejos del azucarado fondant, merengue, glaseado u otros recubrimientos, las llamadas tortas desnudas han puesto de tendencia un concepto mucho más simple, minimalista, fresco y natural.

Y es que al no llevar ningún tipo de cobertura, tanto las capas del esponjoso bizcocho como el sabroso relleno saltan a la vista. Son tortas ideales para matrimonios de estilo rústico, campestre o con toques vintage, ya que permiten jugar libremente con los colores y no exigen tanta perfección.

Además, se pueden decorar con frutos del bosque, flores de temporada, variedad de frutas y ramitas silvestres de lavanda u eucalipto, entre otras opciones. De hecho, es muy común que los novios le incrusten una rosa para darle un tono aún más romántico a su pastel.

Y la versatilidad también es una característica de los naked cakes, pues podrás elegir el relleno que prefieras, ya sea de chocolate, nata, fresa, crema o trufa, entre otras ideas. Te encantará ver cómo quedan expuestos sus distintos ingredientes, colores y texturas.

Ten por seguro que esta tarta se robará todas las miradas y tus invitados la disfrutarán y tendrán ganas de repetir. Es la mezcla perfecta entre sabor, belleza y naturalidad. Una dulce e irresistible tentación.