Ricardo Enrique
Ricardo Enrique

Puede ser una réplica del original o uno completamente diferente. Independiente de cual elijan, lo cierto es que el ramo de flores es casi tan característico de las damas de honor como sus vestidos de fiesta uniformados. Por lo tanto, si intercambiarás tus anillos de matrimonio y te escoltarán tus mejores amigas, comienza desde ya a pensar en el estilo de flores que podrían cargar. Desde ramos que combinen con la decoración para matrimonio hasta diseños creativos, poco vistos y a la vanguardia. ¡Toma nota!

1. Clásicos

Josué Mansilla Fotógrafo
Josué Mansilla Fotógrafo

Si lucirás un vestido de novia estilo princesa y un ramo de rosas blancas, entonces tus damas podrían llevar igualmente un ramo de rosas. Eso sí, para marcar la diferencia, podrían escogerlas en el color del que sea su vestuario, ya sea rosa pálido, vainilla o coral. Si buscan algo tradicional, recuerda que los ramos redondos son los favoritos.

2. Campestres

Jorge Herrera Fotos
Jorge Herrera Fotos

Ya que el estilo es más relajado, no es necesario que el ramo de novia coincida con el de las damas de honor. Por lo tanto, el abanico se abre a muchas más posibilidades, desde un luminoso ramo de girasoles, hasta un arreglo rústico que incluya astilbe, claveles o crisantemos. Ahora, para que el ramo parezca como recién cortado del jardín, también se pueden agregar espigas de trigo, craspedias, flor de arroz, solidago, espuelas de caballero u hojas de eucalipto, entre otras especies silvestres.

3. Minimalista

Ricardo Enrique
Ricardo Enrique

Para matrimonios modernos, otra opción muy acertada es que las damas de honor se decanten por un ramo en clave minimal. Es decir, que sea una flor solitaria o máximo tres las que porten durante el intercambio de argollas de plata. Las calas blancas, por ejemplo, además de ser sobrias y elegantes, lucen especialmente bien en este formato. U otra opción es elegir cualquier flor XL, como la protea o alguna especie de tallo largo, como el tulipán o la cala, para llevar en una unidad.

4. Vintage

Photonovios
Photonovios

Los tonos pasteles característicos de los ranúnculos, hortensias o peonias son ideales para dar vida a bellos ramos de inspiración vintage. Una propuesta, si quieren atreverse con algo distinto, es que cada dama elija los zapatos de un color y el ramo en ese mismo tono, ya sea damasco, lila, rosa palo o amarillo claro. Así, cada una se identificará con un tono en particular, mientras que la novia podrá mezclarlos todos en su ramo. O en vez del calzado, pueden combinar sus tapados para vestidos de fiesta o tocados, si el enlace se realizará en el día.

5. Discretos

Julio Castrot Fotografía
Julio Castrot Fotografía

Para que la novia destaque más que nadie en su gran día, muchas veces se decide que las damas de honor lleven ramos más pequeños. Arreglos discretos, pero no por eso menos atractivos ni fotografiables. Por ejemplo, pueden elegir entre un romántico ramo de rosas pitiminis, un aromático ramillete de lavanda o un ramo bohemio de paniculata, entre otras opciones.

6. Originales

Ambientado
Ambientado

Kute Flower Store
Kute Flower Store

Finalmente, también es posible romper con la estructura clásica del ramo y apostar por las flores dispuestas de otra manera.

  • Corsages: son pequeños bouquets de flores que se colocan en la muñeca, tal como si fueran pulseras, disponibles con flores naturales y/o artificiales. Además de cómodos, son también una alternativa más económica. Eso sí, lo ideal es que las flores del corsage coincidan con las del ramo de la novia.
  • Hoop bouquets: a medio camino entre lo campestre y lo boho-chic, son ramos circulares que se montan sobre un aro de madera, metal o bambú. Se decoran con distintos tipos de flores, ramas u hojas, ya sea rellenándolo íntegramente o solo en un tramo.

Aunque hay otros elementos que podrían portar las damas de honor, como sombrillas o abanicos, sin duda que los ramos son los que las dejarán más contentas. Además, imitando algunas tendencias en peinados de novia, también podrán replicar las flores del ramo en coronas rústicas, por ejemplo, si se inclinan por un peinado sencillo o con el pelo suelto.