Olate Marcelo
Olate Marcelo

Las fotos serán el tesoro más valioso que les quedará de su gran día. Y es que solo a través de las imágenes, por más que pasen los años, podrán revivir con exactitud aquellos momentos tan felices y emocionantes.

De ahí la relevancia de elegir con mucho esmero y rigurosidad a la o las personas que los retratarán en su matrimonio. ¿Cuántos fotógrafos deberían tener en su boda? Si bien la decisión solo pasará por ustedes, hay algunos consejos que podrán seguir para orientarse.

Para matrimonios íntimos

Sociesqui Fotografías
Sociesqui Fotografías

Si se casarán el 2021 y, ante las dudas por la pandemia, planificaron un matrimonio con pocas personas, entonces un solo fotógrafo será suficiente. Por ejemplo, si no tendrán más de cincuenta invitados, un profesional con vasta experiencia sabrá cómo llegar a tiempo a todos los momentos. Además, si se casarán en una capilla pequeña, en un salón discreto o en su propia casa, un fotógrafo en solitario trabajará más cómodo y tranquilo en el espacio. De hecho, si hubiera un segundo profesional, es probable que ambos se estarían topando constantemente, lo que acabaría por entorpecer el resultado final.

Para matrimonios masivos

Nelson Galaz
Nelson Galaz

Por el contrario, si planean un matrimonio masivo, para cuando las condiciones sanitarias lo permitan, sí será conveniente apostar por más de un fotógrafo. Dos fotógrafos, si tendrán sobre 100 personas y tres fotógrafos, incluso, si es que el número de invitados sobrepasará los 250.

La ventaja de contar con más de un profesional, es que así ningún detalle, ni anécdota, ni emoción, ni momento importante se les pasará. En el fondo, será una cobertura más completa y documentada desde diferentes ángulos. Sobre todo en una boda masiva, en la que ocurren cosas en diferentes sitios y de forma simultánea.

División de tareas

Gonzalo Vega
Gonzalo Vega

Sin duda que son muchos más los aspectos positivos de contar con dos reporteros gráficos que con uno. Entre ellos, que cada profesional podrá acompañar al novio o a la novia durante la preparación de su outfit, para luego dividirse las tareas. Desde la ceremonia hasta el final de la fiesta. Por ejemplo, mientras uno está concentrado en los novios, al momento de pronunciar los votos, el otro podrá estar registrando las emociones de los familiares y amigos. O, en tanto uno retrata los looks de los invitados en el photocall, el otro fotografía los detalles de la decoración. Es decir, podrán estar en distintos frentes y atentos a todo lo que esté pasando alrededor.

Esto, sin contar los casos más extremos que podrían ocurrirle a un fotógrafo, como que hubiese algún incidente de última hora y no pudiera asistir o se le estropeara la cámara durante la fiesta. En cualquier de esos casos hipotéticos, que haya un segundo fotógrafo será un alivio. No resultará cómo estaba planeado, pero al menos sin fotos no se quedarán. Por lo demás, dos fotógrafos que trabajan juntos ya manejarán una dinámica y sabrán exactamente cómo potenciar la producción el uno del otro.

Sobre el presupuesto

Dime que Sí Fotografías
Dime que Sí Fotografías

A la hora de evaluar a los distintos fotógrafos, deben preguntar si trabaja en solitario, en equipo y, si es que trabaja en equipo, cuántas personas componen el staff. Esto, porque en muchos casos se considera a un asistente por fotógrafo. Es decir, aun si contratan a un solo profesional, es posible que éste trabaje en conjunto con un ayudante. Y, por lo tanto, si contratarán a dos fotógrafos, ya serían cuatro personas en total contabilizando a los asistentes, en algunos casos. Un aspecto que sin duda les elevará el presupuesto y que deben resolver antes de avanzar en las conversaciones.

Por otro lado, tienen aclarar si él o los fotógrafos trabajan por horas definidas (ocho, diez, etc.) o por lo que dure en total el matrimonio, y tampoco olviden preguntar si hay un cobro extra por desplazamiento. Además, si aparte contratarán un videógrafo, ya sea de la misma empresa o no, ése será un cobro adicional que deben considerar dentro del presupuesto.

Variedad de servicios

Adrian Guto
Adrian Guto

Ahora, más allá del número de invitados, otro punto que influirá en si conviene uno o dos fotógrafos, es la cantidad de servicios que desean tomar. Por ejemplo, si solo quieren fotos de la ceremonia, el banquete y la fiesta, seguramente les ofrecerán un paquete básico con un fotógrafo.

No obstante, si lo que desean es preparación de los novios, first look, ceremonia, sesión de recién casados, sesión familiar, fotos protocolares, banquete, fiesta y photocall, entonces lo más lógico es que les planteen un paquete premium con dos fotógrafos más asistente. Si quieren todo eso, aun cuando sean sesenta invitados, con dos fotógrafos conseguirán un trabajo más eficiente. Al menos, en lo que respecta a los tiempos.

Mejor calidad que cantidad

Guillermo Duran Fotógrafo
Guillermo Duran Fotógrafo

Finalmente, cabe destacar que si bien dos fotógrafos podrán dividirse las tareas a la hora de cubrir la boda, esto no necesariamente es garantía de calidad. Y es que si contratan dos fotógrafos sin experiencia en matrimonios, su trabajo no será mejor que el que pueda hacer uno solo con trayectoria. O, si por ahorrar prefieren pagarle a dos fotógrafos amateurs, en vez de contratar a uno profesional, no se confíen de que el ahorro valdrá la pena. Al contrario, puede que el resultado los deje muy decepcionados.

Ahora, si necesitan sí o sí economizar en este ítem, lo ideal será prescindir de otros servicios que ofrecen los fotógrafos –y que elevan el presupuesto-, y solo decantarse por el trabajo en el matrimonio mismo. Lo importante es que se entreguen en manos de profesionales, ya que las imágenes serán el recuerdo tangible que les quedará de su gran día.

Aunque no lo parezca, contar con un buen servicio de fotografía es tan o más relevante a que el banquete sea un éxito. Por lo mismo, deben elegir a este proveedor con total dedicación y, en lo posible, no escatimar en recursos. Una vez que el material llegue a sus manos, comprobarán que las fotos habrán sido su mejor inversión.