Diversos elementos se conjugan a la hora de capturar una foto excepcional. Por un lado, la expertise del fotógrafo y la locación y, por otro, los detalles que componen la escena, así como la complicidad entre los protagonistas de la postal.

Si lo que quieren es obtener unas imágenes de portada de revista, sus trajes de novios contribuirán en gran parte, pero no lo harán todo. Descubran a continuación las claves para conseguir las mejores fotos de su matrimonio.

Locaciones exprés

Ya que las fotos oficiales suelen tomarse después de la ceremonia y antes del banquete, en el trayecto de la iglesia (o registro civil) al centro de eventos, hay algunas locaciones a las que podrán recurrir en un tiempo breve. Por ejemplo, a un mirador en la ciudad, a una plazoleta con fuente de agua, a una estación de Metro o a su bar favorito. Incluso, si disponen de poco tiempo, posar con el vehículo nupcial, en medio de una calle desierta, bastará para conseguir unas imágenes de película.

Si cuentan con un buen fotógrafo, sin duda podrán tener estas capturas en el transcurso de una hora. La ventaja de hacer las fotos enseguida después de la ceremonia, es que estarán perfectamente vestidos, maquillados y peinados, con la emoción a flor de piel. Ahora, si se casarán en un jardín, viñedo o parcela, no tendrán que ir más lejos, pues la naturaleza se convertirá en su mejor telón de fondo.

Con producción

Por otro lado, si prefieren unas fotos más elaboradas, entonces es conveniente que programen su sesión para los días siguientes al matrimonio. Eso sí, idealmente tendrán que volver a vestirse de novios, peinarse y maquillarse para que los registros queden impecables. En un parque de diversiones, navegando en bote a mitad de un lago, sobre un roquerío en la playa, perdidos en un bosque, a los pies de un río o en un teatro vacío, son algunas propuestas de locaciones para capturar unas fotos de antología.

Incluso, si se atreven con un trash the dress, también lograrán unas imágenes increíbles, por ejemplo, sumergidos en el mar o jugueteando en un humedal. Claro que en esos casos deben considerar que sus trajes quedarán estropeados. Las fotos con producción requieren de mayor presupuesto y coordinación, pero sin duda que el resultado vale la pena.

Recursos de apoyo

Además de elegir una locación correcta, otra forma de contribuir al resultado de las imágenes, es a través de recursos que le sumen puntos a la escenografía. Por ejemplo, bombas de humo de color, para conseguir unas fotos muy originales; burbujas de jabón, para unas postales mágicas; paraguas, para darle un toque especial a sus retratos, si se casarán en invierno; o unos coloridos tragos tropicales, se casarán en verano.

Pero además hay otros elementos que podrán emplear, como carteles con frases personalizadas, ya sean rústicos o de luces Led; una bicicleta con canastillo y flores, si su celebración tendrá aires vintage; o un ramillete de globos de colores, para unos novios muy románticos.

La hora dorada

Por otra parte, tanto si las fotos se tomarán en el mismo centro de eventos o se trasladarán de región, una opción para obtener postales de portada de revista es hacerlas en la hora dorada. Corresponde al periodo de tiempo en el que la luz coge tonos rojizos, rosas, naranjas y amarillos, teniendo una temperatura de color cálida.

Se divide en dos fases: La primera hora dorada del día se inicia justo antes del amanecer y continua durante aproximadamente una hora. Mientras que la segunda comienza alrededor de una hora antes del atardecer y termina justo después de éste.

Por el tipo de luz, al no producirse fuertes sombras ni luces altas, es ideal para retratar postales de novios muy apasionadas. De hecho, si están pensando en una sesión first look, no hallarán un mejor escenario que la primera hora dorada. Como si de un filtro en color oro se tratara, podrán registrar increíbles fotos abrazados, tomados de la mano o recostados sobre un campo de trigo, según el lugar donde se encuentren.

Poses infalibles

El fotógrafo los guiará y ustedes mismos también podrán proponer. Sin embargo, hay algunas poses que sí o sí deberían intentar para su álbum de matrimonio. Entre ellas, que el novio cargue a la novia entre sus brazos; un primer plano de los novios que deje ver su emoción del día; que entrecrucen sus manos para lucir sus anillos, como si estuvieran bailando vals; lo más naturales posibles, entre otras ideas.

Eso sí, tampoco dejen de probar algunas postales en movimiento. Por ejemplo, de ambos saltando tomados de la mano, lanzando globos al aire o balanceándose en unos columpios. En lo posible, días antes a la boda, practiquen frente a un espejo para descubrir su mejor sonrisa, el ángulo que más les acomoda, de qué forma poner los brazos y qué tanto abrir o entornar los ojos a la hora de posar. Lo agradecerán cuando llegue al momento de tomar las fotos y, más aún, al ver el resultado.

Retocar maquillaje

Y por último, para conseguir fotos con un resultado impecable, es importante retocar el maquillaje, incluso en el caso del novio. Lo ideal es que los acompañe el mismo estilista que los preparará para la boda. No obstante, si aquello no será posible, seguro que habrá más de una experta en maquillaje entre sus damas de honor que sabrá cómo erradicarles los brillos. Un punto que cobra aún más relevancia si harán fotos de noche, ya que que la luz artificial tiende a amarillear los rostros. Por ello se recomienda usar tonos de maquillaje que ayuden a equilibrar el color natural.

¡Ya lo saben! Aplicando estos sencillos tips podrán lograr unas fotos realmente impresionantes. Y aunque las imágenes espontáneas tampoco pueden faltar, sin duda que las capturas de portada de revista son las que más llamarán la atención.