I Do Stories
I Do Stories

Al igual que partir la torta de matrimonio o pronunciar frases de amor en los votos nupciales, entregar el anillo de compromiso es una antigua tradición que se mantiene vigente. Eso sí, se ha reinventado con el tiempo, por lo que hace rato dejó de ser una propuesta solo del hombre. Hoy, todos pueden tomar la iniciativa y, mejor aún, si es en el lugar y momento más inesperados. ¿Te imaginas pedir la mano en Año Nuevo? Si te llama la atención con solo imaginarlo, aquí encontrarás las razones de por qué efectivamente es una buena idea.

Ambiente festivo

En Año Nuevo se respira diversión y fiesta en el ambiente, mientras que las calles se visten de alegre cotillón. De hecho, ya en los días previos se siente una atmósfera distinta y mucho más relajada, a la que suman las temperaturas cálidas propias del verano. Con esta predisposición de tu parte, por lo tanto, no tendrás más que atreverte a realizar la anhelada petición. Es una festividad cargada de magia, esperanza y optimismo, así que mentalízate con sus buenas vibras en que la respuesta será un “sí”.

Sebastián Valdivia
Sebastián Valdivia

Escapada exprés

Si planeas pedir matrimonio fuera de la ciudad, aprovecha el feriado irrenunciable de Año Nuevo para organizar una escapada con tu pareja. Entre la tarde del 31 de diciembre y el 1 de enero tendrán tiempo suficiente para ir y volver, así que comienza a buscar locaciones ahora mismo. Por ejemplo, una romántica idea sería pedir la mano en la costa mientras disfrutan de los fuegos artificiales. O, si prefieren algo más tranquilo, anímense a pasar la medianoche en un camping alejados de todo el bullicio. Allí, junto a una fogata y bajo un fondo estrellado, estarás ante el mejor escenario para hacer la proposición.

Fecha inolvidable

Si decides entregarla en Año Nuevo, será una fecha que, pase lo que pase, nunca olvidarán. Es más, tendrán un pretexto extra para celebrar y sorprenderse con lindos detalles, como escribirse tarjetas con frases bonitas de amor a medida que vayan cumpliendo aniversarios. Y es que muchas parejas no solo llevan la cuenta desde que están casados, sino también desde el día en que oficialmente formalizaron su relación.

Cristian Bahamondes Fotógrafo
Cristian Bahamondes Fotógrafo

Celebración masiva

Por otro lado, si quieres que la pedida de mano llegue acompañada de una gran celebración, en Año Nuevo eso dalo por sentado. Incluso, si quieres preparar una fiesta sorpresa para tu pareja, seguro que tus familiares y amigos más cercanos estarán totalmente dispuestos y encantados de participar. Ahora, si prefieres guardar energías para organizar el matrimonio, entonces bastará con escoger una fiesta temática y coordinarse para asistir todos juntos.

Nuevos deseos

¡Año nuevo, vida nueva! Ya que esta festividad marca el cierre de un ciclo y el comienzo de uno más próspero, no encontrarán una mejor fecha para comprometerse en matrimonio. De hecho, el fin de año es la ocasión ideal para decretar propósitos y nuevos deseos, lo que explica la diversidad de supersticiones y cábalas que se llevan a cabo en todo el mundo. Entre ellas, vestirse de blanco, comer lentejas, llevar dinero en los zapatos, poner un anillo de oro en la copa y pasearse con una maleta, entre muchas otras que las personas practican anhelando el comienzo de un año mejor. Sean o no creyentes de estas tradiciones, lo cierto es que pedir matrimonio en Año Nuevo será la forma más romántica de empezar el año.

Ricardo Enrique
Ricardo Enrique

Bellas postales

Finalmente, no tendrán que gastar en una sesión de fotos extra para inmortalizar este momento, pues la decoración festiva y brillante lo hará todo por ustedes. Es más, entre guirnaldas de luces y globos metálicos conseguirán fotos hermosas sin mayor esfuerzo, sumado a que estrenarán esa noche un estupendo traje y vestido de fiesta corto ad hoc para la ocasión. Por otro lado, aprovechen el cotillón para tomar fotos divertidas, pero capturen también instantes románticos donde posen con la joya de compromiso.

Pedir la mano, como se dice históricamente, es el primer paso camino a intercambiar sus anillos de matrimonio y, por lo tanto, amerita una gran celebración. Eso sí, no menos importante será la argolla de plata con la que sellen el compromiso.