Javi&Jere Fotografía
Javi&Jere Fotografía

Mientras algunas parejas optaron por postergar su matrimonio hasta que la pandemia desaparezca del mapa, otras decidieron seguir adelante con sus planes. Eso, aunque signifique casarse ante menos personas y, por lo tanto, tener que reducir su lista de invitados. O, por otro lado, exponerse a que ciertos invitados no puedan viajar o prefieran no asistir por resguardar su salud.

Sea cual sea el caso, es posible no resentir tanto esas ausencias si preparan algunos detalles especiales pensando en esas personas. Y no se trata de mandarles una cadena por WhatsApp, sino que de acciones concretas. ¡Tomen nota!

1. Transmisión en vivo

Aprovechen la tecnología para hacer partícipes a esos invitados, aun cuando estén a muchos kilómetros de distancia. Bastará un celular y un voluntario para transmitir en vivo, vía Instagram o Facebook Live, algunos de los momentos emblemáticos de la celebración. Por ejemplo, la postura de anillos de oro, el primer baile o el corte del pastel nupcial. Será una manera simple y práctica de integrar a esos seres queridos que no podrán estar presentes en la celebración.

Diego Mena Fotografía
Diego Mena Fotografía

2. Incluirlos en el brindis

Ya que el discurso de recién casados quedará inmortalizado en el video oficial del matrimonio, será un lindo detalle incluir a esas personas que no los estarán acompañando in situ. A los abuelos, por ejemplo, si prefirieron no exponerlos por su edad a un posible rebrote de la pandemia. O a esos parientes que no pudieron viajar producto de las restricciones sanitarias. Pueden empezar o terminar el discurso dedicándoles unas frases bonitas a estas personas, que seguro se emocionarán mucho cuando luego puedan ver el registro.

3. Una pieza del outfit

A pocas cosas le tomarán tanto cariño como a sus trajes de novios y accesorios. Por lo tanto, si quieren regalonear a unos invitados especiales que estarán ausentes en el matrimonio, resérvenles alguna pieza del outfit nupcial. Por ejemplo, si se trata de una amiga cercana la que no podrá asistir, un emotivo detalle de parte de la novia será obsequiarle las flores de su tocado. O, si se trata de un amigo íntimo, entonces el novio quizás quiera obsequiar sus colleras. Y otra opción, si es que la Covid los obligó a recortar la lista y muchas personas quedaron fuera, es mandar a hacer réplicas del ramo de novia, en versión mini y otras del botonier. Háganselos llegar a todas estas personas y así los harán sentir importantes, tal como lo son, aunque no hayan podido incluirlos en el festejo.

4. Recuerdo nupcial

Aun cuando sepan de antemano qué invitados no podrán asistir, considérenlos de todas formas a la hora de encargar los recuerdos de matrimonio. Además, coordinen un despacho para enviarles estos obsequios a domicilio y que idealmente lleguen el mismo día en que contraerán nupcias. Al tener esta cortesía con ellos les demostrarán lo valiosos que son, independientemente de las razones por las que no pudieran estar en la boda.

Joel Salazar
Joel Salazar

5. Videoconferencia

Y una última idea para implementar en el gran día, también apelando a la conectividad, es que citen a todos los invitados que no podrán asistir a la boda a una reunión por Zoom o Google Meet. Por ejemplo, a las 15.00 horas, si calcularon que en ese horario habrán terminado de almorzar, pero aún estarán todos en las mesas.

Provéanse antes de una pantalla gigante para proyectar la conexión y así podrán interactuar con esos familiares y amigos de manera remota vía videoconferencia. Seguro que todos ellos estarán felices de poder saludarlos y ustedes, entre otras cosas, de mostrarles en directo sus vestuarios o cómo luce el salón. Sin duda será un momento emotivo, espontáneo y hasta anecdótico, ya que no es algo que precisamente se haga en los matrimonios.

Tal como buscarán la instancia para acercar a sus familiares y amigos que no puedan asistir a la celebración, también podrán honrar a sus seres queridos fallecidos. Por ejemplo, incorporando una imagen en algún espacio del centro de eventos o dedicándole alguna frase bonita en el brindis.