Kate
Por Kate
Kate
Por Kate

Además de la papelería en metacrilato y los letreros en neón, los centros de mesa altos son otra de las tendencias que se verá en las bodas del 2021. Un detalle que será protagónico dentro de la decoración y que podrán personalizar según el sello que le darán a su matrimonio. De hecho, encontrarán desde lujosos centros de mesa con cristales, hasta simples diseños que podrán confeccionar ustedes mismos. Descubran todo sobre esta tendencia a continuación.

Características

Los centros de mesa altos no solo son esbeltos, sino también, imponentes, elegantes, originales y muy versátiles. Además, precisamente por su altura -sobre el nivel de los ojos- favorecen un diálogo fluido entre los invitados, ya que la visión no se entorpece con ellos, como sí con otros. Son ideales para mesas redondas o mesas imperiales, donde se coloque un centro cada cuatros puestos aproximadamente. Según el estilo que deseen imprimirle a su celebración, podrán optar entre distintos formatos. ¡Revisen algunos ejemplos!

1. Para matrimonios clásicos

Desde usar altos portavelas de hierro forjado o metálicos, hasta candelabros de vidrio con caireles. Son algunas propuestas en centros de mesa altos que seducirán a aquellas parejas que persiguen un estilo clásico. O bien, si quieren darle un toque romántico, coloquen arreglos florales sobre los candelabros, idealmente en tonos claros o pasteles.

2. Para matrimonios rústicos

Si se decantarán por una decoración campestre, pueden usar botellas recicladas, colocadas sobre un tronco para ganar altura, con flores silvestres o varas de eucalipto en su interior. O todavía más simple, busquen ramas secas, que sean largas y delgadas, e incrústenlas en un bote de vidrio con piedrecillas o sal de mar. Acapararán toda la atención.

3. Para matrimonios bohos

Utilicen cualquier vasija elevada y llénenla con Hierba de la Pampa. Se trata de una especie botánica que puede llegar a los tres metros de altura, con hojas perennes largas y flores en panoja, que hacen que estéticamente se asemeje a un plumero. Es ideal para los matrimonios bohemios o hippie-chic y perfecta para este tipo de centros de mesa.

4. Para matrimonios minimalistas

Si quieren para sus mesas un arreglo de matrimonio sofisticado y en clave minimal, utilicen un recipiente de cristal de forma cilíndrica -que sea alto- y sumerjan en él una rosa, unas calas o unas orquídeas.

5. Para matrimonios playeros

Una propuesta súper simple es recurrir a esbeltos jarrones de vidrio y ornamentarlos con flores blancas, por ejemplo, fresca paniculata. Así crearán un contraste con el celeste del cielo y del mar. O también pueden usar botellas, con arena y conchitas en su interior, que tomen altura con unas varas de amapolas en colores vibrantes o espuelas de caballero.

6. Para matrimonios industriales

Para bodas en galerías, galpones o fábricas, de estilo industrial, hay unos mini árboles que podrán ocupar como centros de mesa. Y son tan altos y cómodos, que incluso permiten colgar de sus ramas velas en pequeños botes de vidrio. Lucen mejor en mesas imperiales, pues requieren más espacio.

7. Para matrimonios glamurosos

Las plumas y las perlas serán el mejor complemento de un centro de mesa lleno de glamur, más aún, si utilizan un recipiente traslúcido. Pueden ser jarrones triangulares, llenos con plumas blancas o negras, y con un detalle de collares colgantes. Quedarán perfectos para celebrar con un banquete en la noche, en un salón elegante. Eso sí, los candelabros con lágrimas de cristal también son muy apropiados para sumar una cuota de glamur.

Algunas recomendaciones

Si bien los centros de mesa altos son tendencia, solo podrán ocuparlos si disponen de una locación adecuada. Es decir, en banquetes al aire libre o en salones con techos altos, siempre que haya suficiente espacio para no recargar. De lo contrario, será mejor prescindir de ellos.

Además, procuren que sean iguales en todas las mesas. De por sí son llamativos, así que mientras más homogéneos, más elegantes lucirán en su celebración. Y un último consejo; escojan soportes, floreros, jarros, recipientes o troncos que sean esencialmente estrechos, además de altos, para no incomodar a los comensales.

Ningún detalle puede quedar al azar en el gran día y, por lo tanto, los centros de mesa, que serán tan visibles, deben escogerlos con especial dedicación.