Sebastián Arellano
Sebastián Arellano

Aunque la ceremonia es sencilla y acotada, necesitarán comenzar con tiempo a organizar el matrimonio civil. Más aún si desean personalizarlo incorporando alguna lectura o contratando a un maestro de ceremonia.

Cabe destacar que los pasos para casarse por el civil son los mismos tanto para chilenos como para ciudadanos extranjeros. Si ya están comprometidos y decididos a casarse por el civil, chequeen este punteo para que no se les pase ningún detalle.

Puntos para organizar un matrimonio civil

1. Los documentos

2. El lugar

3. El tipo de ceremonia

4. El oficiante

1. Los documentos

Together Photography
Together Photography

Stefanía Delgado
Stefanía Delgado

Para solicitar fecha y hora de matrimonio en el registro civil, pueden hacerlo personalmente en una oficina del Registro Civil, o bien, desde el sitio web en “servicios en línea” – “reserva de horas” – “matrimonio civil”. Lo ideal es reservar la hora para la realización de la manifestación y celebración del matrimonio, respectivamente, con al menos seis meses de anticipación.

Si lo harán personalmente, pueden acudir ambos contrayentes portando su cédula de identidad; uno de los contrayentes portando su cédula de identidad; o un tercero portando su cédula de identidad y que entregue la información, no siendo necesario que lleve un poder para realizar la solicitud.

Cuando se trate de personas que no se encuentran registradas en Chile, quien solicite la reserva de hora deberá presentar fotocopia del documento de identidad o pasaporte del país de origen. Si prefieren reservar hora por Internet, puede hacerlo cualquiera de los novios, quienes deberán contar con cédula de identidad vigente y al menos uno con Clave Única.

Primero se agenda la hora para la manifestación e información de los testigos, y luego para la ceremonia de matrimonio. Pueden ser el mismo día o no, pero no deben pasar más de 90 días entre ambas instancias.

Además, si uno o ambos contrayentes tienen hijos menores de 18 años de una relación distinta y que se encuentren bajo su patria potestad, tutela o curaduría, deberán gestionar ante el Tribunal de Familia el nombramiento de un curador. Ello, mediante un formulario que debe ser previamente firmado a la realización de la diligencia ante el tribunal, por el oficial civil.        

2. El lugar

Moisés Figueroa
Moisés Figueroa

Tanto a la manifestación como a la celebración deben asistir dos testigos mayores de 18 años, quienes declararán que los contrayentes no tienen impedimentos ni prohibiciones para casarse. Para la manifestación, los contrayentes deberán concurrir con sus testigos a la oficina del Registro Civil, donde comunicarán en forma escrita, oral o por lenguaje de señas, su intención de contraer matrimonio. Además, deberán entregar los siguientes datos para el acta: sus nombres completos, fecha y lugar de nacimiento, estado civil de solteros, viudos o divorciados, su profesión u oficio, nombre de los padres si fueran conocidos, y hecho de no tener incapacidad o prohibición legal para casarse.

La celebración del matrimonio, en tanto, puede ser en la oficina del Registro Civil, en el domicilio de los novios o en el lugar que de común acuerdo se indique. Eso sí, siempre que este domicilio corresponda a la jurisdicción del oficial civil. A la ceremonia deben acudir dos testigos, idealmente los que participaron en las diligencias previas al matrimonio. Y con respecto a los valores, si se casarán en la oficina del Registro Civil y dentro del horario de trabajo, solo deberán pagar la libreta de matrimonio, que cuesta $1.830.

Si contraerán nupcias fuera de la oficina del Registro Civil y dentro del horario de trabajo, el valor será de $21.680. En tanto, si darán “el sí” fuera de la oficina del Registro Civil y fuera del horario de trabajo, tendrán que pagar $32.520.

Además, si así lo desean, podrán pactar el régimen patrimonial, comunicándoselo al oficial civil, ya sea durante la manifestación o antes de la celebración del matrimonio. Los regímenes existentes en Chile son Sociedad Conyugal, Separación Total de Bienes y Participación en los Gananciales. Si no indican nada al respecto, se entenderá que optaron por la Sociedad Conyugal.

3. El tipo de ceremonia

Tabare Fotografía
Tabare Fotografía

El matrimonio por el civil corresponde a una ceremonia muy breve y protocolar, que se divide en tres etapas. La primera consiste en la lectura de los artículos del Código Civil referentes a los derechos y obligaciones de los contrayentes, que son los que constituyen el objeto y contenido del contrato. El oficiante del Registro Civil es quien debe leer estos apartados.

En la segunda fase viene el consentimiento mutuo que se darán los novios ante el oficial y ante los testigos calificados para este acto. Con ese fin, la pareja intercambiará votos nupciales y se colocará los anillos.

Mientras que la tercera etapa corresponde a la declaración formal del oficiante constitutiva del matrimonio y a la firma del acta para darle validez legal al trámite. Es una ceremonia que no suele durar más de 15 minutos. Sin embargo, hoy es posible extenderla y personalizarla incorporando lecturas, discursos, un trío de cuerdas o rituales de carácter simbólico.

Por ejemplo, la atadura de manos, la plantación de un árbol, la ceremonia de las velas o el ritual de la arena. Pero cualquiera de ellas no la oficiará el oficial del Registro Civil, por lo deben buscar a alguien para esa tarea.

Las ceremonias que se realizan en la oficina del Registro Civil suelen ser más más discretas, versus aquellas que se celebran en casa o centro de evento.

Y con respecto al vestuario, pueden llevar los mismos trajes de novios que usarían en un matrimonio religioso o, si prefieren, alguna tenida más simple. Por ejemplo, un terno tradicional, el novio y un traje de dos piezas en un color claro, la novia.  

4. El oficiante

Agustín González
Agustín González

La celebración del matrimonio civil solo puede realizarse ante el oficial del Registro Civil que intervino en la manifestación. Pero si desean saltarse este paso y  casarse ante un ministro de culto, como un sacerdote católico, previamente deberán manifestar ante cualquier oficial civil su intención de contraer matrimonio y rendir información con dos testigos.

Una vez que se haya celebrado el matrimonio religioso, los contrayentes deberán, dentro del plazo de los ocho días siguientes, concurrir a una oficina del Registro Civil y solicitar la inscripción del acta que otorgue la entidad religiosa. Puede ser la misma donde se realizó la manifestación u otra diferente. Si no lo inscriben en el plazo de los ocho días, el matrimonio religioso no tendrá ningún efecto civil.

Ahora, si desean un oficiante extra, más bien un maestro de ceremonia, podrán contratar a uno profesional o bien, elegir a un familiar o amigo para que realice dicha labor.

Invitar a tomar asiento, dar la bienvenida a través de un breve discurso, guiar a los testigos cuando les toque participar y entregar los anillos, son algunas de las funciones que podría desempeñar.  Y asimismo, oficiar una ceremonia simbólica, como las que se mencionaron antes.

En el fondo, la tarea del oficiante será dirigir la ceremonia de principio a fin, pero sin intervenir en la labor del oficial civil.

Aunque a primera impresión no les parezca, lo cierto es que un matrimonio por el civil puede ser tan emotivo y romántico como una ceremonia religiosa. Incluso, si se casarán fuera del Registro Civil, pueden montar un altar temático, personalizar la música e incluso contar con un cortejo nupcial.