Cactus Film

Por fin llega el merecido descanso donde podrán recuperar las energías puestas en el matrimonio, tener un respiro del mundo loco de hoy en día, analizar la vida que se les viene juntos, relajarse y tener uno de los viajes más románticos de la historia de su relación. La luna de miel debe ser una instancia que logre relajarlos completamente, mientras pasan los momentos más entretenidos de sus vidas. Para esto, cada pareja tiene un estilo de luna miel indicado para ellos. Hoy hay tres tipos de luna de miel que los novios prefieren realizar, ya sea por su diversidad de alternativas o por ser algo totalmente diferente y arriesgado a lo que están acostumbrados. Si están buscando ideas para organizar su luna de miel, a continuación les contaremos cuáles son las más cotizadas por los novios y por qué.

1. Ciudad y playa

Una opción muy común en las parejas de nuestro país es hacer la combinación ciudad y playa, exactamente en ese orden. Esta es una buena alternativa para quienes quieran tener una luna de miel a la que no le falte casi nada. Ideal para las parejas que aman visitar museos, ir de shopping, disfrutar de un buen cine y restorán, pero al mismo tiempo, desean un relajo intenso, tomando sol en una playa con una piña colada en la mano, sin hacer nada más que disfrutar de la arena y el mar. Una de las combinaciones más comunes para este tipo de viajes son los destinos Nueva York- Miami, en los cuales las parejas hacen una mezcla de vida de ciudad por una semana y por otra semana combinan shopping y playa. Otra alternativa a este tipo de luna de miel es la combinación Nueva York-Playa del Carmen, donde las parejas luego de pasear por la Gran Manzana llegan al relajo del Caribe en un todo incluido. La idea clara de este tipo de luna de miel es simplemente combinar una gran ciudad para luego ir a una paradisiaca playa.

2. Excursión y desconexión

Para muchas parejas, pasarlo bien y relajarse va de la mano de la aventura y el asombro. Por lo tanto, muchas optan por acampar en lugares exóticos del mundo, donde al llegar la noche el único ruido que escuchan es el viento pegando en las hojas o algún grillo cantando. Esta opción es una buena manera de descargar adrenalina y sacarse todo el estrés que conlleva realizar un matrimonio. Si los seduce este tipo de luna de miel, pueden escoger un safari por Kenia, donde podrán disfrutar de la selva, fotografiar maravillosos animales como tigres y leones en su propio hábitat natural. Otro destino ideal para esto y más económico es Costa Rica, donde podrán bañarse en las pozas termales del volcán Arenal, ser unos auténticos exploradores recorriendo la selva en una 4x4 o cruzando los puentes colgantes que encontrarán en el bosque nuboso de Monteverde. En Costa Rica, la aventura y desconexión están a la orden del día.

3. Cultura y diversión

Las parejas más curiosas aman conocer nuevas culturas y estilos de vida. Este tipo de luna de miel combina recorrer grandes e importantes ciudades del mundo con buena comida y diversión. Descubrir culturas exóticas o ciudades emblemáticas y asombrosas, recorriendo desde ruinas de antiguas civilizaciones hasta modernos museos de arte, visitando monumentos simbólicos, degustando la gastronomía típica del lugar, son las características principales de este estilo de luna miel, todo esto sin estrés, tomándose su tiempo en visitar cada sitio plasmándose de su cultura y vida. Uno de los destinos más comunes para realizar este tipo de luna de miel es el sudeste asiático, como por ejemplo, Tailandia, Vietnam y Filipinas, donde encontrarán las más exóticas culturas. Si lo de ustedes son culturas milenarias y tienen un arriesgado paladar, China y Japón son una opción. Dentro de esta categoría también está la opción más romántica, como lo son los cruceros por el Mediterráneo y las Islas Griegas. 

¿Qué estilo de luna de miel eligen?