Jennifer Contreras R

La ceremonia civil es una de las ocasiones donde más amerita decir unas lindas palabras, ya sea de parte de los novios o de algún invitado importante. Pero, ¿Cómo encontrar las palabras que sinteticen todo los sentimientos, reflejen la magia del momento y además sean entretenidas de oír? Para lograr esto y tener un hermoso e interesante discurso, la apuesta segura son cuentos o fábulas.

Basta un extracto de los que te proponemos para representar lo que queremos comunicar aunque, si es breve, puede ser el texto completo. Los cuentos tienen una manera de comunicar ideas y sentimientos a través de la magia y la poesía, son interesantes, mantienen al lector curioso y entretenido, son simples de entender, dulces y lo mejor de todo es que van al grano de la manera más simple, pero precisa. Tanto si tú o tu pareja se quieren dedicar unas tiernas palabras, o si algún invitado quiere sorprender con una bonita lectura, hoy les dejamos una selección de cuentos, fábulas y relatos muy conmovedores, ideales para leer en la ceremonia civil.

1. "El amor es ciego y la locura siempre lo acompaña", Mario Osorio

Cuentan que una vez, se reunieron todos los sentimientos y cualidades del hombre.

Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez, la locura les propuso:
 Oigan, vamos jugar a las escondidas.

La intriga levantó la ceja y la curiosidad, sin poder contenerse, preguntó:
 ¿Escondidas?

El entusiasmo danzó, seguido de la euforia. La alegría dio tantos saltos
 que terminó por convencer a la duda y a la apatía, que nunca se interesaban por nada.

1,2,3… Comenzó a contar la locura.

La primera en esconderse fue la pereza que, como siempre, cayó detrás de la primera piedra del camino. La fe subió al cielo y la envidia se escondió detrás de la sombra del triunfo que, por propio esfuerzo, había conseguido llegar a la copa más alta del árbol.

La generosidad casi no consigue esconderse, porque cada lugar que encontraba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: si era un lago cristalino, ideal para la belleza, si era la copa del árbol perfecta para la timidez, si era una ráfaga de viento, magnífico para la libertad. Así es que terminó por esconderse en un rayo de sol.

El egoísmo, un lugar bueno desde el principio, ventilado, cómodo, pero sólo para el. La mentira se escondió detrás del arco iris, y la pasión y el deseo, en el centro de los volcanes.

Cuando la locura terminaba de contar, el amor todavía no había encontrado lugar para esconderse, pues todos estaban ya ocupados, hasta que encontró un rosal y cariñosamente decidió esconderse entre sus flores.

Concluyó la locura y comenzó la búsqueda.

La primera en aparecer fue la pereza, apenas a tres pasos de una piedra. Sintió vibrar a la pasión y al deseo en los volcanes. En un descuido, encontró a la envidia y, claro, pudo deducir dónde estaba el triunfo.

Al egoísmo, no tuvo que buscarlo, él solo salió disparado de su escondite,
que era en verdad era un nido de avispas.

De tanto caminar, sintió sed, y al aproximarse a un lago, descubrió a la belleza. La duda, fue más fácil de encontrar, estaba sentada sobre un cerro sin decidir dónde esconderse.

Y así fue encontrándolos a todos, al talento entre la hierba fresca, a la angustia en una cueva oscura pero, el amor no aparecía en ningún lugar. La locura lo busco detrás de cada árbol, debajo de cada roca del planeta y encima de las montañas.

Cuando estaba apunto de darse por vencida, encontró un rosal y comenzó a mover sus ramas, entonces escuchó un grito doloroso, habían herido al amor en los ojos. La locura no sabía que hacer para disculparse, lloró, rezó, imploró, pidió perdón y prometió ser su guía para siempre.

Es por eso que desde entonces: el amor es ciego y la locura siempre lo acompaña.

