Además de aparecer en el arco de entrada, en el peinado de novia o en la decoración de matrimonio, las flores también se usan para ornamentar la torta de novios. Ya sean de azúcar o naturales, sin duda encontrarán las más indicadas para decorar su pastel, tanto si la postura de argollas de plata será en temporada de invierno o verano, o si la torta será botánica o con hojas de oro. ¡Chequeen todas las opciones a continuación!

Comestibles dulces

Decorar las tortas de novios con flores de azúcar comestibles no es novedad. Sin embargo, corresponde a una tendencia que se renueva en el tiempo y que se adecúa a los distintos tipos de pasteles. Por ejemplo, una torta clásica lucirá preciosa decorada con unas pequeñas rosas en tonos claros; mientras que, un pastel más moderno, se verá fabuloso con un único ranúnculo engalanado la superficie.

Las flores comestibles pueden ser de fondant, buttercream, pasta de goma, glaseado real o mazapán, pudiendo adquirir los más diversos colores y diseños. Son ideales para decorar pasteles de corte más tradicional, por ejemplo, tortas blancas de varios pisos, tortas de acuarela o tortas de volantes. Si intercambiarán sus anillos de oro en una ceremonia elegante, una decoración con calas de fondant le pondrá el broche de oro a una torta discreta. No obstante, si prefieren algo más romántico y llamativo, escojan una torta ornamentada con grandes lirios de azúcar rosados.

Comestibles naturales

Aunque es posible hallarlas en diferentes preparaciones, las flores naturales comestibles se destacan aún más en la repostería y, especialmente, en las tortas de novios. Y es que no solo le aportan color y frescura a un pastel de bodas, sino que también otorgan la posibilidad de incorporar y experimentar con nuevos sabores. Conviene saber, eso sí, que cualquier flor sirve para decorar una torta de matrimonio, pero no todas se pueden comer. De hecho, algunas deben procesarse para quedar aptas para el consumo, ya sea congelándolas, sumergiéndolas en aceites o secándolas al aire, dependiendo de cada especie.

¿Qué flores se pueden comer? Entre las más usadas en tortas de novios destacan la caléndula, la violeta, el clavel y la lavanda. Las violetas y claveles tienen un sabor dulce, mientras que las caléndulas transitan entre lo picante y lo amargo. La lavanda, por su parte, combina el dulzor con notas cítricas, generando un sabor muy atractivo. Por eso es muy importante que se asesoren con un pastelero dedicado a tortas de novios y que ya haya experimentado con este tipo de flores. Si planean un matrimonio urban chic, sorprendan a sus invitados con esta propuesta de última tendencia.

No comestibles

Mientras algunas se comen, otras flores cumplen meramente una función decorativa en las tortas de matrimonio. Desde gardenias, crisantemos y peonias, hasta jazmines, hortensias y paniculata es posible encontrar en los diversos tipos de pasteles.

Si se inclinan por una decoración para matrimonio campestre, por ejemplo, una naked cake o torta desnuda lucirá muy hermosa decorada con flores en colores vibrantes. Podrán elegir flores que armonicen con el color del bizcocho y la cobertura a la vista o que sean opuestos. Una naked cake se presta igualmente para combinar flores y frutas, como rosas con arándanos o girasoles con trozos de duraznos. Las tortas goteadas o drip cakes, por su parte, también quedan fantásticas enriquecidas con flores, mientras que a las minimalistas una flor les sumará 10 puntos.

Frescas y resistentes

Si se decantan por una torta de varios pisos, podrán ubicar las flores naturales tanto en la base, como en cada escalón o en la cima. También se pueden usar flores en sustitución del cake topper o colocarlas cayendo en forma de cascada. ¿Lo mejor de todo? Que encontrarán flores adecuadas para cada estilo de pastel. Desde flores XL, como una protea solitaria decorando lo más alto de una torta marmoleada, hasta medianas flores silvestres, como dedales de oro, azaleas o alhelís, revoloteando por todo el pastel.

¡Ojo! Tal como ocurre con las flores del ramo de novia, se recomienda elegir especies resistentes para decorar la torta matrimonial. Es decir, que puedan pasar varias horas sin agua y no se marchiten. Además, se aconseja seleccionar las flores más frescas e, idealmente, que posean un aroma suave. Ya que éstas no se comen, de tener un olor fuerte podrían intervenir en el sabor mismo del pastel.

Por último, cabe señalar que las flores deben colocarse en la torta lo más tarde, en lo posible, el mismo día del matrimonio. Y para sincronizar con el look, pueden ocupar las mismas flores en el botonier del novio y en el tocado con el que la novia acompañará su peinado recogido. Aunque les parezca un detalle menor, sus invitados sin duda lo notarán.

Las flores están de tendencia, pero no solo para incorporar entre sus adornos de matrimonio, sino que también para engalanar la torta. Eso sí, podrán escoger igualmente un cake topper, ya sea la clásica figurita de los novios, una frase de amor en acrílico o unas letras gigantes.