Es un hecho: en época de Navidad se suben algunos kilitos y hay que asumirlo con total calma. La Navidad no dura solo un día, no es solo una comida o almuerzo, es por lo menos una semana de celebración entre fiestas de la empresa, amigos secretos y tertulias familiares. En todas estas reuniones el protagonista principal es la deliciosa comida, con mucho de todo, tanto dulce como salado, y alguno que otro trago para brindar. Una vez terminada la Navidad, llega el cargo de conciencia de todo lo comido, y la pesa es nuestra peor enemiga. Pero no te preocupes, esto tiene solución. Solo debes seguir algunos prácticos tips que tenemos para que bajes esos kilitos ganados en Navidad.

Es muy importante que antes de leer nuestros consejos consideres que lo más probable es que el peso ganado en esta fiesta sea más que nada retención de líquido. No te vuelas loca tratando de bajar el peso ganado, sino tómatelo con total calma.

1. Moverte más

Una vez terminada la Navidad, olvídate de los ascensores y empieza usar las escaleras. Ojalá subas por lo menos ocho pisos diarios, sin usar las barandas de apoyo. Esto te ayudará a quemar calorías y al mismo tiempo a tonificar. Aunque no lo creas, no es trabajo fácil, por lo que debes poner todo de tu parte. En caso que no te cruces muy seguido con escaleras, aprovecha las ricas temperaturas de las tardes y sal a caminar todos los días treinta minutos sin parar. Verás como rápidamente no solo bajas de peso, sino que te relajas y llenas de energía. También aprovecha de otras actividades veraniegas, como nadar en la piscina por lo menos unos quince minutos.

2. Tomar mucha agua

Con tanta comida rica y tragos, tu cuerpo seguro se siente deshidratado, por lo que te sientes más hinchada y notas más celulitis que antes. Hidrata tu cuerpo constantemente tomando dos litros de agua diarios, para así ayudarlo a eliminar toxinas.

3. Elimina el alcohol

El alcohol tiene mucha azúcar, que se acumula fácilmente en tu organismo. Éste también es uno de los culpables de la retención de líquido. Por lo menos por dos semanas elimínalo completamente, y si lo vas a retomar que sea en ocasiones especiales e idealmente, no más de una vez a la semana.

4. Eliminar el azúcar

Es normal comer más azúcar que la acostumbrada en Navidad, y ésta es una de las principales culpables de hacerte subir de peso. La idea no es eliminarla completamente, sino que al igual que la sal, evitarla lo máximo posible para poder recuperar tu peso. Si para ti esta es una tarea muy difícil, haz un esfuerzo en la semana y escoge un día del fin de semana para comer un postre que te guste mucho. Pero recuerda, un día del fin de semana y solo un postre.

5. Dejar la sal

Como ya lo mencionábamos, la retención de líquido es una de las principales culpables que tu peso esté aumentado, y de que tengas la sensación de estar más gorda. Esto tiene mucho que ver con el exceso de sal que has estado comiendo. Intenta evitar las comidas con mucha sal. La idea no es que la elimines completamente, pero sí que la disminuyas considerablemente.

6. Comer más fibra

Tu sistema digestivo debe estar trabajando el doble y mal. Para ayudarlo a funcionar de manera normal, consume más fibras. Escoge cereales con fibra, arroz integral y pan integral. De esta manera, todo se pondrá en marcha nuevamente.

7. Modera tus proporciones

La idea no es que elimines de tu dieta todos los alimentos. Debes comer tanto proteínas como carbohidratos que tu cuerpo necesita, así tendrás energía y evitarás sentir hambre. Lo que debes hacer es cuidar las porciones, consumiendo grandes porciones de verduras, medias porciones de proteínas y pequeñas porciones de carbohidratos.

8. No te saltes comidas

Para que tu metabolismo vuelva a funcionar bien, es muy importante que no saltes ninguna comida al día. En lo posible, come cuatro o cinco veces al día, por supuesto que alimentos sanos, bajos en calorías y azúcares. Eso sí, recuerda no dejar de comer.

9. No hacer dietas flash

Por ningún motivo hagas una dieta flash o extrema. Esto solo te hará sentir hambrienta y ansiosa, y una vez terminada la dieta volverás a devorártelo todo. Debes comer más sano y porciones más moderadas, pero jamás dejar de comer. Piensa que tu cuerpo estuvo recibiendo exceso de comida por algunos días, y luego con una dieta flash no le das suficiente comida. Esto no es sano para ningún organismo.

10. Dormir

Está comprobado que dormir bien ayuda a bajar de peso, y en época navideña con tanta comida y evento se duerme menos. Una vez terminadas las fiestas, preocúpate tanto de tu dieta como de dormir bien, por lo menos de ocho horas.