Guardar
¿Reservado?

La Arbequina

Maquehua, s/n, San José Algarrobo (San Antonio) Ver mapa
Ganador Wedding Awards 2019

Menús desde $82.000

Nº Invitados 150 a 400

Información sobre La Arbequina

La Arbequina es un centro de eventos que organiza matrimonios campestres agasajando a los novios y a sus invitados. Una celebración a la altura rodeados de naturaleza, y acompañados de unos paisajes inmejorables para este tipo de fiestas. La empresa es consciente que los enamorados sólo desean lo mejor para un día de este estilo y por ello sus profesionales se esfuerzan en todos los detalles, que cada elemento esté cuidado hasta el último milímetro. La misión de la compañía es entregar una fiesta integral dentro de un marco incomparable. El centro de eventos está ubicado en la comuna de Algarrobo.

Espacios y capacidades

La Arbequina pone a disposición de las parejas de enamorados unas instalaciones pensadas y diseñadas para relajarse y disfrutar del matrimonio. La compañía puede atender cómodamente hasta 400 invitados, es decir, un verdadero evento social. A su vez, entre los espacios que dispone se encuentra los siguientes:

  • Salón y pista de baile
  • Jardín
  • Terraza
  • Estacionamiento amplio
  • Piscina (solo de adorno)
  • Habitación para el arreglo de la novia
  • Cocina
  • Bar
  • Zona para ceremonias

Servicios que ofrece

Asimismo, La Arbequina pone al abasto de los novios un amplio sistema de servicios que seguro maravillarán a los invitados con la atención y con el buen gusto. La empresa cuenta con varios profesionales de distintos rubros, entre ellos los siguientes:

  • Banquetería de comida orgánica
  • Decoración rústica
  • Música e iluminación
  • Organización
  • Fotografía (Inspirafotografía)
  • Transporte

En definitiva, La Arbequina se encarga de toda la organización del matrimonio al gusto de las parejas de enamorados, que nada pase desapercibido es el objetivo de este centro de eventos de Algarrobo.

  • Precio por menú

    Desde 82.000 hasta 150.000

  • Nº de invitados

    Desde 150 hasta 400

  • Espacios

    Salón para eventos, pista de baile, estacionamiento, bar, terraza, jardín, capilla, Salón de postres y…Ver más

  • Servicios

    Banquete, ceremonia, fotografía, música, transporte, decoración, Producción en general y programación del matrimonio

  • Ubicación

    En el campo, a las afueras de la ciudad

  • Alojamiento

    No

  • Menús

    Ver su menú

  • Disponibilidad

    Ver calendario

Ver más detalles

Más información sobre La Arbequina

  • ¿Celebra más de un evento al día?
    No
  • ¿Qué incluye el menú?
    Aperitivo, buffet de carnes, buffet ensaladas, buffet de postres, bar abierto, estación de ternera, estación de jamón serrano, estación de quesos, estación de corderos y estación de frutas, Candy bar
  • ¿Es posible arrendar sólo el espacio, sin el servicio de banquetería?
    No
  • ¿Dispone de servicio de banquetería o cocina propia?
  • ¿Qué tipo de cocina prepara?
    De autor
  • ¿Es posible adaptar o modificar los menús?
  • ¿Dispone de menús especiales?
    Vegetarianos
    Celíacos
    Otros (Veganos y tipo cocktail)
  • ¿Está incluida la torta de novios?
  • ¿Puedo llevar mi propia torta de novios?
    Sí, sí se puede, no tiene recargo
  • ¿Cómo funciona el servicio de bebidas?
    Va incluido en el menú
    Bar abierto
    Otra
  • ¿Tiene límite de horario en los eventos?
    , 01:00
  • ¿Tiene exclusividad con algún fotógrafo?
  • ¿Tiene exclusividad con algún grupo musical o DJ?
  • ¿Tiene exclusividad con algún banquete?
    Si
  • ¿Existe algún pago fijo por sólo arrendar el lugar?
  • ¿Cuál es el recargo en caso de no llegar al mínimo?
    Se paga el mínimo de invitados. (150)
  • ¿Cómo se efectúa el pago?
    50% del total al contratar, 50% 15 días antes del evento
  • ¿Dispone de acceso para discapacitados?
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina-
La Arbequina-
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina
La Arbequina

¿Te ha gustado este proveedor?

