La elección de colores no debe quedar al azar, pues de ella dependerá la decoración de matrimonio, pero también, los complementos del vestuario, la papelería, copas de novios y mucho más.

Por lo tanto, si intercambiarán sus anillos de matrimonio en invierno, comiencen con tiempo a definir la paleta que será su telón de fondo. A continuación descubrirán 7 combinaciones perfectas para una boda en la época más fría del año.

1. Azul marino y rosa palo

El contraste entre ambos colores es ideal para darle dinamismo y un toque romántico a un matrimonio en pleno invierno. Elegante y versátil, esta fusión se impregna fabulosamente entre los adornos de matrimonio, las flores, pero también en el outfit, la papelería y el Candy bar.

2. Gris y burdeos

Excelente dúo si lo que se pretende es rescatar la esencia grisácea del invierno, pero con una chispa de color, que también puede ser borgoña o granate. El novio, por ejemplo, puede lucir un terno gris, con el botonier y la corbata en burdeos. La novia, por su parte, escoger los zapatos y el ramo en granate, mientras que el gris puede incorporarlo en las joyas. Aunque la combinación de mantelería y vajilla en estos tonos luce muy acogedora e invernal.

3. Verde y dorado

El verde oliva en particular combina perfecto con el dorado, dándole un toque glamuroso con aires silvestres a su decoración. Imaginen, por ejemplo, lo bello que luce un camino de mesa con hojas de olivo, con unos candelabros, vajilla o centros de mesa para matrimonio en dorado. ¡Todo un deleite a la vista!

4. Crema, gris y dorado

Diego Seprom

Corresponde a un trío neutral que armoniza bien en cualquier estilo de matrimonio, ya sea de inspiración vintage, urbana o minimalista. Y es que de la mezcla entre estos colores, suavemente invernal, resulta una decoración cálida y acogedora. Pueden incorporar estos tonos en su torta de matrimonio con algunos detalles en dorado.

5. Púrpura, gris y verde

Esta trilogía terrosa, aparte de ser muy original, encaja perfectamente en una boda de invierno con aires bohemios o acentos inspirados en el bosque. Asimismo, les dará múltiples opciones para teñir de colores la boda, por ejemplo, a través de invitaciones grises con estampados de hojas y flores en los tonos. Elegante y muy ad hoc con la temporada.

6. Cobre y verde musgo

Si se inclinarán por una decoración de matrimonio campestre, acertarán con esta paleta, ni tan colorida, ni tan oscura. Y es que la fusión entre estas tonalidades trae a la imaginación la hierba frondosa y las hojas de los árboles, tal como si de una postal sureña se tratara.

7. Blanco, plata y marfil

Y, por último, si les agrada la nieve y quieren que sea el telón de fondo de su matrimonio invernal, entonces no duden en apostar por la trilogía blanco, plata y marfil. Conseguirán una decoración pulcra y muy elegante, que les permitirá poner énfasis en los detalles, ya sea en la mantelería, en las flores o la cubertería.

Desde los arreglos de matrimonio hasta los complementos del vestido de novia. Absolutamente todo tiene que ver con los colores que definan y de ahí la importancia de elegir bien. Lo mejor de todo, que hay múltiples combinaciones y, especialmente en invierno, donde podrán jugar con las luces y las sombras.