Banquetería Macchiavello
Banquetería Macchiavello

Integren su mesa de postres a la decoración para matrimonio, ya sea con banderines, colgando letreros con frases de amor o montando pizarras rústicas. Será una manera de atraer a los comensales, aunque realmente los postres chilenos no necesitan mayor presentación. Recurrir a la tradición será una estupenda idea si se decantarán por una decoración para matrimonio campestre, aunque igualmente si se casarán en la ciudad. Revisen estas 10 propuestas para deleitar los paladares de sus invitados.

1. Leche nevada

Un deleite para grandes y chicos, que debe su nombre a los copos de merengue que flotan sobre una porción de leche endulzada y espesada. Es un clásico de la repostería chilena, cuya receta original incluye una base de crema de vainilla, azúcar, maicena y canela. Eso sí, también se le puede añadir leche condensada o leche de almendras. ¿Lo mejor de todo? Que este suave postre se puede servir frío o caliente, dependiendo de la temporada.

2. Chumbeque

Es un dulce tradicional de la zona norte de Chile, que se ha elaborado desde el siglo XIX, pasando de generación en generación. Se prepara a base de harina, manteca y capas de agregado, que varían entre miel, mango, guayaba, naranja, maracuyá, papaya y limón de pica, entre otros productos de la zona. Es de forma rectangular o cuadrada, siendo este bocado muy característico por su color.

3. Picarones pasados

Propios de la cocina chilena, los picarones arrasan en las estaciones más frías del año. Son masitas moldeadas con forma de anillo, que se preparan con zapallo, harina, azúcar, levadura y leche; para luego ser freídas y bañadas en una salsa de chancaca, con cáscara de naranja y clavos de olor. Lo adecuado es dejarlos reposar unos 10 minutos para que queden bien pasados. Se sirven calientes y se usan platos hondos para su presentación, agregando sobre ellos chancaca a gusto.

4. Torta curicana

Aunque no les servirá como torta de matrimonio, sorprenderán a sus invitados si incorporan este dulce a su mesa de postres. Se remonta a 1877, cuando se inauguró el tramo del ferrocarril Curicó-Santiago y se compone de varias capas de masa plana con el relleno intercalado entre todas ellas. Tortas curicanas es posible encontrar en diversos tamaños y con variados sabores, como alcayota, manjar, nueces, almendras, avellana y lúcuma.

5. Panqueques rellenos

Otro dulce tradicional chileno son los panqueques rellenos con manjar y espolvoreados con azúcar flor. Ya que se comen calientes, serán un acierto si intercambiarán sus anillos de oro en pleno invierno. La receta original incorpora manjar, aunque también se puede modificar rellenando los panqueques con mermelada de frutas casera, crema de avellanas o salsa de chocolate, entre otras exquisitas ideas.

Casona El Bosque
Casona El Bosque

6. Murta con membrillo

Si desean agregar una receta autóctona del sur de Chile, inclínense por la murta con membrillo. Es un postre que se presenta en formato de conserva y que se prepara con murtas o murtillas, que son un fruto rojo de sabor similar a la frutilla. La conserva, en tanto, se rellena con almíbar y membrillo cocido, pudiendo agregarse igualmente un toque de canela. Seguro que muchos irán directo a probar esta delicia sureña.

7. Calzones rotos

Originarios de la época colonial, los calzones rotos son masas fritas elaboradas con harina, polvos de hornear y huevos, que se espolvorean con azúcar flor. Destacan entre los dulces más tradicionales del recetario local, además de poseer una forma trenzada que los hace únicos. Son perfectos si pronunciarán sus votos con frases bonitas de amor en invierno y, mejor aún, si se acompañan de una taza de té o café.

8. Helado de canela

Corresponde a un típico helado chileno, que data de tiempos de La Colonia y que puede prepararse como helado de canela al agua o a la crema. De ambas forma queda exquisito, aunque esta receta requiere iniciarse con un día de anticipación. Ello, pues se debe refrigerar la mezcla toda la noche, de modo que esté lo más fría posible al momento de servirse el postre.

9. Mote con huesillo

Si estrenarán un traje de lino y un vestido de novia corto en su matrimonio en verano, lo que no les puede faltar es el mote con huesillo. Sin duda, uno de los postres chilenos más populares, que se compone de una mezcla entre jugo acaramelado, mote de trigo y duraznos deshidratados sin cuesco, a los que también se les puede añadir trozos de naranja. ¡Refrescante al ciento por ciento!

10. Dulces de La Ligua

Empolvados, alfajores, chilenitos, cocadas, cachitos, príncipes y merengues, son solo algunos dulces propios de la Ligua, localidad de la Región de Valparaíso, que es conocida precisamente por sus ricos productos. Las recetas de estos dulces se remontan a la última década del siglo XIX, mientras que su comercialización se asocia con la venta en carreteras. Se lucirán si los incorporan a su banquete nupcial.

Independiente de si la postura de anillos de matrimonio será en invierno o verano, encontrarán distintas opciones de postres chilenos para incluir en su buffet. Así, junto con los encintados de matrimonio y souvenirs, sus familiares y amigos se llevarán el más dulce recuerdo de su celebración.