Tener una vida financiera saludable no es una tarea fácil, y cuando se trata de administrar las finanzas en pareja hay que tener mucha honestidad y paciencia para ir construyendo una situación sólida de a dos. Hoy les dejamos algunos tips que les pueden ayudar.

1. Aprender a hablar de dinero sin complejos y con honestidad

Ese es un trabajo que hay que hacer desde el noviazgo y empezar a ser francos con respecto a la visión que tienen cada uno de cómo manejan sus finanzas, para hacer de a poco un terreno común.

2. Conocer el estilo financiero de cada uno

Uno puede estar más acostumbrado al crédito y el otro a ahorrar hasta que puede pagar lo que ha decidido comprar, y también tener distintas ideas de los roles financieros en la pareja. Conocerse y conocer al otro en este sentido les hará más fácil al hacer estrategias efectivas con las finanzas.

3. Unificar criterios para el uso de tarjetas

En este mismo sentido hay que tener claro cómo y para qué se usan las tarjetas: si para gastos diarios o puntuales, y tener en cuenta los intereses y las implicaciones que pueden tener gastos no informados, en casos, por ejemplo de no tener separación de bienes.

4. Entender las finanzas en pareja como un equipo con objetivos comunes

En el matrimonio se abre una etapa en que se pasa del ‘yo’ al ‘nosotros’, por lo que hay que aprender a ampliar las prioridades de cada uno y saber crear el futuro que queremos a mediano y largo plazo, especialmente si la idea es tener hijos.

5. Hacer estrategias para mejorar la capacidad de ahorro

El ahorro en la pareja es muy importante y hay que aprovechar la vida de a dos para guardar recursos para esos sueños y objetivos comunes.

6. Diferenciar lo necesario y lo agregado

En ese camino del ‘nosotros’ también hay que empezar a diferenciar bien lo esencial de lo prescindible, porque no siempre estaremos en periodos de ‘vacas gordas’ y hay que saber bien las necesidades esenciales y también las emocionales en que invertir para lograr un equilibrio en las buenas y las malas.

7. Saber que también hay objetivos individuales que hay que apoyar

Dentro de la pareja lo más sano es no dejar de lado la individualidad, por lo que es necesario que cada uno sienta que puede disponer de una sana autonomía para gastos personales y que cuenta con el apoyo de la pareja para proyectos más grandes.

8. Hacer un fondo común para las cosas de la casa

Sobre todo en los primeros años, será muy útil el hacer fondos comunes para distintos objetivos: cosas de la casa, viajes, universidad de los niños, crédito hipotecario, etc. Les ayudará a organizarse.

9. No caer en juegos de poder con respecto al dinero

Los recursos económicos son un medio y no un fin, por lo que, con independencia del modelo de familia que hayan elegido, no hay que usarlo como algo para manipular al otro ni dejarse llevar por presiones económicas.

10. Recordar que no hay sólo una manera de hacer las cosas

Hay muchos modelos de cómo administrar el dinero en pareja, tanto si trabajan los dos, como uno de los dos, o si comparten el 100% del dinero o una parte.

Si ya han decidido el pasar la vida juntos y negociar y saber encontrar el punto medio de tantas cosas, esta es una más de los temas en que habrá que saber crear un terreno común con honestidad y paciencia.