Idelpino Films

Aunque es fundamental respetar la consigna de “menos es más” a la hora de escoger el traje nupcial y sus complementos, ten por seguro que las colleras te jugarán a favor si te casarás de terno, esmoquin, chaqué o frac. Al menos, si las escoges correctamente y en armonía con el resto del vestuario.

Por si no lo tienes tan claro, las colleras de una camisa son el antepasado directo de los botones, que han persistido como un signo de clase y elegancia dentro de la moda masculina. De hecho, es una de las pocas joyas que el hombre puede lucir en un ambiente de etiqueta y que hoy en día, incluso, puede personalizar. Ahora, si apuestas por un matrimonio sencillo y, por lo tanto, un traje más informal, puedes prescindir completamente de este accesorio.

Si quieres saber más sobre esta pieza, toma nota a continuación:

¿Cómo se usan?

Colocar las colleras en los ojales de la camisa es una tarea sencilla, aunque variará dependiendo de si son rígidas o con partes móviles como sistema de cierre. Primeramente, dobla el puño de la camisa hacia atrás, asegurándote de que se forme una línea bien definida, marcando el final de las mangas. Sujeta el puño de modo que los ojales estén alineados e introduce la collera hasta que asome uno de los extremos. Si tiene cierre, simplemente devuélvelo a su posición original para que el puño se mantenga firme. Y si no lo tiene, tendrás que hacer algo más de presión para fijarlo. 

Felipe Nahuelpan

Diferentes tipos

Las mancuernas o colleras pueden ser de metal tipo acero, plata, oro, titanio, oro blanco, piedras preciosas e, incluso, puedes encontrarlas forradas en seda u otros tejidos. Se utilizan con camisas con puño doble o estilo francés, que tienen dos ojales en lugar de uno y, además de los fijos, existen distintos tipos de gemelos en función del cierre:

Giratorio

Es el más común de todos. Este estilo de gemelo tiene una cápsula en forma de bala que se fija entre dos postes laterales.

De broche

Un poste central une al gemelo con un broche plegable en el otro extremo, que se alinea con el poste para deslizarse al interior de los ojales y regresar a su posición horizontal.

De soporte fijo

El seguro forma una sola pieza de metal junto con el poste y el frente del gemelo. El cierre no es flexible ni móvil, pero ofrece a cambio una gran sujeción.

De doble vista

Es una collera de poste fijo con los extremos decorados por igual.

De cadena

Tiene dos caras idénticas unidas por una cadena, siendo una de ellas la que actúa como cierre. Ambas cumplen también una función decorativa.

De seguro esférico

Variante del gemelo de cadena con un cierre de forma esférica.

Video Frame Audiovisual

¿Cómo combinarlas?

Las colleras no necesariamente deben combinar con la camisa ni con el traje de novio, sino más bien con el resto de metales que llevarás puestos en la ocasión. Es decir, si la hebilla de tu correa es plateada, lo ideal es que el gemelo también lo sea. O si tu anillo de matrimonio es de oro blanco, tan de moda en estos días, lo óptimo será elegir gemelos confeccionados en ese mismo material. De todas formas, también puedes combinarlos con el color de tu corbata, prendedor o zapatos, entre otras prendas.

Por otro lado, si tu presupuesto te lo permite, te puedes dar el lujo de lucir gemelos de diseñadores reconocidos.

Sin embargo, si quieres transmitir toda tu personalidad a través de este accesorio, te encontrarás con tiendas que comercializan colleras con motivos para todos los gustos. Por ejemplo, con insignias de equipos de fútbol, con el escudo de algún superhéroe, con forma de letras, con cabezas de animales o con el logo de una banda de rock, entre muchísimos más.

Pero si quieres aún más personalizado el asunto, puedes mandar a grabar tus mancuernas con la fecha de la boda por ejemplo o, incluso, solicitar un diseño completamente original.

Sea cual sea la que escojas y, considerando que eres el novio, procura usar piezas elegantes, de buena calidad y que no sean demasiado extravagantes. Recuerda que una mala elección, en este caso de las colleras, puede jugarle una mala pasada a tu look.