Alex Molina

Ya que la luna de miel es considerada la consagración del matrimonio o, bien, el broche de oro a la ceremonia civil o religiosa, lo esencial es que esté a la altura de las circunstancias. Eso sí, que sean días de fantasía y amor no tiene que ver con el presupuesto, sino más bien con la manera en que lo administren. Si necesitan ahorrar, aquí les contamos cómo hacerlo.

1. Elijan la temporada baja

Viajar durante la temporada estival en Chile puede significar un ahorro de hasta un 40% en el valor final, sin contar que es más sencillo encontrar disponibilidad de pasajes y hotelería. Por eso, si su matrimonio será en verano, esperen algunos meses antes de partir en la luna de miel.

2. Miren bien el calendario

Si ya eligieron la temporada baja, lo que sigue es fijarse que no haya fechas especiales ni festivos durante los días que estarán de luna de miel. De lo contrario, si por ejemplo se les topa con Semana Santa, se enfrentarán de inmediato a un alza en los precios.

3. Elijan un destino cercano

No es necesario que atraviesen todo el mundo para tener una luna de miel soñada. En Latinoamérica e incluso en Chile hay lugares ideales para disfrutar de este primer viaje de recién casados. Ya tendrán tiempo en el fututo para conocer países más lejanos.

4. Planifiquen con tiempo

Aunque estén concentrados en el matrimonio, es necesario que comiencen a planear la luna de miel con varios meses de anticipación. Así podrán buscar con tiempo los destinos que más les convienen, evaluar promociones, comparar precios y si tienen que comprar pasajes o paquetes hoteleros, mientras antes lo hagan mejor.

5. Utilicen sus puntos

Si hicieron su lista de novios en alguna multitienda, entonces lo más probable es que puedan canjear sus puntos acumulados por un viaje. Esta opción les permitirá ahorrar bastante dinero, aunque tendrán que sacrificar los obsequios recibidos.

Revelavida

6. Si será en el extranjero, vayan por su cuenta

Aunque encuentren paquetes de agencia y ofertas all inclusive muy cómodas y tentadoras, lo cierto es que organizar ese mismo viaje por cuenta propia les saldrá más barato. Quizás deban recurrir a vuelos con escalas y reemplazar hoteles por hostales, pero su bolsillo se los agradecerá.

7. Si será en Chile, viajen en auto

Además de controlar sus tiempos, hacer las paradas que deseen, compartir el volante y hasta dormir allí si es necesario, viajar en el auto propio siempre será una buena idea para maximizar el presupuesto. Aparte que, una vez llegado al destino, no tendrán que gastar en taxis para movilizarse.

8. Aprovechen las ofertas

Estén atentos a promociones, convenios que tengan en sus trabajos, descuentos en bencina, cambio de puntos por millas en avión y, en general, todo tipo de ofertas que les pueda servir para abaratar costos.

9. Averigüen previamente datos de “picadas”

Es decir, lleven consigo a la luna de miel algunas recomendaciones de restaurantes, por ejemplo, donde puedan comer rico y barato. No necesitan cenar todos los días en el hotel más lujoso para disfrutar de un buen panorama.

10. Usen el transporte público

Esta es otra opción en complemento al punto anterior. Infórmense sobre las tarifas, los recorridos y aprovechen de usar los servicios de buses o trenes subterráneos para movilizarse en donde se encuentren. 

Alex Molina

11. Sacrifiquen algunas actividades

Si pensaban hacer paseos turísticos todos los días, lo mejor será que evalúen cuáles son los que realmente les interesa tomar y seleccionen algunos. Además, tampoco está mal dejar unos días libres para relajarse.

12. Cuiden sus pertenencias

Por muy relajados que estén, sea cual sea el destino que hayan escogido, nunca pierdan de vista sus pertenencias. No vaya a ser cosa que se les extravíe el celular, por ejemplo y tengan que gastar un dinero extra en adquirir otro.

13. Cocinen de vez en cuando

Si van a estar dos semanas de viaje, no es necesario que todos los días salgan a desayunar, almorzar o a cenar afuera. Si se encuentran en una cabaña, hostal o departamento, pueden preparar perfectamente algo allí.

14. Aprovechen su condición

Dejen siempre en claro que están de luna de miel, ya que muchos lugares ofrecen descuentos, cortesías o regalos de bienvenida para las parejas de recién casados. Entre ellos, restaurantes y hoteles.

15. Reduzcan los días

Si definitivamente no quieren transar en el destino y sí o sí desean disfrutar de su luna de miel en las cálidas playas de Miami, por ejemplo, entonces en vez de estar quince días acorten el viaje a la mitad.

PH José Reyes

16. Eviten el mall

Una tentación para ellas, pero para ellos también aunque no lo reconozcan. De preferencia, olvídense de los centros comerciales, ya que seguramente terminarán comprando cosas que ni siquiera necesitan.

17. Evalúen un destino alternativo

Si les gusta la aventura y las experiencias extremas, ¿quién dice que no sea una buena idea irse a “mochilear”? Más allá de los recursos que ahorrarán versus un viaje tradicional, será una luna de miel completamente diferente y a su medida. Eso sí, planifiquen con tiempo para no tener inconvenientes.

18. Caminen

Si quieren trasladarse del hotel a un restaurante, por ejemplo, aprovechen de caminar y de paso así recorren la ciudad. El consejo es que no tomen taxi para todo si las distancias son cortas y así ahorrarán.

19. Olvídense de los souvenirs

Ya invirtieron suficiente dinero en el matrimonio como para que ahora tengan que comprarle recuerditos a sus familiares y amigos. Mejor preocúpense de gastar en ustedes y tranquilos, que ellos entenderán. 

20. Inventen panoramas

Aunque la parte turística siempre será importante, tampoco dejen de lado el romance, menos aún si se trata de su luna de miel. Por eso, si deben restringir el presupuesto, armen panoramas gratuitos. Por ejemplo, lleven todo lo necesario para darse un baño de espumas o una sesión de masajes; velas aromáticas, burbujas, sales de baño, esponjas, aceite para el cuerpo y, por supuesto, un atuendo apropiado para generar un ambiente íntimo.