Solicitar presupuesto gratis
  • Fotos 280 fotos
  • Matrimonios reales 134 fotos
  • Videos 1 video

Opiniones de La Arbequina

99% de los novios lo recomiendan

4.9 de 5.0
  • Calidad del servicio 5.0
  • Profesionalidad 5.0
  • Flexibilidad 4.8
  • Relación calidad/precio 4.9
  • Tiempo de respuesta 5.0

36 fotos de usuarios

La Arbequina 1
La Arbequina 2
La Arbequina 3
La Arbequina 4
La Arbequina 5
La Arbequina 6
La Arbequina 7
+30
  • Magdalena, Se casó el 06/04/2019

    5.0 Ver más
    • Calidad del servicio:
      5.0
    • Respuesta:
      5.0
    • Relación calidad/precio:
      5.0
    • Flexibilidad:
      5.0
    • Profesionalidad:
      5.0

    ¡A ojos cerrados elijo La Arbequina!

    El mejor lugar, sin duda, para nuestro matrimonio. Lleno de detalles, partiendo por la recepción de los invitados, con una estación de mimosas y cosas para picar, además de una estación de café y galletitas, ¡sistema cóctel todo el día! ¡Pero es que todo el día! Con muchas estaciones por todas partes como, por ejemplo, estación de pitas: carnes, verduras, salsas, etc. Estación de quesos y late harvest, estación de jamón serrano (con galletitas, panes y sangría) y una weed station que era genial. Además, estación de ensaladas con puras cositas cultivadas en la zona y orgánicas. También, bufet de postres, ¡obvio!
    Para la tarde una estación con una pata de ternera y corderos a la cruz con pan amasado hecho en el momento, panes rústicos, crema de palta, pebre y mucho más. Y, obviamente, el infaltable candy bar, que sin duda los adultos somos los que más los disfrutamos, ya que es totalmente lúdico y entretenido. ¡Los dueños son un 10! La organización es magnífica, el servicio del personal a otro nivel, los baños siempre impecables y la gastronomía de otro planeta. Con mi marido, nuestros amigos y familia, realmente recomiendo La Arbequina a ojos cerrados. Recordamos todos los días el día de nuestro matrimonio con ganas de volverlo a repetir, ¡y sin duda en La Arbequina! Con mi marido nos declaramos unos lovers arbequinos.

    Enviada el 23/04/2019
  • ISIDORA

    Isidora, Se casó el 30/03/2019

    5.0 Ver más
    • Calidad del servicio:
      5.0
    • Respuesta:
      5.0
    • Relación calidad/precio:
      5.0
    • Flexibilidad:
      5.0
    • Profesionalidad:
      5.0

    Excelente todo

    Desde que conocimos el lugar nos quedamos encantados. El día del matri se puso a llover, pero solucionaron todo de la mejor manera. El servicio increíble, toda la comida excelente. Fue todo lo que queríamos y más.

    Enviada el 31/03/2019
  • Paulina

    Paulina I., Se casó el 30/09/2018

    5.0 Ver más
    • Calidad del servicio:
      5.0
    • Respuesta:
      5.0
    • Relación calidad/precio:
      5.0
    • Flexibilidad:
      5.0
    • Profesionalidad:
      5.0

    La Arbequina, un lugar soñado

    La Arbequina es un maravilloso lugar para celebrar un matrimonio, desde su entorno natural hasta sus instalaciones, entregan calidez e invitan a relajarse, desconectase y simplemente disfrutar. Lo recomiendo sin duda porque además de ser uno de los más bellos lugares para casarse, Francisca, quien coordina todo, es un amor, una preciosa persona con una tremenda disposición para ayudar en todo lo que uno necesite. Sin duda es una elección de la que uno no se arrepentirá.

