Gaddiel Salinas

A la par con la decoración para matrimonio, la música será la encargada de crear ambiente y lograr que los invitados pasen de la emoción más profunda, a lucir sus mejores trajes y vestidos de fiesta en la pista de baile.

Sin embargo, tal como hay mitos en torno al vestido de novia o las joyas, los hay también a la hora de elegir a los artistas, eso sí, completamente injustificados. Revisen estos 9 mitos sobre la música y erradíquenlos para siempre.

1. El DJ oficiará como animador

Overfly Fotografía

Aunque se tiende a pensar que el DJ se tomará libertades de maestro de ceremonia, lo cierto es que esto no ocurrirá, salvo que lo contraten con esos fines. De lo contrario, el profesional se remitirá únicamente a sus funciones de pinchar los discos o, en caso de tomar el micrófono, lo hará para anunciar algo importante pedido por los novios. Por ejemplo, cuando quieran dar un discurso con frases bonitas de amor, previo a comenzar el baile.

2. El DJ atenderá los requerimientos de los invitados

Torreón del Principal

Como protagonistas de la postura de anillos de oro, le entregarán previamente al DJ un listado con canciones que desean escuchar e, incluso, con aquellas que por nada deberían reproducirse. Sin embargo, distinto es que el profesional pueda atender a todos los requerimientos de los invitados in situ. Seguro podrá complacerlos con un par de canciones, pero la idea es que sus invitados no lo bombardeen con pedidos en la cabina. Incluso, hay DJs que no aceptan solicitudes si no vienen directamente de los contrayentes.

3. La orquesta llegará tarde

La Negrita Photography

Ya que generalmente las orquestas cubren más de un matrimonio por jornada, se tiende a pensar que llegarán atrasados al evento y, por lo tanto, el inicio del baile tendrá que esperar. Simplemente un mito injustificado, pues en el contrato previo quedarán establecidas todas las cláusulas, especificaciones de horarios y garantías que los protejan en caso de posibles incumplimientos.

4. Los músicos ponen muchas exigencias

Diego Vargas Banquetería

Aunque todo dependerá de las condiciones de negociación, existe la falsa creencia de que a los músicos hay que atenderlos casi como si se trata de invitados, ofreciéndoles catering y hasta torta de matrimonio. ¡Error! Lo más probable es que únicamente soliciten un escenario para presentarse, camarines y estacionamiento para uno o más vehículos, según cada caso. Si desean considerar comida y bebidas extras para ellos, pueden hacerlo, pero no es obligación.

5. Los novios elegirán la totalidad de canciones

SkyBeats

No es efectivo en un 100 por ciento. Y es que al contratar a una orquesta o banda de tributo, el equipo creativo les propondrá un repertorio, para luego ajustarlo en conjunto. Por lo tanto, si bien tendrán el poder de seleccionar muchas canciones, el grupo se presentará de antemano con una lista establecida. Una orquesta de cumbia, por ejemplo, les ofrecerá un posible set list para escoger dentro de ese género. Por eso es fundamental tener una reunión previa.

6. Se puede ahorrar con bandas amateurs

Edu Cerda Fotógrafo

Aunque algunas parejas querrán abaratar costos en este ítem, la verdad es no conviene arriesgarse con artistas que no tengan la experiencia suficiente. De lo contrario, se exponen a que haya problemas técnicos, no cuenten con los equipos adecuados, no se cumpla con el programa o, simplemente, la baja calidad quede en evidencia. De ahí, entonces, la importancia de contratar profesionales que se dediquen a trabajar en fiestas de matrimonios.

7. No hay problema si se pasan de la hora

Millaray Vallejos

Si bien es posible pedirle al DJ o a la banda que extiendan su performance de las 4.00, por ejemplo, hasta las 4.30 am, sí tendrán que pagar por hora extra, ya que ningún profesional se quedará más tiempo por buena voluntad. Por lo tanto, si no quieren cancelar un monto extra, mejor tengan un reloj cerca y procuren no pasarse del horario previamente estipulado o háblenlo de antemano con su proveedor.

8. Se debe contratar a un solo proveedor

La MatriBand

Se tiende a creer que, o es el DJ o es la orquesta o es la banda de covers. Sin embargo, es completamente factible contratar a más de un proveedor si así lo estiman conveniente y el presupuesto les rinde. Una buena idea, por ejemplo, es contratar para el cóctel a un solista y para el baile a un DJ. O a una sonora para cerrar la fiesta por todo lo alto. Si realizan un buen rastreo, seguro encuentran proveedores que se adaptan a su presupuesto. Incluso, paquetes que ofrecen juntos a la orquesta y el DJ.

9. Descansan mucho

La Negrita Photography

Un último mito tiene que ver con que los artistas se toman más recesos de lo debido, generando así vacíos incómodos o lagunas musicales entre medio de la celebración. Sin embargo, se trata de una creencia errada nada más, puesto que el tiempo de trabajo es lo primero que se acuerda, especificando claramente si habrá bloques y cuántas pausas, según sea el caso.

Ya una vez con la música decidida, podrán ocupar carátulas de sus discos favoritos, por ejemplo, para enumerar las mesas, o bien, escribir pizarras con frases de amor tomadas de alguna canción. Incluso, si algún texto los identifica lo suficiente, no descarten inscribirlo en sus anillos de matrimonio que, de hecho, es una práctica cada vez más común.