Pronovias

Si estás en busca del vestido de novia perfecto, debes considerar que el tono de tu piel influirá en la elección. Y es que así como encontrarás oro blanco, amarillo o rosado para tus anillos de matrimonio, igualmente podrás elegir entre distintas gamas de blanco para tu atuendo nupcial. En los catálogos de vestidos de novia 2018 y algunos 2019 los encontrarás todos y en este artículo te contamos cómo discriminar en base a tu tez.

Piel clara

Maggie Sottero

Si eres de piel blanca, rosada o un poco pálida, te favorecen tonos como el beige claro, el marfil, el degradado de blanco con rosa palo, los colores ligeramente plateados y el blanco medio azulado.

Piel trigueña

Milla Nova

Las poseedoras de un tono de piel intermedio, bronceado o con pigmentos amarillos o dorados tienen más opciones de tonalidades por encontrarse en el medio. Por lo tanto, les quedará excelente tanto un vestido de novia con encaje en blanco puro, como uno en beige o en un tono cremoso.

Piel oscura

Maggie Sottero

Para las morenas, los tonos fríos de blanco ligeramente azulado les favorecerán más que a ninguna, mientras que el blanco roto es otra opción que les quedará espectacular para intercambiar sus anillos de oro durante el gran día.

Ahora bien, además de catalogar la piel en clara, trigueña u oscura, existe una segunda clasificación según seas cálida o fría. ¿Cómo saber a cuál perteneces? El test más usado consiste en analizar el color de las venas de tu muñeca, las cuales pueden ser más azuladas o verdosas. Si eres de venas azules, te asentarán mejor los colores fríos, en tanto que si tus venas son esencialmente verdes, entonces los colores cálidos son para ti.

Piel fría

Los colores ideales para novias de piel fría son con base azul, desde grises, plata y hasta con acentos rosáceos. Los blancos que más te benefician son los siguientes:

Blanco brillante

Manu García

Es un tono puro sin ningún matiz extra, que aporta mucha luminosidad a la novia que lo porta.

Blanco perla

Divina Sposa

Se acerca más a la paleta de los grises y puede tener acentos brillantes, nacarados o incluso opacos.

Blanco champaña

Morilee

Este color se encuentra en la gama de los dorados suaves en conjunto con rosados medios. Es ideal para vestidos de novia estilo princesa románticos o de inspiración vintage.

Blanco hielo

Divina Sposa

Este es un tono de blanco de temperatura fría, con sutiles escalas de azul y gris. Es uno de los más difíciles de encontrar.

Piel cálida

Los colores que favorecen a este tipo de novia son los tonos con base amarilla, como las tonalidades anaranjadas, ocre y fuego. Los blancos que más te favorecen son los siguientes:

Blanco nude

Milla Nova

Se le llama blanco tostado y tiene influencia de tonos de otoño como colores tierra o camel. Se utiliza mucho en combinación con blancos o crudos que, sobre este color, generan el efecto de estar colocados directamente sobre la piel.

Blanco beige

Alma Novia

Es una tonalidad perfecta para vestidos de novia hippie chic, con acentos de amarillo y que va desde los tonos marfil hasta el vainilla, pasando por diversos pigmentos cálidos intermedios como el arena. 

Blanco crudo o roto

Miss Kelly

Es el color natural de la seda antes de someterla a tinturas y, por lo tanto, uno de los tonos más requeridos en vestidos nupciales. Además, incluye acentos de ocre en su composición.

Blanco marfil

Kelly's

Este tono de blanco tiene un trasfondo de oro o amarillo. Es un matiz con tonalidades amarillas, que hacen que se vea un color cremoso y resalte aún más la tonalidad de tu piel.

¿Ya descubriste cuál es el blanco ideal para ti? Recuerda que del color que elijas tu vestido dependerá también el tono de tus zapatos y de los accesorios con que complementes tu peinado de novia, tanto si elijas llevar velo, unas trenzas lindas o quizás, una corona de flores.