Liebre Imágenes Libres
Liebre Imágenes Libres

Para muchas parejas, la pandemia del coronavirus ha sido una prueba de fuego. Y es que, mientras algunas han tenido que convivir las 24 horas bajo el mismo techo, otras han tenido que sostener su relación a larga distancia.

Puede que algunas no lograron superar los obstáculos, culpando por ello a la crisis mundial. Sin embargo, muchas otras han salido airosas e incluso fortalecidas tras estos tiempos inciertos. Es lo que distingue a las parejas con una relación más inestable, versus aquellas con bases sólidas que sí tienen las herramientas para crecer en conjunto, más allá de las circunstancias que las rodeen. ¿Cómo se desenvuelven estas últimas? Es lo que revelan las siguientes 7 señales.

1. Aprenden a comunicarse

A medida que las parejas crecen y se consolidan, desarrollan sus propios códigos de comunicación. Incluso, a través de gestos o miradas silenciosas. Asimismo, conocerse a un nivel más profundo les permite ser capaces de comunicar abiertamente sus sentimientos, deseos, dudas y opiniones, sin el temor que en algún momento sintieron de no cumplir con las expectativas de la pareja. La comunicación se vuelve así un pilar fundamental en la relación, cimentada sobre las bases del entendimiento, el respeto, la honestidad, la complicidad y el profundo amor.

Marcelo Hurtado
Marcelo Hurtado

2. Admiten sus errores

Si antes podían sostener discusiones interminables, porque ambos decían tener la razón y ninguno quería perder, cuando crecen como pareja esto deja de ocurrir. Por cierto que no los conflictos ni las peleas, pero sí adquieren la capacidad de reconocer los errores con humildad y darle la razón al otro cuando la tiene. En ese sentido, las discusiones dejan de ser una competencia por quien se queda con la última palabra y, al contrario, se vuelven cada vez más enriquecedoras. Incluso, reparadoras.

3. No pretenden cambiarse

Cuando la relación todavía no es lo suficientemente madura, es probable que uno o los dos mantengan la esperanza o, es más, inviertan energías en cambiar aspectos de la forma de ser de su enamorado/a. Una señal de que están creciendo juntos, en cambio, es cuando se aceptan con sus defectos y hábitos diferentes sin juzgar, ni aspirando a que el otro se convierta en una persona que no es. Eso sí, esto no excluye que cada uno pueda intentar corregir actitudes en pos de una relación más saludable. Por ejemplo, suavizar el carácter o bajar la dosis de adición al trabajo, según sea el caso.

4. Forman un equipo

Y aún con todos sus defectos, las parejas que van por buen camino buscan ser las mejores versiones de sí mismas. Se animan y se empujan mutuamente para alcanzar sus metas, se acompañan en los momentos difíciles, se alientan a superar obstáculos y, en definitiva, avanzan y crecen en conjunto. Además, los buenos amores sacan lo mejor de la otra persona, potencian sus cualidades y disfrutan con sus logros como si fueran propios.

Alejandro Aguilar
Alejandro Aguilar

5. Sobrellevan la rutina

Aunque muchas le temen a la rutina, a medida que las parejas se van afianzando dejan de verla como una amenaza. Al contrario, si están pasando por un periodo monótono, por ejemplo, porque la pandemia les impide salir de casa, seguro que estos compañeros de vida aprovecharán el impulso para inventar panoramas. Desde cosas tan simples como probar nuevas recetas, hasta desempolvar juegos de mesa antiguos. Y es que a medida que los lazos se vuelven más estrechos, se necesita cada vez de menos opulencia para disfrutar el tiempo juntos.

6. Mantienen los detalles

Que crezcan y se consoliden como pareja no quiere decir que dejen a un lado las expresiones recíprocas de amor. Por lo tanto, otra señal que indica que la relación es sana y va en correctas vías de construcción, es cuando se mantienen vivos -y sin mezquindad-, la sorpresa, los detalles y el romanticismo. A diferencia de lo que algunos piensen, las muestras de afecto no solo forman parte de la etapa del enamoramiento, sino que deben acompañar a una pareja durante toda la relación.

Valentina y Patricio Fotografía
Valentina y Patricio Fotografía

7. Se planifican

Más allá de las discusiones, del confinamiento o posibles problemas económicos que puedan surgir en el camino, las parejas que crecen juntas se proyectan juntas también, en cualquiera sea el escenario. No se trata de perder la independencia ni mucho menos, sino que de mirar hacia el futuro y trazar objetivos en común. Visualizarse el uno en los planes del otro y viceversa, y juntos seguir escribiendo su historia de amor. Con altibajos, sin duda, pero totalmente dispuestos y expectantes a descubrir lo que les depara el futuro. No importa los planes que hagan, si son para la semana que viene o el próximo año. Para estas parejas serán siempre grandes proyectos y los entusiasmarán desde el minuto uno.

Las señales son claras cuando una pareja marca el paso, a diferencia de otra que avanza a paso seguro. Por lo tanto, no les costará identificar a cual pertenecen y, de ser necesario, aún estarán a tiempo de apostar las fichas correctas y hacer el trabajo necesario para construir una relación de pareja saludable.