2. Extracto de "El Regalo del mar", Anne Morrow Lindbergh

Cuando tú amas a alguien, tú no lo amas todo el tiempo, exactamente del mismo modo, de momento a momento. Esto es imposible. Es aún una mentira pretenderlo y todavía esto es exactamente lo que en mayor parte nos demanda. Nosotros tenemos tan poca fe en el flujo y reflujo de la vida, de amor, de relaciones. Nosotros brincamos en el flujo de la marea y resistimos con terror cuando mengua. Nosotros tenemos miedo que nunca vuelva. Insistimos en la permanencia, en la duración, en la continuidad; cuando la única continuidad posible, en la vida como en el amor, es el crecimiento, en la fluidez en libertad, en el sentido en el que los bailarines son libres, casi sin tocar como ellos pasan, pero compañeros en el mismo modelo. 
La única seguridad real es no dominar o poseer, no demandando y esperando, agudeza en la esperanza, igual. La seguridad en la relación descansa en no mirar atrás nostálgicamente, ni hacia adelante con temor y anticipación, sino viviendo en la presente relación y aceptándola como es ahora. Las relaciones deben ser como islas. Uno debe aceptarlas porque hoy están aquí y ahora, dentro de sus límites - islas, rodeadas e interrumpidas por el mar, y continuamente visitadas y abandonadas por las mareas.

3. Extracto de "Amor, eternidad"

Estaban apoyados en la barandilla mirando la ría. Una ligera neblina se enredaba en lo alto de las grúas, que se alzaban como extraños árboles metálicos en la otra orilla. Se habían encendido unas luces en el barco anclado junto a los muelles de Iribitarte.

Sonaba, en alguna parte, un acordeón. Hacía frío.

¿Recuerdas? -preguntó él.

Y ella dijo, apenas sin mover los labios: Sí

Se miraron a los ojos sin sonreírse, sintiéndose muy juntos, muy el uno del otro, muy dos en uno. Continuaban inmóviles, comunicándose sin palabras y sin gestos, mirando las aguas sucias de la ría, en donde rielaba la luz de las bombillas de los muelles.

¿Tienes frío, mi vida?

Y ella movió la cabeza diciendo que no, y cogió entre las suyas las manos de él y reclinó la cabeza sobre su hombro.

Se veían más de medio siglo atrás, allí, en aquel mismo lugar. Había sido una noche cálida, con una gran luna navegando sin prisas en el cielo alto y limpio y azul. Las estrellas brillaban como pequeñas velas y parpadeaban, hablándose en morse luminoso.

La villa estaba en fiestas y ardía en el júbilo de su «Semana Grande». Hasta el Campo de Volantín llegaba la música del quiosco del Arenal, diluida, grata, como si fuera un olor hecho sonido. Y allí, de súbito, él la había besado y le había pedido que fuera su esposa. Y ella había dicho que sí sin hablar, moviendo la cabeza y procurando no llorar. Pero lloró.

Habían anclado muchos barcos en la ría desde entonces y el cielo se había empurpurado miles de veces en el claro de los altos hornos. Lunas y lunas habían surcado el alto mar de las nubes. Tres hijos y una hija les habían nacido. Tenían nietos y esperaban el nacimiento del primer bisnieto.

Pero allí, en aquel momento, en aquel atardecer frío de finales de otoño, ellos vivían cincuenta y tantos años atrás.

Aún sentía él la boca de ella y sus mejillas, húmedas de lágrimas felices. La veía muy joven, con el vestido blanco y azul, y con el collar de cuentas blancas que brillaban como chispas.

¿Me quieres?

Sí -había dicho ella- más que a nada.

¿De verdad, Rosita? ¿De verdad,cariño? Sí.

4. Extracto de "El Principito", Antoine de Saint-Exupéry

Sobre el planeta del Principito hubo siempre flores simples que ni ocupaban lugar, ni molestaban a nadie. Aparecían y desaparecían. Pero un día apareció una briznilla que no se parecía a las otras, el tiempo y el cuidado que se tomó antes de hacer su primera aparición despertó en el Principito una expectación enorme. Era conmovedoramente bella, la cuidaba, regaba y abrigaba en las noches frías.
Un día el Principito marchó de viaje a otros planetas. En uno de ellos, tras haber pasado por multitud de dificultades encontró un camino que le condujo hasta un jardín de rosas idénticas a la suya. En ese momento descubrió que su rosa no era única en el universo, sino una rosa más, una rosa ordinaria. Entonces cayó en la cuenta de que con una rosa ordinaria y tres pequeños volcanes (uno quizá extinguido para siempre), no se podía considerar un gran príncipe.
Y, tendido en la hierba, lloró.

