Son tantos los factores y tareas que tiene que coordinar una novia en la organización del matrimonio, que considerar tener una ayuda profesional para llevarlas a cabo puede ser un gran alivio. Destinar una parte del presupuesto del matrimonio a contratar una wedding planner es una opción que te ayudará a disminuir el estrés, a mejorar tu dedicación a los preparativos e incluso a tener importantes ahorros de tiempo y plata.

Ésta es una idea especialmente cómoda y atractiva para parejas que trabajan, que tienen hijos o que tienen una vida especialmente ajetreada. ¿Pensando en contratar una wedding planner? ¡Te invitamos a leer a continuación!

¿Qué es una wedding planner?

Una wedding planner es la persona que toma tu matrimonio como si fuera suyo, con la máxima responsabilidad y compromiso. Estas personas se hacen cargo de la organización del matrimonio y se pueden encargar absolutamente de todo, desde el presupuesto del matrimonio hasta el banquete y decoración, para que así los novios puedan disfrutar de la organización del evento. El principal objetivo de una wedding planner es entregarle tranquilidad a la pareja, asegurarles que todo se hará como lo desean, consiguiendo proveedores que se adapten a sus gustos y presupuestos, sin descuidar ni el más mínimo detalle.

Ventajas de contratar un wedding plannner para tu matrimonio:

Tranquilidad

El contar con una profesional que decida por ti y tome las mejores decisiones será de un gran alivio y tranquilidad, sobre todo sabiendo que un experto en el tema se está encargando de tu matrimonio y todos sus detalles. Tú también participas, pero una vez que los temas ya están buscados y escogidos según tu preferencia.

Los mejores datos 

¡Lo saben todo respecto a matrimonios! Ni aunque busques día y noche encontrarás mejores datos que una wedding planner. Conocen todo tipo de locaciones, están al día con las últimas tendencias en decoración, comida, música y todo lo necesario para realizar un gran matrimonio. Conocen muy bien los tiempos que lleva organizar cada ítem, qué es indicado para tu matrimonio y qué no. Conocen a la perfección los temas legales en cuanto a contratos con banqueteros o centros de eventos, por lo que también te evitas ese tema.

Entienden lo que quieres

Sin dar mayores explicaciones, una wedding planner ya estará organizando tu matrimonio y pensando en propuestas para mostrarte y guiarte en la planificación de tu matrimonio. Lo más probable es que propongan miles de detalles, desde el color de la loza hasta el ramo de flores que llevarás. Ella ya ha hecho toda la búsqueda por ti, y tú solo debes escoger las opciones que más te gusten. La wedding planner sabrá como ordenar tus ideas y poder llevarlas a cabo en el tiempo justo y momento necesario.

Te evitan preocupaciones

En los momentos en que estés colapsando, la wedding planner estará para salvarte de cualquier situación, decirte que está todo bien, y resolver el asunto sin que lo notes. ¡Solo tienes que delegar y confiar en el profesional que has contratado!

Solucionan problemas

En caso que quieras hacer algún cambio o haya surgido cierto inconveniente que influya en la organización del matrimonio, no te preocupes, la wedding planner encontrará la mejor manera de adaptar todo y solucionar el problema por ti.

Expertas en el tema

¿La torta de los novios? ¿La iluminación? ¿Con qué canción entrarán a la fiesta? Una wedding planner lo sabe todo, y lo mejor es que el servicio es súper personalizado, por lo que sus sugerencias dependen del tipo de matrimonio que quieras. Estos profesionales son expertos en el mundo de los matrimonios y conocen todos sus detalles, sabiendo cómo moverse y comunicarse. Simplemente son especialistas en hacer el trabajo más pesado, dejando a los novios la parte más entretenida, haciendo de la organización del matrimonio una experiencia relajada.