Después de pasar varios meses buscado el vestido de novia, seleccionando el banquete y eligiendo la decoración de matrimonio, la despedida de soltera será el momento perfecto para relajarte y divertirte. Y es que, en la cuenta regresiva a estrenar tu flamante anillo de oro blanco, ése será oficialmente tu último “carrete” como soltera. Se suele realizar un par de semanas antes de la boda y, generalmente, con las amigas. Pero, ¿qué tal si en vez la celebras con las mujeres de tu familia?

En qué consiste

Tal como su nombre lo indica, una despedida de soltera familiar consiste en invitar a las mujeres de tu núcleo familiar. Es decir, además de incluir a tu madre, abuelas y hermanas, podrás invitar a tus primas, tías, a tu suegra, cuñadas y otras integrantes del grupo familiar también invitadas a la boda. Habitualmente, la despedida de soltera no la planifica la novia. Sin embargo, en este formato lo más cómodo será que al menos tú te encargues de hacer las invitaciones, pues tendrás contacto con ambos lados. Si aún no te convence este tipo de celebración, revisa las siguientes razones de por qué sí es una buena idea.

Un momento especial

Comenzar a despedir la soltería es un proceso importante, irrepetible y, por lo tanto, tu familia agradecerá poder celebrar contigo un momento tan íntimo y significativo. Especialmente tu madre, quien ha estado presente en cada paso que has dado en la vida. No pierdas la oportunidad de celebrar con ella y con las demás integrantes del clan, un acontecimiento que solo te llenará de lindos recuerdos.

Instancia para compartir

Aunque a tu postura de anillos de oro también asistirán, la despedida de soltera te permitirá compartir más estrechamente con esas personas de tu familia que no ves tan seguido. Además, considera que en el matrimonio no tendrás tiempo suficiente para sentarte a dialogar con cada una de ellas. ¡Aprovecha este momento al máximo!

Cruce de generaciones

A diferencia de una despedida de soltera normal, donde solo están las amigas, aquí te rodearás de personas de distintas edades, lo que generará que la conversación sea más rica. Podrás recibir los sabios consejos de tus abuelas y escuchar las entretenidas historias de tus tías casadas. Seguro todas querrán saber más y las risas fluirán durante toda la jornada mientras saborean un buen vino. Pocas veces se junta una parte importante de la parentela completa, así que no olvides tomar muchas fotos. Serán valiosos tesoros en unos años más.

Establecer vínculos

Una despedida de soltera también será una buena instancia para que las dos familias se conozcan en profundidad. Si tu madre y tu suegra solo se han visto un par de veces, quizás allí comience a forjarse una linda amistad. Además, si ambas te ayudarán con la torta de matrimonio y los encintados, el trabajo en conjunto les resultará un agrado. Será una oportunidad en la que tú también podrás afianzar vínculos, por ejemplo, con la hermana de tu novio que no te has dado el tiempo de conocer.

Reunión en casa

Nadie dice que la despedida de soltera tenga que ser en la noche. Al contrario, para compartir en familia será mucho mejor organizar un almuerzo o una cena al atardecer en casa. Podrán encargar un catering para despreocuparse del menú o, si prefieren, cocinar entre todas. Asimismo, podrán decorar con una temática en particular, y realizar cómodamente algunos juegos y dinámicas, como mímicas o karaoke. Verás lo mucho que se divertirán e, incluso, te olvidarás por un rato de tu vestido de novia con encaje que aún no vas a retirar.

Un recuerdo emotivo

Como broche de oro, prepara algún detalle especial para agradecer a las mujeres de tu familia consanguínea y de tu familia política. Ya que la tradición indica que las invitadas le regalan algo a la novia, sorpréndelas también con algún gesto, ya sea una tarjeta con frases bonitas de amor, unos chocolates o un pequeño arreglo floral.

Una segunda despedida

Finalmente, ¿para qué una sola despedida si puedes tener dos? Disfruta de esta reunión más tranquila y casera con tu familia, pero comenta con tus amigas que estarás ansiosa por celebrar con ellas también. Y ahí sí que podrás festejar en una discotheque, dar un paseo en limusina o hasta arrancarse todas juntas a la playa. Por lo demás, tus amigas se sentirán mucho más cómodas si están solo entre ellas.

Ya sea más lúdica o familiar, la despedida de soltera la recordarás tanto como el momento en que recibiste tu anillo de compromiso, que prontamente cambiarás por tu argolla de plata. Y es que son instantes mágicos y emblemáticos de tu vida que no volverás a repetir.