Al rato, se dio cuenta de que esas rosas no eran iguales a la suya y les dijo:
No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mi rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.

Sé que en algún lugar del mundo, existe una rosa única, distinta de todas las demás rosas, una cuya delicadeza, candor e inocencia, harán despertar de su letargo a mi alma y mi corazón.
Esa rosa, existe… rodeada de amapolas multicolores, filtrando todo lo bello a través de sus ojos aperlados, cristalinos y absolutamente hermosos… Tú, (nombre del novio) has hallado tu rosa, la tienes a tu lado, cuídala, porque es TU ROSA
.

Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas.

5. Extracto de "Los martes con Morrie", Mitch Albom


"Quieto", dijo Morrie, “Hay unas pocas reglas que yo conozco y que son verdad acerca del amor y matrimonio: Si tú no respetas a la otra persona, tú vas a tener un montón de problemas. Si tú no sabes cómo comprometerte, tú vas a tener un montón de problemas. Si tú no puedes hablar abiertamente acerca de Uds., tú vas a tener un montón de problemas. Y si Uds. no tienen un lugar común para los valores de la vida, tú vas a tener un montón de problemas. Sus valores deben ser semejantes".

“¿Y el mayor de esos valores, Mitch?”

¿Si?

“Tú crees en la importancia de tu matrimonio.”

Él aspiró, luego cerró sus ojos por un momento.

“Personalmente", dijo suspirando, sus ojos aún permanecían cerrados, “yo creo que el matrimonio es un cosa muy importante, y tú te pierdes un montón de cosas si no lo intentas.”

Terminó el tema recitando un poema que él creyó como una plegaria: “Amar uno al otro o perecer".

6. Extracto de "El País del matrimonio", Wendell Berry


“...nuestra vida me recuerda a una selva 
en la cual hay un gracioso descampado
 y en éste una casa,
 un huerto y un jardín, 
con agradables sombras, y flores, 
rojas y amarillas en el sol, 
un patrón hecho en la luz,
 por la luz para volver.

La selva es mayormente oscura, esa es la forma de haber hecho, 
día tras día, la oscuridad más abundante que la luz 
y más bendecida, puesto que permaneceremos lo suficientemente 
valientes para seguir.” 

7. "Cuando por fin se encuentran dos almas", Victor Hugo



Cuando por fin se encuentran dos almas, que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío. Cuando advierten que son pareja, que se comprenden y corresponden, en una palabra, que son semejantes,
 surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas. Una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo. Esa unión es amor, amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir, amor que es una religión, que deifica al ser amado cuya vida emana del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios más grandes son los gozos más dulces.

8. 
"Un cuento de amor"

Estaba el profesor Troski dando su habitual clase de ética cuando uno de sus alumnos le preguntó: 
- Profesor, ¿qué es el amor? 


- El amor - contestó Troski - es algo que no se puede definir ni encasillar ¿Si quieres, puedo decirte lo que siento por mi mujer? 


- Si, por favor - contestó el romántico alumno. 


Así pues el profesor, viendo el entusiasmo de su alumno dijo a toda la clase: 
- Seguidme. 
Todos salieron de la clase siguiendo la estela de su adorado profesor. Éste se dirigió a una playa cercana. Cuando estuvo cerca de la orilla los detuvo a todos y cogió una ramita. Con ella hizo dos puntos en la moldeable arena de la orilla y dijo: 
- El amor que siento por mi mujer es proporcional a la distancia entre estos dos puntos. 


- Pero entonces - empezó a hablar uno de sus alumnos - debe usted de querer muy poco a su mujer. La distancia que hay entre esos dos puntos es de apenas 15 cm. 


