Banquetera AGDV
Banquetera AGDV

Tal como existen protocolos a la hora de intercambiar anillos de matrimonio o de pronunciar los votos con frases de amor, también los hay al momento de configurar las mesas. Y más todavía si tendrán un carácter formal, pues son varios los elementos que se deben ordenar según una estructura lógica. Eso sí, no es obligación guiarse por estos parámetros, ni siquiera por tratarse de una boda. De hecho, si se inclinarán por una decoración para matrimonio campestre o de inspiración rústica, es probable que sus mesas sean muy distintas. Ahora, sea cual sea el estilo que elijan, siempre es bienvenido entender un poco más sobre el protocolo. Revisen a continuación cómo montar una mesa formal.

Protocolo de mantelería

Santa Luisa de Lonquén
Santa Luisa de Lonquén

El montaje de una mesa formal contempla la elección de un mantel liso y de un solo color, pudiendo las servilletas tener o no estampados. Los colores más apropiados para un mantel elegante son los neutros suaves, como blanco o marfil, que bien podrán combinar, por ejemplo, con servilletas burdeos si es en invierno o tonos pasteles si es en verano. Aunque en un matrimonio elegante el mantel y las servilletas suelen hacer juego.

Respecto a estas últimas, se colocan al lado izquierdo del plato principal o encima de él, mientras que los doblados artísticos no son adecuados para una cena de estas características. Ello, pues indica que las servilletas han sido manipuladas. El mantel, por su parte, debe ser lo suficientemente amplio como para cubrir toda la mesa.

Protocolo de vajilla

Zarzamora Banquetería
Zarzamora Banquetería

Según indica el protocolo para cenas formales, los platos se deben poner a una distancia de dos a tres centímetros desde el borde de la mesa. Lo primero es colocar un plato base decorativo o bajoplato, que es una pieza ornamental y de mayor diámetro que los platos que siguen a continuación. Sobre el plato decorativo se pone el plato llano, luego el plato de entrada y encima el plato hondo, si se va a servir sopa o crema. ¡Ojo! No se puede poner un plato hondo solo en la mesa, sino que siempre debe ir acompañado de un plato llano. El platillo para el pan, por su lado, se coloca en la parte superior izquierda, justo encima de los tenedores, con su correspondiente cuchillo.

Por otra parte, no se debería combinar distintas clases de vajilla, como porcelana con cerámica, pues le darán a la mesa un aspecto desordenado. Y si lo que buscan es formalidad para celebrar su postura de anillos de oro, no se debe dejar ningún detalle al azar.

Protocolo de cubertería

Macarena Cortes
Macarena Cortes

Siempre con el filo hacia adentro, el cuchillo de carne se localiza a la derecha de la vajilla, seguido por el cuchillo de pescado, cuchara sopera y cuchara para la fruta, si es que la hubiese. A la izquierda del plato, en tanto, debe ir el tenedor para carne, seguido por el tenedor para el pescado y el tenedor para la ensalada. Un tenedor de postre y una cuchara para el café pueden colocarse, además, justo encima del plato principal. Los cubiertos se ubican en orden de utilización del exterior al interior hacia el plato, con los tenedores siempre a la izquierda, y los cuchillos y cucharas a la derecha, salvo por los del postre. Si reemplazarán el postre por la torta de matrimonio, se utilizará ese mismo cubierto.

Protoloco de cristalería

Fernanda Requena
Fernanda Requena

Con respecto a la cristalería, se deben poner tres copas. De izquierda a derecha: copa de agua, copa de vino tinto y copa de vino blanco, siendo la de agua la más grande, la de vino tinto la mediana y la de vino blanco la más pequeña. Todas ellas deben quedar ubicadas frente al plato, en posición ligeramente descentrada hacia la derecha. Ahora, si se colocan solo dos copas; una de agua y otra de vino, la de agua va a la izquierda y la de vino a la derecha. Al igual que en la vajilla, no se recomienda mezclar distintos tipos de cristalería, aunque se puede hacer una excepción con las copas de novios, que por cierto ameritan un decorado especial.

Protocolo de accesorios

Jonathan López Reyes
Jonathan López Reyes

Con respecto a los adornos de matrimonio, se debe procurar que estos no impidan ni dificulten el acceso a las bebidas que hay en la mesa, ni tampoco supongan una barrera entre los comensales. De lo contrario, si eligen unos centros de mesa de matrimonio o marcadores de gran tamaño, es probable que terminen molestando más que otra cosa. En una mesa formal, los adornos deben ser los justos y precisos, ya sean arreglos florales, candelabros u otros. Y, por ejemplo, si escogerán flores, deben preocuparse de que no tapen la vista de los otros invitados. Por último, tanto la tarjeta con el nombre del invitado, como el salero y pimentero -si habrá uno para cada persona-, se ubican sobre el tenedor de postre y la cuchara para el café.

Si se inclinarán por un banquete formal, no olviden que la decoración para matrimonio debe estar a tono y así también el dress code que soliciten a sus invitados. Es decir, pueden pedir que asistan con trajes y vestidos de fiesta, ya sea de etiqueta rigurosa, black tie, semi-formal, creativa o cóctel.