Constanza Miranda Fotografías
Constanza Miranda Fotografías

Atrás quedó la ansiedad de los preparativos de la boda. Y es que una vez convertidos en matrimonio, las preocupaciones serán otras, entre ellas, cómo administrar conjuntamente las cuentas del hogar. Sin embargo, tal como se inclinaron por ahorrar en algunos ítems en pos, por ejemplo, de un banquete gourmet, hay varios consejos que podrán tomar para empezar el camino con las finanzas ordenadas.

1. Abrir una cuenta corriente conjunta

Independiente de si cada uno continúa con sus cuentas individuales, abrir una cuenta corriente les permitirá tener un fondo común para administrar los diversos gastos (dividendo, servicios básicos, mercadería, etcétera). Para este caso, lo mejor será abrir una cuenta conjunta, en la que ambos sean titulares de la misma. Es decir, que los dos puedan aportar y retirar dinero.

2. Administrar una cuenta de ahorro

En paralelo a la cuenta corriente, también pueden abrir una cuenta de ahorro si quieren generar intereses a más largo plazo. Así podrán ahorrar para concretar proyectos, como instalar un negocio, viajar o comprar una casa, y disponer de un saldo a favor ante cualquier eventualidad en el día a día.

3. Saldar deudas

Lo ideal es comenzar esta nueva vida de casados sin estrés, así que procuren cubrir lo más pronto las deudas que arrastran de su boda. Antes de comprar un nuevo televisor, por ejemplo, terminen de pagar las cuotas a los proveedores que adeudan. Mientras menos deudas acarreen, más disfrutarán esta etapa.

4. Organizar las compras

¿Irán al supermercado todas las semanas? ¿Una vez al mes? Sea cual sea la fórmula que elijan para abastecerse, lo óptimo es que lleven un registro de sus compras y vayan comparando mes a mes. Así podrán evaluar cuáles son los productos indispensables y de cuáles podrían prescindir.

5. Cocinar en casa

Otra forma de estirar el presupuesto, es cocinando en casa. O sea, en vez de que compren el desayuno y el almuerzo en el trabajo, levántense un poco antes para desayunar juntos y preparen un taper con el almuerzo.

Y el fin de semana, ya con más tiempo, disfruten cocinando un picoteo para ver una película o para brindar en una reunión de amigos. Además de ahorrar en salidas a restaurantes, cocinar en pareja fortalece los lazos, estimula la creatividad, potencia la complicidad y fomenta la comunicación. ¿Qué mejor terapia de pareja?

6. Bajarse del auto

Aunque no tiene que ser siempre, pueden buscar otras formas de trasladarse aparte de usar el vehículo particular. Por ejemplo, moverse en bicicleta o viajar en el transporte público. Así ahorrarán bencina y a la vez combatirán el sedentarismo que provoca movilizarse todo el tiempo en auto. Andar en bicicleta, por lo demás, puede convertirse en un excelente panorama de fin de semana. ¡Saludable y gratis!

7. Vender sus trajes

Ya que no volverán a usar el vestido de novia o el esmoquin que lucieron tan elegantes en el matrimonio, póngalos a la venta en Internet si es que no les da nostalgia desprenderse de ellos. Será un dinero extra y no menor que podrán emplear en gastos de la casa.

8. Esperar para agrandar la familia

Solo si no es una prioridad y por supuesto, como una sugerencia y que dependerá de cada pareja. Pero tener hijos, aunque también una mascota, supone contar con un presupuesto adicional del que probablemente no disponen. Por lo tanto, consideren esperar un tiempo hasta sentirse más holgados económicamente. Seguro que en el transcurso de un año ya tendrán sus finanzas en orden, así como un colchón de ahorro. 

9. Evitar pagar a crédito

Versus la tarjeta de crédito, pagar en efectivo o al contado les permitirá mantener los gastos bajo control, se ahorrarán las comisiones y se evitarán el riesgo de clonación de tarjetas. Por lo mismo, el consejo es que, por pequeñas o grandes que sean sus compras, intenten pagar siempre en efectivo o con la tarjeta de débito, que equivale al dinero que poseen.

10. Postergar los viajes

Aunque planificar la ceremonia, elegir los adornos y preparar la fiesta los agotó mentalmente, por ahora dejen los viajes para más adelante. Y es que incluso escaparse un fin de semana a la playa implica un costo en combustible, alojamiento y comidas, como mínimo. Lo mejor, por lo tanto, es que aprovechen este periodo para disfrutar de su nueva casa, de amoblarla, decorarla e invitar amigos.

Organizar la boda les significó desembolsar un alto presupuesto y, por lo mismo, es probable que al principio se sientan algo desorientados con respecto a sus finanzas. Sin embargo, ahorrando en pequeñas cosas y llevando un orden de sus gastos, verán cómo en poco tiempo volverán a tener sus dineros en regla. ¡No dejen que nada les entorpezca la felicidad de sus primeros meses de casados!