Moisés Figueroa

Incluso antes de pensar en el traje de novio o en el vestido de novia, es fundamental acordar el estilo que le darán a su enlace nupcial. Eso sí, estando muy seguros, pues a mitad de camino no podrán cambiar la decoración de matrimonio, ni los colores y mucho menos la locación.

Si ya están planeando su postura de argollas de plata, no dejen de tomar en cuenta los siguientes consejos.

Qué es la estética de la boda

D&M Fotografía

Tiene que ver con el modo particular de entender el arte o la belleza, por lo que en un matrimonio este concepto se ve reflejado en cada detalle de la decoración, pero también en la vestimenta, en el banquete, en la torta de matrimonio y mucho más.

En el fondo, se trata de definir un estilo o temática, que será la que guiará la preparación del matrimonio desde todos los ángulos. Ejemplos de estilos nupciales encontrarán muchos, como el de tipo campestre, urbano, romántico, vintage, hippie chic, playero, industrial, minimalista, hipster, bohemio y glam.

Eso sí, es fundamental definir el estilo cuanto antes, pues de él dependerá prácticamente todo lo demás, comenzando por elegir la locación.

Encontrar el estilo propio

F8fotografía

Algunas parejas tienen muy claro lo que desean, pero a otras les resulta un tanto más confuso. Por eso, si hay dudas pueden afinar la búsqueda contestando a preguntan tan simples como ¿prefieren el campo, la ciudad o la playa? ¿El día o la noche? ¿De exterior o interior? ¿Con glamur o más informal? ¿Lleno de detalles o minimalista? ¿Con reminiscencias al pasado o contemporáneo? ¿Clásico o personalizado? ¿Inspirado en el cine o la música? ¿En algún cómic o serie de televisión?

Al responder esto, irán descartando opciones y encontrando poco a poco su estilo. No obstante, es importante que ambos coincidan en las decisiones que tomen, pues la estética del matrimonio será un reflejo también de su esencia y personalidad.

Escoger los colores

Fotógrafa de Amor Roxana Ramírez

Una vez aclarada la estética que impondrán en su celebración, lo que sigue es seleccionar dos o tres colores que serán los protagonistas. ¿Cómo dar con esa combinación perfecta?

Además de tomar en cuenta la temporada del año en que intercambiarán sus anillos de oro, que influirá directamente en las flores y vegetación, es importante considerar otros factores propios de su vida.

¿Qué color predomina en la decoración de su hogar? ¿Y en la de su clóset? ¿De qué color son sus flores favoritas? Y es que a veces, más allá de guiarse por catálogos o paletas de Pinterest, encontrarán la inspiración en su día a día. Una certeza, además, de que los colores que elijan serán realmente de su gusto.

En qué se manifiesta

Olate Marcelo

Desde el parte de matrimonio hasta el souvenir que entreguen al final de la celebración. El estilo escogido queda de manifiesto prácticamente en todo, aunque sí podrán destacar más algunos elementos. Por ejemplo, si se inclinan por una temática musical, pueden enviar sus invitaciones en formato de vinilo, recoger frases de amor cortas de canciones y escribirlas en pizarras, entregar el programa de boda en una partitura, señalizar las mesas con carátulas de disco y escoger una llave de sol como topper para su torta nupcial, entre otras ideas.

Para crear una estética impecable, recuerden que lo principal es que haya coherencia y armonía en el concepto. De ahí que muchas parejas buscan la ayuda de un wedding planner, pues no se trata de una tarea sencilla. Menos aún, cuando hay demasiadas ideas en la mente y tanto por hacer.

No renunciar a su estilo

Frutigrafía

Por último, más allá de las tendencias, temáticas de moda o sugerencias que puedan recibir de su círculo cercano, lo principal es no transar con lo que ustedes realmente desean. Y ya que una boda debe ser a la medida de cada pareja, no se entrampen cuestionándose si el estilo gótico será o no del agrado de sus invitados, o si los adornos de matrimonio inspirados en “Harry Potter” causarán más risa que otra cosa. Qué nada les importa mientras a ustedes los deje contentos.

¡Ya lo saben! La estética debe ser una extensión de su estilo cotidiano, así que no intenten impresionar con una glamurosa postura de anillos de matrimonio, si realmente no les agrada. Lo principal será alzar sus copas de novios en un ambiente que realmente les resulte familiar.