Pastelería La Martina

Tal como intercambiar anillos de matrimonio, lanzar el ramo, usar un vestido de novia blanco o entregar encintados de matrimonio, cortar el pastel de bodas sigue siendo una de las tradiciones que se mantiene vigente.

De hecho, representa uno de los momentos más esperados de la celebración y, como tal, no deben elegir su torta al azar. ¿Fondant o Buttercream? Descubran aquí la opción que mejor se acomoda a lo que desean para su pastel e ir con toda la información al momento de hacer el pedido final a su proveedor de torta de novios.

Fondant

En qué consiste

Pastelería La Martina

El Fondant es una pasta flexible a base de azúcar glas, glucosa, glicerina, gelatina, mantequilla, esencia o saborizante y agua; perfecta para cubrir tortas de matrimonio y realizar decoraciones. Su nombre proviene del francés, que literalmente significa “que se funde”, en alusión a su suave textura azucarada que se derrite en la boca.

Es posible encontrar tres recetas de Fondant con diferentes texturas: Fondant líquido, que es una especie de glaseado, y se consigue mezclando agua, azúcar glas y glucosa. Posee un acabado liso y brillante. Fontant sólido, cuya fórmula incluye agua, azúcar glas, gelatina y glucosa. Se amasa con un rodillo, y se obtiene un acabado liso y mate. Y Fondant de nubes o malvaviscos, de una textura parecida a la sólida, pero que se seca más lentamente. Se prepara con malvaviscos, azúcar glas y un poco de mantequilla.

¿Por qué elegirla?

Huilo Huilo

Su principal característica, que es la flexibilidad, logra que el Fondant sea adecuado para trabajar diversas técnicas de decoración. Así, por ejemplo, se puede estirar y utilizar para cubrir fácilmente una torta, creando superficies pulidas, planas y lisas. O bien, se puede usar para crear figuras en volumen, desde las más sencillas hasta las más complejas creaciones.

Asimismo, el Fondant es ideal para troquelar usando cortadores de acero o plástico, a la vez que se adapta fácilmente a los moldes de silicona para hacer diversas figuras y formas. También es fácil de combinar con otros materiales como el glass o royal icing, encaje de azúcar, grajeas o chocolate, logrando diferentes tipos de acabados, texturas y atractivos diseños.

El Fondant más común lo encuentran en blanco, aunque es posible teñirlo igualmente con colorantes en pasta o gel. De este modo, si se inclinan por una decoración de matrimonio campestre, de inspiración romántica o con toques urbanos, hallarán una cobertura en el color que andan buscando. Son pasteles sólidos, fáciles de transportar y con una vida útil de 6 meses a un año si se conservan de forma adecuada.

A tener en cuenta

Together Photography

Debido a que son muy consistentes, a algunas personas pueden parecerles un poco pesadas las tortas de Fondant y/o difíciles de cortar con un tenedor. Además, esta pasta no sirve como relleno entre capas y se seca rápidamente, lo que podría causar grietas en el exterior del pastel.

Por otro lado, ya que el Fondant es delicado a la humedad, la crema o glaseado interior no debe mojarse en exceso y, por lo tanto, el resultado es una torta no demasiado jugosa. Para muchos son perfectas así, pero también hay quienes las prefieren menos rígidas.

Finalmente, el Fondant no es adecuado para trabajar en una manga pastelera y, con respecto a su sabor, es dulce y más empalagoso que el del Buttercream.

Buttercream

En qué consiste

Tabare Fotografía

El Buttercream resulta de la mezcla entre mantequilla, leche y azúcar glas, logrando una consistencia suave y cremosa. Esa es la receta original, aunque otras incorporan clara de huevo, como la Buttercream de merengue suizo, cuya textura es muy sedosa y no excesivamente dulce.

La crema de mantequilla, en general, se puede usar tanto para relleno de tortas, como para cobertura y crear decoraciones. Además, es posible teñirla con diferentes colorantes alimenticios y añadirle saborizantes, como cacao en polvo, extracto de vainilla, chocolate o pasta de frutas, entre otros.

De acuerdo a su densidad, se puede emplear el Buttercream para diferentes objetivos. Una consistencia dura sirve para hacer decoraciones tridimensionales, como las flores. Una consistencia media, para decoraciones en dos dimensiones, como estrellas, anillos de oro o rosetones. Y una consistencia suave es ideal para cubrir las tortas o para escribir.

¿Por qué elegirla?

Moisés Figueroa

La mayoría de las Buttercreams pueden dejarse a temperatura ambiente sin que se derritan. Sin embargo, las que se preparan con grasa vegetal o mayor contenido en azúcar, soportan mejor temperaturas más altas que las que solo llevan mantequilla.

Por otro lado, su textura suave facilita que sea aplicada en una manga pastelera, por lo que la Buttercream, como ya decíamos, es ideal para decorar patrones, bordes e, incluso, hacer flores en las tortas. También es muy adecuada para escribir nombres o, si prefieren, frases de amor cortas sobre el pastel.

Por su parte, ya que la Buttercream contiene más grasa que el Fondant, es que para algunos resulta de un sabor más agradable.

A tener en cuenta

Gina Ortega

Debido a su textura suave y cremosa, la Buttercream nunca conseguirá extenderse tan lisa y planamente en la superficie como una capa de Fondant. Misma razón por la que se dificulta esculpir y elaborar figuras de decoración consistentes.

Por otro lado, se conserva mucho menos tiempo que el Fondant, así que la recomendación es prepararla en el momento justo de rellenar o decorar la torta.

Asimismo, es más susceptible a elementos externos, como las altas temperaturas y la humedad, por lo que es menos probable que mantenga su forma en climas cálidos o días particularmente calurosos.  Deben tener ojo también al momento de transportarla, ya que la crema podría deslizarse durante un viaje en vehículo o abollarse en alguna parada repentina. Y, finalmente, si un pastel cubierto con Buttercream se enfría, es posible que la crema resulte agrietada.

Ahora que ya saben las diferencias entre Fondant y Buttercream les costará mucho menos tomar la decisión. Eso sí, consideren su decoración de matrimonio, de modo que la torta no desentone en estructura ni color. Lo mismo a la hora de elegir los manteles, copas de novios y hasta la vajilla que pretenden usar durante el gran día.