Jonathan López Reyes

Aunque adquirir el vestido de novia o los anillos de matrimonio sean su prioridad en la lista, lo cierto es que más conviene comenzar buscando el lugar donde contraerán nupcias. Y es que es muy diferente, por ejemplo, casarse en un salón elegante que en el campo o en un castillo que en un tranquilo viñedo.

De hecho, del lugar dependerá prácticamente todo; desde los arreglos para matrimonio hasta la vajilla y el color de las flores. ¿Cómo saber que están eligiendo bien? Revisen estas señales infalibles que los orientarán.

1. Fue amor a primera vista

Daniel Esquivel Fotografía

Tan simple como eso. Si al pisar por primera vez la locación sintieron que era justo lo que andaban buscando, tal como lo habían imaginado, entonces no podrían haber escogido mejor. Notarán de inmediato esa sensación de satisfacción, mezclada con ansiedad y sabrán que hasta ahí llegó la búsqueda.

De hecho, aunque falte más de un año para intercambiar sus anillos de oro, es la mejor señal de que llegarán al final del proceso felices con el lugar.

2. ¡A todos les gusta!

Viña Los Perales

Otro indicio de que no se arrepentirán de su elección, es cuando todos quedan maravillados con el lugar. Seguro visitarán el centro de eventos con sus padres, padrinos o amigos cercanos y se darán cuenta al instante al ver la reacción en sus rostros. Además, si las damas de honor, por ejemplo, se encargarán de los adornos de matrimonio, estarán tanto o más entusiasmadas que ustedes.

3. Es coherente con el tipo de boda

Todo Para Mi Evento

Lo importante es que haya una concordancia entre la locación y el sello que desean imprimirle a su boda. Por ejemplo, si se inclinarán por una decoración de matrimonio campestre, lo ideal es celebrar en una parcela, fundo, casona o viña. No obstante, si prefieren el estilo urbano o industrial, lo adecuado sería ofrecer la recepción en un salón de hotel, galpón o galería de arte.

4. Cumple con las expectativas

inoise Eventos

Por otra parte, estarán dichosos con su elección si el lugar escogido responde a sus requerimientos básicos, pero también a ciertas expectativas que imaginaban al pensar en dónde casarse.

Es decir, más allá de que cumpla con la capacidad y servicios prioritarios de todo matrimonio, sumará puntos si el lugar ofrece una vista panorámica, dispone de una fuente de agua o cuenta con frondosos jardines, entre otros detalles con los que siempre soñaron.

5. El proveedor es un 7

Rita Roux

Por mucho que se enamoren de una galería urbana, salón elegante o casona campestre, se les agotarán las ganas de seguir adelante si la persona o equipo a cargo es ineficiente. Ya que no hay tiempo que perder en la organización de un matrimonio, tampoco querrán entramparse con profesionales pocos capacitados.

Por eso, si además de encantarles, el staff del lugar les garantiza atención personalizada desde el día uno, entonces llegarán felices sin duda a declarar el “sí”.

6. Ideal para el presupuesto

PhilipMundy Fotografía

Por último y, no menos importante, si el arriendo de la locación se adecuó perfectamente a su presupuesto, podrán avanzar en los demás ítems siguiendo el plan inicial. No obstante, si por el solo pago del local tuvieron que recortar ítems importantes para ustedes, como la música, el vestuario o la torta de matrimonio, en más de un momento se arrepentirán de haberlo escogido.

Ya sea un lujoso hotel, restaurante o parcela, lo importante es que queden conformes con la decisión. Solo así se sentirán totalmente cómodos y se lucirán con una decoración de matrimonio a la medida. Eso sí, recuerden que cualquier lugar es posible de personalizar, ya sea con letreros con frases de amor o sus flores preferidas, entre otras ideas.