Felipe Didier
Felipe Didier

Hay que ser honestos, y la verdad es que, uno de los momentos más esperados por los invitados es siempre la hora del banquete. Porque “guatita llena, corazón contento”, ¿no? Entonces, ¿han pensado en todos los detalles? ¿Les suena el cheesecake como postre estrella?

Incorpórenlo a su rincón dulce, ofrézcanlo como postre o, incluso, elíjanlo como una mini torta de matrimonio especial. Se lucirán con esta delicia de fama internacional, que además podrán presentar en diversas versiones. Seguro que les crearán a sus invitados una nueva adicción.

Qué es el cheesecake

Le Petit Desir
Le Petit Desir

El cheesecake o pastel de queso en su traducción literal, es uno de los postres más populares en el mundo entero. De sabor irresistible y textura cremosa, es infaltable en las mesas dulces y cada vez gana más terreno en los banquetes de matrimonio, incluso, en algunos casos como la torta de novios oficial.

El cheesecake se prepara en tres etapas. Primero se elabora una base crujiente que se consigue al triturar galletas, y mezclarlas con mantequilla derretida, azúcar y sal. Aunque lo habitual es usar galletas, en algunos casos se utiliza bizcocho u hojaldre. El segundo paso es colocar el relleno que, por excelencia, es el queso crema tipo Philadelphia, para darle una textura suave y untuosa. Por lo general se mezcla con extracto de vainilla. Y para terminar se cubre el pastel con mermelada o coulis de frutas del sabor de preferencia del consumidor. Tradicionalmente se usan frutos del bosque, aunque las combinaciones pueden ser infinitas.

Si bien el origen del pastel de queso se remonta a la Antigua Grecia hace más de 4 mil años, donde se creía que era una fuente de energía, fue recién en 1872 que el queso crema lo inventó un lechero en Nueva York. De allí que la Gran Manzana sea catalogada como una de las cunas de este famoso postre. Al menos, como lo conocemos al día de hoy.

¿Horneado o sin hornear?

Guillermo Duran Fotógrafo
Guillermo Duran Fotógrafo

Aunque el cheesecake siempre se sirve frío, hay dos formas de prepararlo: al horno y sin hornear. En el primer caso, queda de una textura bastante densa, suave y aterciopelada; mientras que, en el segundo, el resultado es ligero y aireado. Esto, pues el relleno del cheesecake al horno lleva una mezcla de huevos, harina u otros espesantes, a diferencia del sin hornear, que solo incluye gelatina para dar consistencia.

Cómo presentarlo

Club de Campo Las Dunas
Club de Campo Las Dunas

Si planean tener un Candy Bar, el cheesecake es uno de las delicias que no les pueden faltar. Coloquen un pastel entero ya trozado para que una persona encargada pueda entregar a cada persona fácilmente un pedazo. Recuerden que, con las restricciones y cuidados sanitarios, hay que tener extra de precauciones con el banquete.

Y si tendrán un almuerzo o cena de tres tiempos, se lucirán con un esponjoso cheesecake como único postre, sobre todo si se casan en los meses de primavera o verano. Ahora, si prefieren montar un buffet de postres para cerrar el banquete, entonces podrán ofrecer cheesecakes en distintos sabores. Para evitar aglomeraciones o que todos toquen la comida, lo mejor es servir de forma individual o que haya una persona encargada de servirlos de punto fijo en la mesa dulce.

Además de la clásica porción de postre triangular, presenten el cheesecake en vasitos, en copas o en platillos rectangulares. En cualquiera de estos formatos conseguirán que su pastel de queso se vea elegante y luzca apetitoso.

Distintos sabores

Claudia Irigoyen Banquetería
Claudia Irigoyen Banquetería

Los cheesecakes más comunes son, como en su versión original, una base de galletas molidas, relleno de queso crema y mermelada de frambuesa, arándano o maracuyá. Sin embargo, con el tiempo han surgidos distintas versiones que podrán incorporar también en su enlace nupcial. Pueden colocar pizarras con los ingredientes para acompañar. Algunos ejemplos:

  • Cheesecake de manjar: Base de miga de chocolate, relleno de queso crema y cubierta de manjar con maní.
  • Cheesecake de chocolate: Base de galletas Oreo, relleno de queso crema y cubierta de ganache de chocolate.
  • Cheesecake de cranberries: Base de galletas de chocolate, relleno de chocolate blanco con cranberries y cubierta de mermelada de cranberries con crema Chantilly.
  • Cheesecake de limón: Base de galletas de miel, relleno de queso crema con gelatina de limón y cubierta de gelatina con crema.
  • Cheesecake de Nutella: Base de galletas de salvado, relleno de queso crema con Nutella y cubierta de avellanas picadas.
  • Cheesecake tipo Creme Brulée: Base de galletas de chocolate, relleno de queso crema con esencia de vainilla y cubierta de azúcar rubia quemada con un soplete.
  • Cheesecake tipo Pie de limón: Base de galletas dulces, relleno de queso crema con jugo y ralladura de limón, y cubierta de merengue italiano.
  • Cheesecake tipo Snickers: Base de brownies, relleno de mantequilla de maní y cubierta de caramelo.

Deleiten a sus invitados con los mejores postres y, entre ellos, con el cremoso cheesecake. Así, sus invitados se quedarán con el dulce recuerdo del que se convertirá en el postre estrella de la celebración.