Entre todos los preparativos que implica una boda, con estrés y ansiedad de por medio, es fundamental llegar sana y radiante al gran día. Pero no solo lucir una esbelta figura por fuera, sino que sentirte liviana además por dentro. Es lo que ofrece la dieta ‘detox’, también conocida como depurativa; ideal para aquellas novias que están a semanas de su enlace nupcial.

¿Qué es una dieta ‘detox’?

Su nombre proviene de abreviar desintoxicación y corresponde a un régimen alimenticio que ayudará al cuerpo a eliminar desechos tóxicos potencialmente peligrosos, ya sea al limpiar el hígado, los riñones o el intestino. Las dietas ‘detox’ suelen ser de corta duración, de un promedio de tres días y también son efectivas para perder peso.

Respetando siempre las cinco comidas, funciona a base de suministrar al organismo compuestos naturales necesarios para la desintoxicación, tales como vitaminas, antioxidantes y otros nutrientes.

¿Cuáles son sus beneficios?

Está claro que tu principal objetivo es adelgazar en la previa de tu matrimonio. Sin embargo, debes saber que esta dieta también te otorgará otros beneficios, como aumentar tu energía, refrescar la piel y mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico, entre otros efectos. Eso sí, una dieta ‘detox’ no se recomienda para mujeres embarazadas, ni tampoco para aquellas que sufren de anemia, hipotiroidismo, diabetes o de alguna enfermedad del corazón, de los riñones o el hígado.

Incrementa la ingesta de agua

Con el propósito de eliminar toxinas y todo tipo de desechos, se aconseja beber por lo menos 2 litros de agua al día. Además, se deben restringir totalmente las bebidas gaseosas, la cafeína y el azúcar agregada, optando en este caso por infusiones naturales, como el té verde. Beber mucha agua te saciará cuando tengas falsa sensación de hambre y te ayudará a combatir la retención de líquidos, entre otras propiedades.

Consume frutas y verduras

Ambas son las principales aliadas de una dieta ‘detox’, gracias a su aporte de numerosas vitaminas, fibra y minerales, indispensables para la regeneración de las células de la piel. Elige frutas como manzana, fresa y pomelo; y verduras frescas como brócoli, espinaca, zanahoria, apio y alcachofa. Esta última es la depurativa estrella, ya que es diurética, regula el intestino y estimula la producción de bilis y el vaciamiento de la vesícula. Todos estos alimentos pueden consumirse crudos, cocinados, en caldo o infusión.

Incorpora cereales y semillas

Ya que son grandes fuentes de fibra y nutrientes antioxidantes, como vitamina E, puedes agregar cereales integrales y arroz integral, así como algunas semillas, como avena, chía y quinoa. También puedes añadir frutos secos a tu menú, como nueces y almendras, pues son ricos en nutrientes antioxidantes. Tu sistema digestivo te lo agradecerá. 

Reduce la ingesta de carne

Las proteínas deben ser livianas y no es conveniente abusar de la carne, principalmente de la roja, si estás siguiendo una dieta ‘detox’. En su lugar, opta por la carne de pescado, que tiene una baja dosis de grasas saturadas, pero un alto contenido de Omega 3. Destacan entre los preferidos la trucha, el salmón y el atún. Otra opción permitida es integrar proteínas vegetales a tus ensaladas, como lentejas o garbanzos.

Zumos de fruta

Los puedes tomar para empezar el día y aprovecharlos como meriendas entre comidas. Además de tener un potencial calórico muy bajo, las frutas son ricas en fibra, lo que las convierte en un excelente aliado para depurar tu organismo. Puedes mezclar varias frutas como kiwi, naranja, pera, arándano o piña. Eso sí, tómalos con pulpa y, sobre todo, olvídate de añadir azúcar o edulcorantes.

Aceite de oliva y limón

Estos dos ingredientes también son perfectos para ser ingeridos en la mañana. El aceite, pues aporta una base de lípidos que contribuye a desintoxicar el hígado. Y el limón, ya que contiene un alto nivel de vitamina C que entrega antioxidantes y ayuda a la función de limpieza de este órgano. Agrega una cucharada de aceite de oliva al jugo de un limón y bébelo en ayunas. Te ayudará a lubricar la mucosa digestiva, y activar la función de hígado y vesícula.

¿Qué se puede comer después de la dieta?

Una vez finalizada tu planificación ‘detox, debes volver paulatinamente a una dieta menos restringida, pero más sana. Un menú tentativo consiste en desayunar zumo de frutas cítricas, más té verde y una tostada de pan de molde integral. A media mañana una fruta y luego almorzar crema de verduras o un filete de pescado, pollo o pavo a la plancha. En la merienda, un puñado de fresas o un plátano y terminar en la cena con un revuelto de verduras. El consejo es que el retorno a tu rutina sea poco a poco.

También te puede interesar:

9 tips para no dejar la dieta