Cuando no están acostumbrados, convivir las 24 horas puede transformarse en todo un reto para las parejas. Y si a eso se le agrega la carga y estrés laboral, la cosa se complica aún más. Sin embargo, mantener una relación saludable y teletrabajar es totalmente compatible, siempre y cuando ambos pongan de su parte. De hecho, no deben esforzarse demasiado, sino más bien centrar el foco en ciertos aspectos que les harán la convivencia más placentera. Si ustedes viven bajo el mismo techo, pero ahora también trabajan desde el hogar a tiempo completo, chequeen estos tips que les facilitarán el día a día.

1. Habilitar espacios para cada uno

Si el espacio en su casa o departamento se los permite, lo mejor será que cada integrante de la pareja disponga de su propio lugar para trabajar. Puede ser que uno se quede con el escritorio y otro se acomode en la mesa del comedor. O que uno teletrabaje en la habitación y otro en el living, según más les convenga. Sea cual sea el rincón que acondicionen, lo importante es que lo respeten y no interfieran en el espacio del otro, ya sea alterando el orden de las cosas o irrumpiendo como si nada.

2. Conocer sus respectivos horarios

Si tienen los mismos horarios, ideal, pues todo resultará más fácil. Pero si no, es fundamental que ambos estén en conocimiento de a qué hora comienza y finaliza la jornada laboral de la pareja. Incluso, de en qué momentos puede tomarse recesos. Pero no solo conocer esos horarios, sino también respetarlos. Es decir, quien se levante más temprano, que lo haga en silencio. Y quien primero se desocupe, que no ponga la televisión a todo volumen, por ejemplo. Parecen cuestiones lógicas, pero es clave remarcarlas.

3. Informar sobre situaciones especiales

Y ya que una buena comunicación les ahorrará dolores de cabeza, otro consejo es avisar si es que un día tendrán una reunión clave por videoconferencia, si esperan una llamada importante o si necesitan terminar un informe urgente. Ante cualquier situación para la que requieran de silencio extra o concentrarse más de lo habitual, lo ideal es que la otra persona esté enterada. Así no interrumpirá, al menos, por desconocimiento.

4. Valorar los trabajos por igual

Si uno teletrabaja menos horas que el otro, o puede hacerlo con música, por ejemplo, eso no implica que su trabajo sea menos importante o más sencillo que el otro. En ese sentido, es trascendental no minimizar las responsabilidades de la pareja, ni juzgar su productividad y mucho menos opinar sobre una materia que no les compete.

5. Ser comprensivos

Hay días laborales que no son buenos, en los que se debe lidiar con personas difíciles, situaciones complicadas, frustraciones o tareas que resultan agotadoras. Siempre ha sido así, con la diferencia de que antes no se enteraban -o no tan directamente-, cuando el otro pasaba un mal rato en la oficina. Por lo mismo, si su pareja está un día más irritable, sensible, de mal humor o, simplemente no tiene ganas de conversar, denle su tiempo y no invadan su espacio. Lo esencial es ser comprensivos, pacientes, tolerantes y apoyarse mutuamente en esos días más difíciles.

6. Compartir las horas de colación

En la medida de lo posible, intenten hacer coincidir sus horarios para que almuercen o cenen juntos. Por un lado, les servirá para distraerse y conversar temas que no sean del trabajo y, por otro, será lo más práctico, ya que así ambos podrán dividirse las tareas al cocinar y lavar la loza. Eso sí, dejen sus teléfonos a un lado durante los horarios de comida. Solo así podrán desconectarse de sus obligaciones, aunque sea por una hora.

7. Rematar la jornada con algún plan

Lógicamente no será de lunes a viernes. Pero sí es una buena idea, para romper con la rutina, que algunos días se coordinen para ver una serie antes de dormir, que compartan un aperitivo o, por qué no, que terminen la jornada con una reponedora sesión de masajes. Incluso, pueden hacer un alto a mitad de semana y disfrutar de una cena romántica, sin necesariamente andar en pantuflas. Por mucho que el teletrabajo les consuma gran parte del día, siempre es necesario dedicarse momentos como pareja. Y ya que por el momento serán esencialmente en casa, aprendan a valorar la magia de lo cotidiano.

8. Dividir las tareas domésticas

Puesto que ahora también es su espacio de trabajo, más que nunca necesitan mantener el orden y la limpieza en el hogar. Por ello es fundamental que se organicen con las labores del día a día, manteniendo, quizás, la estructura que seguían antes de enfrentarse a este nuevo escenario. O puede que les funcione mejor un calendario actualizado, en días en que pasan más tiempo en la casa. Lo importante es que se planifiquen y distribuyan las tareas a la par.

Si están complicados por el hecho de convivir y teletrabajar en el mismo espacio, con el miedo de que eso afecte su relación, consideren estas estrategias que sin duda les facilitarán la vida. Por lo demás, véanle el lado positivo a la situación y es que siempre se agradece pasar más tiempo con la persona amada.