Felipe Cerda
Felipe Cerda

Aun cuando empiecen a organizar el matrimonio con un año de anticipación, el tiempo siempre les parecerá escaso. Y es que son muchas las decisiones que tomar y plazos por cumplir, desde seleccionar fecha y vestuario, hasta coordinar la ceremonia, banquete y fiesta, con todos los detalles de logística que eso implica. ¿Cómo sacarle mayor provecho a los meses que tienen para organizar la boda? Revisen los siguientes consejos que los ayudarán a gestionar el tiempo de una manera más eficaz.

Dividir tareas

Es lo primero que deben hacer para lograr una organización eficiente. Por ejemplo, que un integrante de la pareja se encargue de buscar locación y banquetería, mientras que el otro asuma todo lo que tenga que ver con trámites de la iglesia o el civil. De este modo, ambos sabrán específicamente a qué ítems abocarse -de acuerdo a sus intereses o facilidades-, para luego solo tomar la decisión final en conjunto. Lo ideal es que se reúnan una vez a la semana para analizar sus respectivos avances de acuerdo a una previa calendarización.

Registrar todo

Para que no pierdan tiempo llamando dos veces al mismo lugar, porque se les extravió el presupuesto, lo mejor es que vayan tomando nota de cada paso que dan. Procuren ser ordenados y verán cómo el tiempo les rinde de mejor forma. Pueden tener una agenda física o bien, ir apuntando a través de una plataforma digital. Por ejemplo, en la aplicación de Matrimonios.cl encontrarán varias herramientas para agilizar el proceso de organización. Entre ellas, la “Agenda de Tareas” que les permitirá crear tareas, fecharlas, agruparlas y hacer anotaciones. El “Gestor de Invitados”, para elaborar y actualizar la lista de invitados. El “Presupuestador”, para mantener todos los gastos categorizados, controlados y al día. Y “Mis proveedores”, que les dará la opción de buscar a profesionales y contactar con sus favoritos, entre otras funciones.

Adelantar en el trabajo (siempre que sea posible)

Aprovechen los espacios de ocio durante la jornada laboral para avanzar en ítems de la organización nupcial. Por ejemplo, para revisar catálogos, analizar portafolios o concertar citas con proveedores. Quizás tendrán que sacrificar la sobremesa extendida con los compañeros de trabajo o el café social, pero sin duda que valdrá la pena. Todos los avances cuentan y así podrán llegar a casa simplemente a descansar.

Delegar labores

Designen con tiempo a sus testigos, padrinos, damas de honor y best men, según cada caso, de modo que puedan encontrar en ellos también un apoyo. Ya que todos estarán deseosos de colaborar en el matrimonio, encomiéndenle a cada uno una tarea. Por ejemplo, que los padrinos de boda se encarguen de elegir los encintados, mientras que las damas de honor se preocupen de las flores para adornar el salón. Así se les alivianará un poco la tarea y el tiempo que habrían invertido en los encintados, ahora podrán destinarlo a la búsqueda de souvenirs.

Explotar Internet

Aunque hay cosas que tendrán que hacer personalmente, como asistir a la prueba del menú, hay muchas otras que podrán hacer en línea. Desde diseñar sus propios partes y revisar catálogos de vestuario, hasta tener reuniones por videoconferencia con los distintos proveedores. También encontrarán múltiples tutoriales, si se inclinarán por la decoración DIY y podrán tomar inspiración de Pinterest para montar rincones temáticos, por ejemplo. Optimizarán mucho tiempo si le sacan partido a Internet.

Establecer prioridades

Luego, si sienten que el reloj se les viene encima y aún tienen muchos pendientes, tendrán que empezar a priorizar. Es decir, si aún no cierran con ningún DJ y tampoco han elegido sus tarjetas de agradecimiento, por cierto que el primer asunto requiere de más urgencia. De hecho, hay ítems esenciales para el funcionamiento de un matrimonio, como precisamente es la música, versus otros que no lo son, como personalizar sus asientos. Y aunque cada detalle es relevante, tendrán que concentrarse primero en lo que más apremia.

Tener un plan B

Si tenían en mente una decoración temática con ciertas características, pero no logran dar con ella, lo mejor es que pasen al plan B o, de lo contrario, se estancarán mucho tiempo en un solo ítem. Ya que en la organización nupcial los tiempos son justos, deben ser capaces de resolver problemas y no frustrarse si algo no les resulta. De allí la importancia de tener siempre al menos dos opciones a la vista.

Datos para procrastinadores

¿Son de los que todo lo posterga? ¿Dejan “para mañana” las cosas aun cuando son importantes? Si se identifican con esto, es porque tal vez sean procrastinadores. Para algunos expertos, puede ser un efecto del déficit de atención; mientras que, para otros, responde a que el procrastinador subestima la dificultad de la tarea o el tiempo que tiene para realizarla. Sea cual sea la razón, estos tips los ayudarán a optimizar el tiempo en su organización nupcial.

  • Mientras antes comiencen con los preparativos, mucho mejor. Así tendrán tiempo a su favor para cuando les fluya su naturaleza por aplazar.
  • Si bien tendrán que dividir tareas con la pareja, en la primera etapa avancen en conjunto. Será un impulso y una motivación extra para el procrastinador/a.
  • Trabajen en un lugar cómodo, agradable, con buena música y, por qué no, acompañados de una cerveza y un picoteo. La idea es que organizar la boda les resulte un placer.
  • Creen rutinas para que puedan cumplirlas sin tanto esfuerzo. Una propuesta es establecer una o dos horas diarias para dedicar al matrimonio. Se acostumbrarán y lo harán por inercia.
  • Prémiense cuando logren cumplir con la calendarización estipulada, por ejemplo, con una salida a comer para liberar tensiones.

Ya saben. Si no podrán contar con los servicios de un/a wedding planner, entonces apliquen estos consejos prácticos para aprovechar el tiempo en su organización nupcial. Solo así llegaran al matrimonio sin preocupaciones y libres de estrés, lo que se traducirá en que lucirán radiantes y estarán llenos de energía en su gran día.