Valentina Javiera
Valentina Javiera

Si te han invitado a la postura de anillos de matrimonio de un amigo, familiar o conocido, y de antemano sabes que no vas a asistir, lo correcto es avisar cuánto antes para que tu cupo sea cedido a otra persona. ¿De qué manera? Lo ideal es hacerlo a través de una llamada telefónica, puesto que un correo electrónico puede resultar demasiado frío e impersonal. Debes agradecer amablemente por haber sido invitada y luego exponer las razones de tu baja.

Y es que motivos pueden haber muchos para no poder o no querer asistir a un matrimonio, desde que tienes otro compromiso en esa misma fecha, no tienes dinero para el regalo o el vestido de fiesta, te complica toparte con alguna persona en particular o sinceramente prefieres no asistir, por ejemplo, si se casa algún compañero de trabajo con el que no mantienes una relación más allá de lo laboral. El asunto es cómo rechazar la invitación de la mejor forma, sin parecer desconsiderada ni descortés con los novios. Lo correcto sería apelar siempre a la verdad, pero siempre con mucho tino. Eso sí, no te excedas dando explicaciones o se va a notar que hay algo extraño. Lo mejor es ser concisa y precisa para no levantar sospechas.

1. Te vas de viaje

Es completamente posible que tengas un viaje agendado previamente en la misma fecha en que se realizará el matrimonio. Ya sea por trabajo o vacaciones en familia, debes señalar que los pasajes ya están comprados y, por lo tanto, que no puedes dar marcha atrás.

Sastrería de Papel

2. Atraviesas por una crisis económica

Ya que se trata de un tema incómodo, la novia o el novio con el que debas excusarte no intentará ahondar más allá en tu problema. Coméntale que lo lamentas profundamente, pero que tu situación económica esta vez te obliga a dar un paso al costado. No hay mucho más que agregar, ya que efectivamente ir de invitada a un matrimonio cuesta caro. El regalo, el vestuario y el traslado son ítems obligados a considerar.

3. No tienes con quien dejar a tus hijos

Puede ocurrir perfectamente que no cuentes con una red de apoyo cercana -por ejemplo, si tus padres viven en otra ciudad-, así que no quedarás mal si te excusas con esta razón. Y especialmente si tienes una guagua o hijos pequeños, los novios entenderá tu motivo sin cuestionar.

Valentina Javiera

4. Te toca turno en el trabajo

Hay muchos oficios y profesiones que trabajan con turnos de fin de semana, como médicos, enfermeras y vendedoras, y aunque se haga el mayor esfuerzo, no siempre es posible cambiarlos. Por lo tanto, ésta es otra buena y real excusa a la que puedes apelar para no quedar mal al rechazar la invitación.

5. Tienes una actividad o panorama inamovible

Ya sea el cumpleaños de tu novio que celebrará con una gran fiesta, el concierto de tu grupo favorito para el que ya tienes los tickets, un tema médico programado, la cena anual de tu oficina o incluso la visita de un pariente al que deberás atender. Te resulta imposible desistir de cualquiera de las anteriores, así que lamentablemente tendrás que decir “no” al matrimonio.

Disueño Laboratorio Creativo
Disueño Laboratorio Creativo

6. Apelar a un problema familiar

No necesitas entrar en detalle y los novios tampoco te preguntarán, salvo que sean personas muy cercanas y en ese caso lo razonable es que asistieses. Solo debes señalar que no podrás acompañarlos durante su enlace nupcial, debido a un problema familiar que debes atender como prioridad. Se trata de una excusa un tanto ambigua, pero entendible.

Razones para faltar a una ceremonia nupcial hay muchas y los novios la entenderán. Lo importante es ser sinceros y empatizar con la pareja que pronto intercambiará sus anillos de oro. Así como ellos te contemplaron en su lista de invitados, es importante que te des el tiempo de explicarles por qué te es imposible asistir. Ellos lo entenderán, pero sobre todo, agradecerán el aviso con tiempo, de este modo, podrán hablar con el banquetero para cambios de último momento. Y si quieres tener un buen gesto con ellos, una buena idea es enviarles una tarjeta con una frase de amor para desearles el mejor de los días.