Numerosas firmas de moda, diseñadores y estilistas se dieron cita en el New York International Bridal Week 2016, dejando tras su paso interesantes, originales y arriesgadas propuestas de vestidos nupciales.

Una de ellas fue la estadounidense Badgley Mischka Bride, en cuya nueva colección destacaron preciosos diseños cargados de brillo, transparencia y bordados. Modelos sensuales y elegantes, muchos de ellos con voluminosas y/o largas colas, que le aportaban un toque clásico a esta propuesta.

Eve of Milady, en tanto, impactó con sus diseños de ensueño para novias elegantes, en cuya línea pone especial énfasis en la versatilidad del escote y la caída de la falda.

Desde Budapest, Hungría, por primera vez se dio la bienvenida a este evento a Makány Márta, que busca diferenciar su trabajo confeccionando vestidos con un toque de extravagancia, apostando además por matices en el color blanco. En su estilo ecléctico destacan también texturas ricas e increíbles detalles hechos a mano.

Otilia Brailoiu, desde otra vereda, se robó todas las miradas con vestidos románticos, con mucho tul y efecto tatuaje; mientras que MeJeanne Couture exhibió diseños seductoramente glamurosos, con pedrería, transparencias y espaldas descubiertas. Essense of Australia, desde otro lado, trajo de vuelta el negro en un delicado vestido blanco con aplicaciones en este color; a la vez que Amare Couture se lució con un sobrio vestido de dos piezas con un top ilusión y una clásica falda de tul.

Y si de escotes y espaldas especiales se trata, Martina Liana presentó una colección con vestidos llenos de encaje, abalorios y finos tejidos; en tanto que Cristiano Lucci deslumbró con trajes ilusión con incrustaciones nada menos que en cristal.

Por otra parte, la estilista italiana Elena Vera Stella debutó en la pasarela con una colección capaz de combinar la artesanía y la innovación, cuidando con precisión cada detalle en sus diseños. Propuestas nupciales que logran fusionar la tradición de su tierra natal, Calabria, con un estilo mucho más cosmopolita.

Y otra novedad llegó de la mano de la firma Enzoani, quien presentó un distinguido y jovial vestido con plumas verdaderas de avestruz. La cuota de atrevimiento, en tanto, la puso Pedram Couture, en cuya colección, con detalles hechos a mano, destacaron vestidos sensuales, escotados y con un exceso de transparencia solo para novias muy osadas.

Marcarán pauta

Pedrería, capas de encaje, tules, tejidos con borlas, crepé, efecto tatuaje, seductoras espaldas y el moderno traje pantalón, son solo algunas de las tendencias que más se hicieron notar en esta nueva versión del New York International Bridal Week 2016.

Desde diseños románticos con aires vintage, hasta modelos más transgresores con incrustaciones y superposiciones florales, se desfilaron en el evento de moda nupcial más relevante de la temporada. Un completo deleite para los y las amantes de la alta costura.

Por otro lado, las mangas tipo ilusión se destacaron especialmente y prometen convertirse en un must para los matrimonios de otoño-invierno 2017. Desde ahora, las transparencias no se relegan simplemente a los escotes y espaldas, sino que toman protagonismo sobre mangas largas que inundan de elegancia cada centímetro. Muchos diseñadores apostaron por esta propuesta, exhibiendo diseños que en su mayoría juegan con la forma de los escotes en V.

Por otro lado, la sencillez primó en la pasarela de Nueva York si de accesorios se trata, pues esta vez se lucieron joyas discretas. Además, la tendencia que siguió la mayoría de los diseñadores fue utilizar una tiara en el peinado: de perlas, flores u otro material en sus modelos, acompañada de un sencillo recogido o, incluso, de un cabello suelto.

Alta costura nupcial desde Israel

Este 2016, la novedad en desfiles arribó desde el continente asiático, de la mano de un país que pretende abrirse camino cada vez más fuertemente en la moda nupcial.

Bridal Couture from Israel contó con la participación del diseñador Adam Zohar, cuyos modelos se caracterizan por fusionar a la perfección elegancia y sensualidad, incorporando muchas transparencias y finas aplicaciones. En su mayoría, son vestidos ceñidos al cuerpo que destacan especialmente la figura.

Birenzweig Bridal, en tanto, mostró una colección cargada de glamour en modelos trabajados a mano y que prestan particular atención a los detalles. Profundos escotes y espaldas abiertas combinados con siluetas elegantes marcaron esta colección. Chana Marelus, por su parte, exhibió una línea de espectaculares vestidos de corte clásico, entre otros exponentes de Israel que se hicieron parte de esta feria de la moda nupcial que existe desde el 2010.

*Fotografías: Sam Aronov