Vizion
Vizion

La costumbre es designar como madrinas a las madres de ambos novios, quienes sin duda los ayudarán con los detalles del matrimonio, desde la decoración hasta el vestuario. Eso sí, también pueden elegir a una tía, a una hermana o, incluso, a una amiga. Lo importante es escoger a una persona que, pase lo que pase, puedan confiar a ciegas en que estará ahí.

¿Cómo agradecerles por tanto amor y compromiso? Aunque siempre podrán dedicarles unas palabras en el discurso principal, también hay regalos muy significativos que hablarán por sí solos.

1. Un accesorio del ajuar

Ya sea el velo, el ramo de flores, un rosario, el tocado con el que acompañarás tu peinado, si eres la novia. O el botonier, el pañuelo o las colleras, si eres el novio. La madrina se emocionará hasta las lágrimas si deciden obsequiarle alguno de los complementos de su outfit nupcial. Y aunque les cueste desprenderse de cualquiera de ellos, lo cierto es que no podrán caer en mejores manos.

Jonathan López Reyes
Jonathan López Reyes

2. Un ramo de flores

Aunque la novia es quien carga el ramo, la madrina se merece más que nadie recibir unas flores. Sorpréndanla con un ramo de rosas, calas, peonias o busquen para ella un ramo de flores silvestres, si saben que le gustará. Acompañen el bouquet con una dedicatoria especial.

La Negrita Photography
La Negrita Photography

3. Un cuadro

Si prefieren que el regalo perdure, enmarquen una foto junto a su madrina, busquen imágenes antiguas para crear un collage, consigan a un ilustrador o pídanle al fotógrafo que los retrate durante el día de la boda. Sea cual sea la opción que elijan, le darán un obsequio que guardará como un tesoro.

4. Una joya

¿Qué mejor que estar unidos por la misma joya? Escojan una cadena finita, una medalla o una pulsera para que ambos tengan la misma. No hay problema si eres el novio o la novia. Y tal como lo harán con los anillos, pueden inscribir sus iniciales para personalizarla aún más.

Lady Mary
Lady Mary

5. Un álbum en blanco

Aunque les parezca algo simplista, es una buena idea para marcar el comienzo de esta nueva etapa, en la que por cierto su madrina estará muy presente. Si se trata de la madre, le entusiasmará mucho completar el álbum con fotos análogas, ya sean del pasado, o bien, capturas más recientes. Además, agreguen en la primera página una imagen de la infancia junto a una frase bonita o característica. ¡Le fascinará!

6. Invitación al spa

Seguro que la madrina los acompañó en cada paso de este proceso y, probablemente, se encargó de un montón de detalles. ¿Cómo recompensarla? Con una invitación a disfrutar de un completo día de spa. Un relajo nunca está de más y, menos aún, si viene acompañado de masajes, jacuzzi, aromaterapia y hasta chocolates. Ahora, si no les convence el spa, también pueden regalonearla con una invitación a cenar para dos. ¿Madre-hija? ¿Madre-hijo? Siempre será el mejor plan.

Cristobal Merino
Cristobal Merino

7. Una planta

Representan vida y oxigenan el ambiente, además de ser muy decorativas. Si la madrina es amante de las plantas, entonces no lo piensen más y obséquienle una para que la riegue y la cuide cada día. Simbólicamente, aunque ya no lo estén, siempre habrá algo de ustedes en la casa maternal. O en el hogar de quien escojan como la madrina. Puede ser una orquídea, un bambú de la suerte o una suculenta, entre otras opciones.

Las madrinas tendrán un rol fundamenta en el día del matrimonio, como en la nueva vida que han decidido emprender. Y más aún si son sus madres, pues nunca faltarán los consejos, lecciones o palabras de cariño, que llegarán justo cuando más las necesiten.