Sobre todo, en tiempos de pandemia, fortalecer el sistema inmunitario es fundamental. Y si además están en plenos preparativos de la boda, aún más. Ya que se trata de un periodo especialmente intenso y demandante, es muy importante gozar de buena salud y asimismo llegar a su cita frente al altar. Apunten los siguientes consejos para que sus defensas los acompañen al ciento por ciento.

Qué es el sistema inmunitario

El sistema inmunitario es una compleja red de células, tejidos y órganos que, en su conjunto, protegen al cuerpo de infecciones y otras enfermedades. La piel, las membranas mucosas, los glóbulos blancos y los órganos y tejidos del sistema linfático, son parte de este sistema que, por un lado, ayuda a evitar que ingresen los gérmenes y, por otro, lucha contra ellos.

Cómo actúa el sistema inmunitario

Cuando un cuerpo extraño invade al organismo, ataca y se multiplica, causando una infección que, su vez, provoca la enfermedad. Lo que hace el sistema inmunitario es defender al cuerpo de estas sustancias dañinas, denominadas antígenos, que pueden ser gérmenes como bacterias y virus; sustancias químicas o toxinas; o agresiones internas, como células cancerígenas o quemaduras solares. Una vez que el sistema inmunitario reconoce un antígeno, lo ataca y responde produciendo anticuerpos.

De este modo, si el mismo antígeno vuelve a embestir, el sistema inmunitario lo reconocerá y enviará rápidamente los anticuerpos correctos. Es lo que se conoce como inmunidad. Una protección contra determinada enfermedad que puede ser innata, activa o pasiva.

Por qué es tan importante de cara al matrimonio

Organizar una boda implica un tremendo esfuerzo físico y sicológico, por lo que en este periodo tendrán que cuidarse más que nunca. Solo así llegarán saludables y con energía a su enlace nupcial, con energía de sobra para disfrutar también de la luna de miel. Y es que muchas veces, producto de los nervios o del ajetreo propio de la organización, los novios caen en conductas nocivas, como saltarse comidas, aumentar el consumo de cigarro o café, dormir poco o, finalmente, exigirse más de la cuenta.

¿Resultado? Las defensas de su organismo se debilitarán, volviéndolos más vulnerables a contraer diversas enfermedades. Revisen las siguientes recomendaciones, de la mano de una profesional de la salud, para potenciar el sistema inmunitario y llegar sanos al matrimonio.

Alimentación

Mantener una buena alimentación es clave a la hora de fortalecer las defensas, incrementando y reduciendo ciertos alimentos, según lo expone Catalina Ossandón Verdugo, nutricionista de la Universidad de Chile.

“Lo ideal es aumentar el consumo de alimentos de origen vegetal como legumbres, frutas, verduras, cereales integrales, granos integrales, frutos secos y semillas. Y disminuir la ingesta de alimentos de origen animal, azúcares refinados, alcohol y grasas saturadas”.

Se recomienda, por tanto, llevar una dieta balanceada, con una proporción adecuada de todos los nutrientes, incluyendo hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y grasas. De este modo, el organismo encontrará un equilibrio interno, lo que le servirá como escudo protector ante posibles infecciones.

“Debemos entender que alrededor del 70 a 80 por ciento de nuestras defensas se encuentran en el intestino. Y, por otra parte, está la microbiota intestinal, que son las bacterias de nuestro intestino, las cuales se pueden fortalecer con el consumo de alimentos fermentados”, agrega la especialista. Los alimentos fermentados, al ser considerados una fuente natural de probióticos, son muy beneficiosos para la salud gastroinestinal. Entre ellos, “la kombucha, el chucrut, el kéfir, el miso y el tempeh”, apunta Catalina Ossandón.

Líquidos

Si el objetivo es robustecer el sistema inmunitario, tomar las infusiones correctas también puede ayudar. Por ejemplo, los polifenoles, los flavonoides y la vitamina C, presentes en el té verde, aumentan las defensas del organismo, especialmente en lo que respecta a infecciones virales. Y una mezcla infalible es la de limón, jengibre y menta. El limón es rico en vitamina C y tiene un alto contenido de antioxidantes, que reducen el estrés oxidativo de las células y previenen la aparición de enfermedades. El jengibre facilita la digestión y reduce los niveles de inflamación en el cuerpo, actuando contra las infecciones causadas por virus, hongos y bacterias. Y la menta, por su parte, estimula el sistema digestivo gracias a su alto contenido en vitaminas, calcio y hierro.

