Felipe Cerda
Felipe Cerda

Aunque estarán con la mente puesta en cada detalle de la planificación, como la la decoración o los trajes nupciales, lo cierto es que tampoco pueden descuidar sus responsabilidades profesionales.

Por lo tanto, si ya están organizando su matrimonio y encargándose personalmente de cada detalle, revisen los siguientes consejos para que no bajen su rendimiento laboral.

Notificar en el trabajo

Más allá de si estarán o no invitados, es importante que comuniquen a sus superiores que contraerán matrimonio y en qué fecha. Así podrán pedir permiso cuando sea necesario o responder llamadas de sus proveedores, sin que eso les genere un problema en el ambiente laboral. Consideren que muchos trámites se hacen por la mañana y no faltará la ocasión es que deban ausentarse para realizar alguna diligencia.

Aprovechar horas libres

Para no descuidar el trabajo ni las horas de mayor productividad, aprovechen los espacios libres para dedicarse a temas relativos al matrimonio. Quizás tengan que sacrificar las conversaciones de pasillo con sus compañeros o los cafés a media mañana, pero el esfuerzo valdrá la pena.

Así llegarán a casa con propuestas de la temática que buscan o habiendo afinando la selección con respecto al vestuario. Aunque sean treinta minutos libres que tengan después de almuerzo, les servirán para avanzar en su organización nupcial.

Calendarizar

Ya que estarán enfocados en elegir los trajes, entre muchas cosas más, lo mejor es que aparte mantengan una agenda con las metas, entregas o temas pendientes que tengan que ver exclusivamente con el trabajo. Así tendrán claro lo que deben realizar semana a semana, sin correr riesgo de que se les olvide enviar algún correo o revisar un informe. Y actualicen su agenda a medida que se agreguen tareas y vayan cumpliendo otras.

Usar apps

Utilicen la tecnología a su favor para cotizar diversos servicios o hacer seguimiento a los que ya contrataron. Así optimizarán el tiempo, pudiendo asistir presencialmente solo cuando tengan que ir a probarse los anillos a firmar un contrato.

Además, descarguen una app donde puedan ir chequeando todos sus avances en línea. Por ejemplo, en la aplicación de Matrimonios.cl, que se puede usar desde el PC o directamente en sus celulares, podrán crear una agenda de tareas, controlar el presupuesto, contactar proveedores, ordenar las mesas por invitados y generar alarmas, entre otros ítems que les serán de gran utilidad.

No se sobreexijan

Eviten durante este periodo tomar nuevos cursos o inscribirse en seminarios relacionados con el trabajo, aplazándolos en lo posible para después del matrimonio. Así podrán enfocarse totalmente en la organización de boda, pero sin descuidar sus funciones laborales de todos los días. De lo contrario, llegarán muy cansados a la casa y sin ganas de compartir con la pareja los avances de cada uno.

Enfocarse en una cosa

Tampoco es bueno que estén simultáneamente analizando datos del trabajo, por un lado y revisando encintados de matrimonio, por el otro. En ese sentido, lo correcto es hacer una cosa a la vez y así les cundirá la producción por ambos carriles de mejor manera. Por lo tanto, si no tienen espacios libres en la oficina, dedíquense a lo que les compete y, ya cuando estén en casa, retomen los pendientes de la celebración.

Mil Retratos
Mil Retratos

Dormir bien

Finalmente, si el objetivo es rendir en el trabajo y a la vez preocuparse de cada detalle del matrimonio, entonces la clave infalible será dormir lo suficiente, en lo posible siete u ocho horas diarias. Así amanecerán descansados y con toda la energía para cumplir con sus responsabilidades. Complementen el buen dormir con una alimentación sana e idealmente con la práctica de algún deporte. Así activarán mente y cuerpo a la vez.

El proceso de organización es largo y a veces desgastante. Sin embargo, lo disfrutarán mucho más si logran compatibilizar la organización de la boda con el trabajo. ¡Es más simple de lo que creen!