    Enviada el 09/11/2018
  • María

    María I., Se casó el 10/03/2018

    5.0 Ver más
    • Calidad del servicio:
      5.0
    • Respuesta:
      5.0
    • Relación calidad/precio:
      5.0
    • Flexibilidad:
      5.0
    • Profesionalidad:
      5.0

    Mágico lugar

    Maravilloso, increíble. El mejor lugar que pudimos elegir. Mil veces más me casaría en ese lugar lleno de magia y amor. Todos llenan de felicidad cada espacio. Gracias por todo, eternamente agradecida.

    Enviada el 16/05/2019
  • Macarena V., Se casó el 28/10/2017

    5.0 Ver más
    • Calidad del servicio:
      5.0
    • Respuesta:
      5.0
    • Relación calidad/precio:
      5.0
    • Flexibilidad:
      5.0
    • Profesionalidad:
      5.0

    Nos casamos en la Arbequina sintiendo que tanto el lugar como el equipo resonaban mucho con nuestra idea de celebración. La Fran, buenísima anfitriona, estuvo atenta a cada detalle y cumplió al mil por ciento todo lo conversado, superando con creces lo prometido. Si quieren tener un matrimonio de calidad sin enredarse en los detalles, y además destacar por salir de lo tradicional, este es el lugar indicado. Hasta el día de hoy recibimos comentarios de nuestros invitados de lo hermoso que estuvo todo y la magia del lugar, la comida, la buena música, los espacios y especialmente la atención del staff.
    Nosotros armamos una ceremonia espiritual muy intima y nos entregamos a una tarde inolvidable. El cóctel ofrece sabores impresionantes: el pisco sour hecho con mucho amor, la michelada refrescante y las empanadas de conejo fueron tema de conversación al otro día. La decoración sobria y colorida permite fotos impresionantes. EL buffet es una delicia y nadie queda con hambre jamás. Es posible tener música en vivo que anteceda a toda la onda puesta por Alfredo, el Dj, que está muy dispuesto a hacerte bailar con la música que tu elijas para cada uno de los momentos que imaginas. Como el día es largo, la once se vuelve mágica al ver entrar ese consomé salvador, el cordero y la pierna de ternera (que por favor no se la pierdan). Y como no todo es comida y también hay que refrescarse, la barra libre es un regalo del cielo. Muchos invitados nos contaron que jamás se acercaron a la barra porque el personal, atentos y buenísima onda, se aprenden de memoria lo que deseas y se preocupan que nunca te falte un vaso en la mano (literalmente y más aun con los novios). Los chicos bailan contigo y disfrutan la fiesta como si conocieran toda tu historia de amor.
    Fran , gracias eternas a tu esfuerzo, tu idea, tu espíritu. Gracias por acompañarnos emocionada en nuestro rito y por tantos detalles que hacen la fiesta más tibia y alegre.
    Al staff, no cambien nunca ese entusiasmo y picardía. Hacen que todo sea familiar y único.
    ¡Todo el éxito y la luz para Uds!

    El matrimonio de Macarena Varas y La Arbequina 8
    El matrimonio de Macarena Varas y La Arbequina 9
    El matrimonio de Macarena Varas y La Arbequina 10
    Enviada el 11/12/2017

Ver más opiniones

Premios de La Arbequina

Ganador Wedding Awards 2019 Matrimonios.cl
Ganador Wedding Awards 2018 Matrimonios.cl
Ganador Wedding Awards 2017 Matrimonios.cl
Ganador Wedding Awards 2016 Matrimonios.cl
Ganador Wedding Awards 2015 Matrimonios.cl

Empresas colaboradoras de La Arbequina

Sorteo¡Gana $1.500.000 para tu matrimonio!

Solicita presupuesto a través de Matrimonios.cl y por cada visita o contratación tendrás más oportunidades de ganar. ¡Suerte! + info