D'Antan Eventos

 

En el mundo del fitness y el bienestar existe una nueva tendencia que nos ayuda a controlar el estrés que puede significar el seguir una dieta y que da un toque de color y alegría a las más estrictas disciplinas alimenticias: se trata del ‘cheat food’ o ‘comida trampa’, que es como un premio semanal que uno se puede permitir y salirse del régimen que esté siguiendo.

 

 

Aunque por lo general no se recomiendan las comidas por impulsos emocionales, ya que acostumbramos a la mente (y con ello a nuestros estados de ánimo) a ser dependientes de la satisfacción de comer, esta tendencia es un punto medio moderado que muchos especialistas recomiendan porque tiene beneficios tanto emocionales como físicos:

  • Activa los niveles de serotonina, también llamada hormona de la felicidad
  • Controla la ansiedad y mejora la constancia en los objetivos de las dietas
  • Favorece los niveles de leptina, que ayuda a quemar grasas y recarga la energía muscular
  • Funcionan mejor todavía si en la dieta cotidiana se incluyen alimentos en dosis adecuadas que potencian el equilibrio nutricional, la absorción de nutrientes y la ingesta de ácidos grasos beneficiosos como la palta, los frutos secos o los huevos
 
 

Lo ideal además es tomar estos alimentos en un entorno agradable y pensado para relajarse y disfrutar, alejándonos de las comidas por impulso, eligiendo nuestro restaurant o heladería favorita, o hacer un picnic con tu novio o amigos, o degustarlos tras una relajante caminata. Deben ser planificados, pero una vez elegido el objeto de nuestro deseo gastronómico, hay que disfrutarlo sin pensar en nutrientes, grasas, calorías o cantidades, sino satisfacernos con todo el relax y motivación para continuar una rutina de alimentación y ejercicio saludables.

 

Álvaro Pardo Fotografía