- Las distancias en una esfera, como esfera es el planeta tierra, pueden medirse en ambas direcciones - repuso Troski -. Y el amor que yo siento por mi mujer es tan grande como la distancia que hay desde este punto - dijo señalando el punto más a la izquierda, y haciendo un círculo con la varilla en el sentido opuesto a las agujas del reloj, continuó - hasta el otro rodeando el planeta tierra. 


Otro alumno replicó: 
- Profesor, si tanto quiere usted a su mujer, que su amor rodea a todo el planeta, ¿por qué su amor no traza una circunferencia completa?, ¿por qué hay ese espacio entre los dos puntos? 


- Querido alumno, ese espacio sirve para mañana quererla un poco más.

9. "Amar es querer la felicidad del otro", Martin Gray

El amor jamás es acoso, es alegría, libertad, fuerza.

Y es el amor el que mata la angustia.

Allí donde falta el amor, nace el miedo y el aburrimiento.

El amor es arrebato, el amor es entusiasmo, el amor es riesgo.

No aman y no son amados, aquellos que quieren ocultar ó esconder sus sentimientos.

El amor es generosidad, el amor es entrega, el amor es intercambio.

Quien da mucho, recibe mucho a fin de cuentas.

Porque nosotros poseemos aquello que damos.

Amar no es dañar al otro, dominarlo, sino acompañarlo en su camino y ayudarlo.

Saber aceptar al otro tal como es alegrarse de la felicidad que logre.

Amarlo en su totalidad, porque él es lealtad y belleza, defectos y cualidades.

He aquí las condiciones del amor.

Porque el amor existe en virtud de la indulgencia, del perdón y del respeto al otro.

10. Extracto de "Desde siempre el puente al otro lado", Richard Bach


Un alma gemela es alguien quien tiene cerraduras que encajan en nuestras llaves, y llaves que encajan en nuestras cerraduras. Cuando nos sentimos lo suficientemente seguros para abrir las cerraduras, nuestra confiable personalidad sale y nosotros podemos ser completamente honestos con quienes somos; podemos ser amados por quienes somos y no por lo que pretendemos ser. Cada uno muestra la mejor parte para el otro. No importa que es lo que esté mal con nosotros, con esta persona nosotros estamos seguros en nuestro paraíso. Nuestra alma gemela es alguien que comparte nuestros más profundos anhelos, nuestro sentido de dirección. Cuando somos dos globos, y nuestra dirección juntos es arriba, las chances son que encontramos la persona correcta. Nuestra alma gemela es la persona que hace que la vida venga a la vida.

HQ Fotografía

11. Extracto de "Antología escencial", Khalil Gibran

Estaréis juntos.

Pero dejad que crezcan espacios en vuestra cercanía.

Y dejad que los vientos del cielo dancen entre vosotros.

Amaos con devoción, pero no hagáis del amor una atadura.

Haced del amor un mar móvil entre las orillas de vuestras almas.

Llenáos uno al otro vuestras copas, pero no bebáis de la misma.

Compartid vuestro pan, pero no comáis del mismo trozo.

Cantad y bailad juntos

y estad alegres,

pero que la alegría de cada uno sea propia.

Las cuerdas del laúd están separadas

aunque vibren con la misma música.

Dad vuestro corazón, 

pero no para que vuestro compañero se adueñe de él.

Porque sólo la mano de la vida

puede retener los corazones.

Y permaneced juntos, aunque no demasiado juntos.

Porque los pilares sostienen al templo

pero están separados.

El roble no crece a la sombra del ciprés;

y el ciprés no crece a la sombra del roble.

12. Extracto de la película "Todos los días de mi vida"

Prometo ayudarte a amar la vida, abrazarte siempre con ternura y tener la paciencia que el amor exige, hablar cuando hagan falta palabras y compartir el silencio cuando no, consentir, disentir respecto al pastel de terciopelo rojo, vivir al abrigo de tu corazón y llamarlo siempre hogar.
 