Con respecto a los jugos de frutas y verduras, la nutricionista de la Universidad de Chile no los recomienda, “ya que al procesarlos, aumenta su índice glicémico y disminuye el aporte de fibra. De preferencia, consumir las frutas y verduras enteras, y con cáscara si es el caso”, aconseja.

Ahora bien, el agua pura también es fundamental, por lo que se sugiere beber al menos de seis a ocho vasos diarios. Entre otras tareas que influyen sobre el sistema inmune, el agua transporta el oxígeno a las células de todo el organismo, desintoxica a través de la orina y la transpiración, mejora la eficiencia de la digestión y regula el funcionamiento del sistema linfático.

Suplementos

Aunque existen diversos suplementos alimenticios, que seguro han visto en las farmacias o en las publicidades de televisión, no todos son imprescindibles a la hora de mejorar las defensas del organismo. “La indicación de multivitamínicos se hace solo cuando la alimentación no logra cubrir los requerimientos diarios de minerales o vitaminas. Una alimentación suficiente y equilibrada no debería generar la necesidad de utilizarlos”, explica Catalina sobre estos suplementos que combinan vitaminas, minerales y otros ingredientes.

“Por lo general, lo que sí recomiendo siempre es la suplementación diaria de omega 3 y de prebióticos, siempre indicados por un profesional”, añade Ossandón. Cabe destacar que los prebióticos son fibras vegetales especializadas, que actúan como fertilizantes que estimulan el crecimiento de bacterias sanas en el intestino.

Sueño y estrés

Otra manera de mantener fuerte el sistema inmunitario, es durmiendo las horas adecuadas -de siete a ocho diarias- y combatiendo el estrés. Algo que no resulta tan fácil para las parejas en plenos preparativos nupciales, quienes muchas veces terminan sobrepasados. Y es que, entre cuadrar presupuestos, definir proveedores, buscar el vestuario y seguir con sus obligaciones laborales, entre otras cosas, acaban con insomnio, nerviosos e irritables.

“El estrés y la falta de sueño afectan directamente en debilitar nuestro sistema inmune. Por una parte, el estrés genera un estado de inflamación en el organismo, y aumenta la producción de hormonas como la adrenalina y cortisol, que actúan en las células inmunitarias, provocando que éstas se debiliten”, explica la nutricionista Catalina Ossandón. Y, por otro, “el sueño es un regulador importante del sistema inmune, ya que allí se llevan a cabo funciones necesarias para mantener un adecuado equilibrio y fortalecimiento de éste. Además, las hormonas ligadas al estrés durante el sueño se reducen y, por lo tanto, si no dormimos lo suficiente, los procesos inflamatorios aumentan y nuestras defensas disminuyen”, expone la profesional.

¿Cómo hacer frente al insomnio y el estrés? La respuesta contundente es practicar ejercicios, ya que la actividad física provoca la secreción de endorfinas, las que actúan como un calmante natural facilitando el buen descanso y liberando tensiones. Por lo demás, el ejercicio en sí mismo contribuye a mejorar el sistema inmunitario, entre otras cosas, al inducir un aumento, tanto de la producción de células inmunocompetentes, como de su movilidad por el torrente sanguíneo.

Dietas

Finalmente, si hay algo que muchos novios se plantean, sobre todo en la cuenta regresiva a dar “el sí”, es la posibilidad de hacer una dieta extrema. ¿Cómo afecta esto al sistema inmunitario? Según aconseja la nutricionista Catalina Ossandón, “lo primero es que siempre busquen ayuda de un profesional. Las dietas de moda o autoindicaciones muchas veces nos llevan a tener déficit de nutrientes y posteriores efectos rebotes o alteraciones metabólicas”.

De hecho, además de no ser sostenibles en el tiempo, como los ayunos prolongados o regímenes sin carbohidratos, son altamente perjudiciales para la salud. Entre otras cosas, porque alteran la flora intestinal y la función renal, pudiendo desencadenar en afecciones como deshidratación, hipoglucemia o estreñimiento. “Por todo esto, es fundamental guiarse por un buen plan de alimentación personalizado”, agrega la profesional, quien pone el acento en rehuir de las dietas relámpago que no conducen a nada bueno.

Ahora ya saben que cuidar el sistema inmunitario se puede lograr a través de simples acciones. Hábitos cotidianos que podrán introducir en su estilo de vida hoy mismo y que los ayudarán, tanto a vivir el proceso de organización, como a llegar al matrimonio 100 por ciento saludables.