Fotografía Frame

Por supuesto que no queremos que nada salga mal el gran día de tu matrimonio, pero nuestro deber es prevenirte y darte los mejores consejos para actuar en caso de problemas inesperados. Nos referimos a tener un plan B, sobre todo si te casas en los meses de marzo y abril, o de septiembre a noviembre, y estás pensando en realizar un matrimonio al aire libre, donde puede caer una inesperada lluvia con toda la fuerza de la naturaleza.

Es difícil que algo salga mal en un matrimonio, ya que estos son organizados con meses de antelación y se piensa en todos los detalles. Pero el saber qué tiempo hará en tu matrimonio no es fácil, ya que la naturaleza es impredecible... No obstante, seguramente ya tienes previstos algunos temas por si lloviera, pero te mantienes positiva en todo momento, teniendo claro que nada podrá arruinar el día más importante de tu vida.

Hoy te traemos algunos consejos extras para que esa lluvia que viene cargada de buena suerte sea solo eso, y no estropee ni tu vestido, ni tus zapatos, ni ningún detalle de tu look o tu tan esperado evento.

Ten siempre un plan B

Sabemos que no eres bruja y no puedes ver el futuro, pero como dice el dicho “prevenir es mejor que curar,” por lo hay muchos temas que puedes prevenir que salgan mal pase lo que pase. La clave está en tener un plan B organizado con anticipación, sobre todo en lo que al montaje y organización del evento se refiere.

Habla con tu banquetero o wedding planner para que cuenten con todos los instrumentos necesarios para salvar tu recepción en caso de lluvia. Un toldo para cubrir las mesas que estarán al aire libre, una carpa con toldos transparentes para así protegerse de la lluvia, pero sin perder la idea de estar al aire libre. De igual manera, si tu ceremonia es al aire libre debes tener otra opción en el mismo centro de eventos que sea cubierta, donde trasladen todas las flores y decoración para allá.

Otro punto importante para tener previsto es contar con un suelo que se pueda montar a último momento sobre los lugares donde se está formando barro. Así, ni tú ni ninguno de tus invitados pasará por el mal rato de mancharse o mojarse los zapatos o vestuario.

Por último, también debes considerar tener paraguas para los invitados que no han llevado el suyo, y del mismo modo tener un personal extra esperando a los invitados con paraguas para ayudarlos a bajarse del auto y que estos no se mojen. 

Yeimmy Velásquez

Atenta al clima 

Ya que te casas en esas temporadas que la lluvia es más impredecible que nunca, como los meses de marzo, abril, septiembre, octubre y noviembre, te sugerimos estar atenta al clima y comunicar tus aprensiones a los encargados de la organización de tu matrimonio, para que así estés tranquila y sepas que todas las medidas necesarias se están llevando a cabo.

La lluvia no te deja bajar del auto

Puede que llegue esa lluvia tan fuerte que te impida bajarte del auto, pero como debes llegar al altar de alguna manera, te recomendamos contar con un gran paraguas en caso de emergencia. Aunque tal vez no lo vayas a usar, este debe estar a la altura de una novia: debe ser elegante, de un tono combinable con el vestido y lo más amplio posible.

También debes ser estratégica, y si hay lluvia desde el auto hasta tu camino al altar, arremángate tu vestido lo máximo que puedas. Nadie lo notará hasta que no entres; es mejor arremangar tu vestido por un par de segundos que entrar con ruedo mojado. Y si llevas cola, ten a una amiga asignada para que ayude a tomarla mientras tú tomas tu vestido.

Rollaway

Protege tus zapatos

Aunque no se ven todo el tiempo, éstos son cada vez un accesorio más importante en el look de una novia, por lo que deben mantenerse impecables. Si por la lluvia vas a verte obligada a caminar por suelo mojado, cuando nadie te vea, cambia tus zapatos por botas de agua, y luego, ya en suelo seco, luce de par de zapatos de novia. Otra buena opción, si el material de tus zapatos lo permite, es usar un spray impermeable en ellos. Pero este debe aplicarse 24 horas antes para que se seque bien y solo si el material de tus zapatos es apto, para que así el impermeable no lo manche.

Piensa en tu maquillaje y peinado 

Lo más probable es que no pase nada con tu maquillaje o peinado si tienes listo un paraguas a la altura de las circunstancias. Pero en el caso que pase, lo ideal es que coordines esto anteriormente con tu estilista para que pueda estar disponible y darte los retoques necesarios para que quedes como nueva.

Mantente positiva 

Pase lo que pase, lo más importante es que te lo tomes con toda calma y con el mejor sentido del humor. No te desesperes, que todo se solucionará y cualquier problema que hayas tenido lo olvidarás rápidamente al transcurrir tu fiesta de matrimonio.