Prometo amarte locamente en todas las facetas de tu vida ahora y siempre, prometo no olvidar jamás que este es un amor único en la vida y saber siempre en lo más profundo de mi alma que no importa qué desafíos puedan separarnos porque siempre hallaremos la forma de volver a unirnos.

13. Bendición del matrimonio apache

Ahora Uds. sentirán que no llueve, porque cada uno de Uds.será el amparo del otro. Ahora Uds. no sentirán el frío, porque cada uno de de Uds. será el abrigo del otro. Ahora Uds. son dos personas, pero allí es solamente una vida después. Vayan ahora a su lugar de morada para ingresar en los días de su vida juntos. Y quizás sus días sean largos y buenos sobre la tierra.

Trátense a sí mismos y al otro con respeto, y recuérdense Uds. a menudo que los ha unido. Den la mayor prioridad a la ternura, gentileza y bondad que su unión merece.

Cuando la frustración, la dificultad y el temor asalten su relación - como aquello que amenaza toda relación tarde o temprano - recuerden de focalizar que es lo correcto entre Uds., no solamente la parte que se ve equivocada. En este camino, Uds. pueden cabalgar lejos de las tormentas cuando las nubes oculten la cara del sol en sus vidas - recuerden que aún si Uds. lo pierden de vista por un momento, el sol aún sigue allí. Y si cada uno de Uds. se responsabiliza por la calidad de vida junta, serán marcados por la abundancia y el gozo.

14. "Una historia de amor", Diane Ackerman

Amor. Qué pequeña palabra usamos para una idea tan inmensa y poderosa que ha alterado el flujo de la historia, calmó mounstros, enciendió trabajos de arte, animó al desamparado, volvío personas duras en sentimentales, consoló al esclavo, llevó fortaleza a mujeres desquiciadas, glorificó al humilde, alimentó con petróleo escándalos nacionales, declaró en quiebra a los barones amigos de lo ajeno, y ha hecho picadillo a reyes. Como puede la amplitud del amor ser transportada a los estrechos confines de una sílaba?...Amor es un antiguo delirio, un deseo antiguo como la civilización, con raíces principales alargadamente profundas en la oscuridad de los misteriosos días...

El corazón es un museo viviente. En cada una de sus galerías, no importa cuan estrechas o débiles sean, preservadas para siempre como diatomas maravillosas, están nuestros momentos de amor y son disfrutados.

15. Extracto de "100 sonetos de amor", Pablo Neruda

Yo no te amo a ti como si tu fueras rosa del salto, o topacio, o la flecha de claveles que disparan fuego.Yo te amo a ti como las cosas oscuras indudablemente deben ser amadas, en secreto, entre la sombra y el alma.
Yo te amo a ti como la planta que nunca floreció pero lleva en si misma la luz de las flores ocultas; gracias a tu amor una sólida e innegable fragancia, crece desde la tierra, y vive oscuramente en mi cuerpo.
Yo te amo a ti sin saber como, o cuando, o de donde. Yo te amo a ti directamente, sin complejidades u orgullos; así que yo te amo a ti porque no conozco otra manera
Como esto: Donde yo no existo, ni tu, tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mi mano, tan cerca que tus ojos se cierran cuando yo me duermo

16. Como te amo a ti, Elizabeth Barrett Browning


¿Cómo te amo a ti? Déjame contarte las maneras. 
Yo te amo a ti a lo largo ancho y alto
Mi alma puede alcanzarte, cuando te siento fuera de mi vista
Por el fin de ser y gracia ideal. 
Yo te amo a ti al nivel de cada día
El mayor descanso necesario, por el sol y la luz de las velas. 
Yo te amo a ti libremente, como los hombres se esfuerzan por lo correcto; 
Yo te amo a ti puramente, como ellos vuelven de la alabanza. 
Yo te amo con una pasión lista para usar
En mis viejas penas, y con la fe de mi infancia. 
Yo te amo a ti con un amor que parece perderse
Con mis santos perdidos, - Yo te amo a ti con la respiración, 
La sonrisa, las lágrimas, de toda mi vida! - y, si Dios lo elige, 
Yo te amaré a ti mejor después de morir.