Es tu mejor amiga, tu hermana, tu confidente, tu compañera del alma, te faltan palabras para describirla. Lo único que deseas para ella es dicha y felicidad. Sin embargo, hay un grave problema: no soportas al hombre que escogió para compartir el resto de su vida. ¿Qué deberías hacer? Suponiendo que por nada quieres poner en riesgo tu amistad, entonces debes actuar con cautela, juicio y madurez. Toma nota.

Ten una conversación sincera

Tu amiga no es tonta y ya sabe que su futuro marido no es de tu agrado. No obstante, es necesario que te sientes con ella y le expliques con argumentos que no se trata de un simple capricho. Ya sea si te parece agresivo, no te gusta su trato, lo consideras machista, te molesta su humor o desconfías de su fidelidad, entre otras razones, díselo a tu amiga. Así, claro y sin rodeos. Luego, ella verá si decide continuar con los planes de matrimonio o darle una vuelta a las cosas que les has dicho.

No te involucres más allá

Aunque tengas las mejores intenciones, debes conocer tus límites. En tu rol de amiga corresponde que la aconsejes, pero no que interfieras en sus decisiones. Por lo tanto, si ella está enamorada y feliz de casarse con ese hombre que tú no soportas, aun cuando la has advertido de ciertos comportamientos, entonces no hay nada que puedas hacer más que respetar su determinación. Eso sí, no te alejes de ella, escúchala siempre y procura estar cerca para cuando te necesite.

Dale otra oportunidad

Por difícil que te parezca, resetea tu mente, olvida lo mal que te cae, los momentos desagradables y haz el esfuerzo por conocer al novio de tu amiga desde cero. Dale esta segunda oportunidad y quién sabe si te llevas una grata sorpresa. Eso sí, deja atrás el pasado, los prejuicios y todo lo que podría interferir en tu nueva relación con él. Hazlo por tu amiga y si él realmente la quiere, la respeta y la cuida, no debería importar si es un poco payaso, egocéntrico o inmaduro.

Planea un panorama distinto

Si estás intentando llevarte mejor con el que será el futuro esposo de tu partner, entonces una opción es que organices algún panorama entretenido con todo el grupo de amigos. Por ejemplo, un paseo a la playa donde puedas compartir con él en otra instancia. Quizás en un contexto más relajado logres rescatar algunas cosas positivas de él. Si es la persona que ha escogido tu hermana del alma, más de algo bueno tendrá que tener.

Evítalo lo que más puedas

Si definitivamente ya les has dado tus razones de por qué no te gusta su futuro esposo, pero ella no te toma en cuenta, lo mejor que puedes hacer entonces es tratar de compartir lo menos posible con él. Intenta no topártelo y planifica reuniones con tu amiga en lugares donde sepas que él no va a estar, ni va a llegar. Así no perderás a tu amiga, ni tendrás que pasar momentos desagradables con una persona cuya presencia te molesta.

Descarta la opción de que sean celos

Aunque de primera todas dirán que no, es normal que las mujeres se pongan celosas del novio de su mejor amiga. Más aún si se va a casar y sus prioridades pasarán a centrarse ahora en su marido. Ya no tendrás a tu compañera las 24 horas disponible y puede que eso inconscientemente provoque que su pareja te caiga mal. O si estás soltera, pensarás que te vas a quedar sola. Si éste fuese el caso, aterriza la situación y ten claro que nadie te va a quitar a tu amiga.