La organización de la luna miel es un proceso importante en el cual se deben tomar muchas decisiones: ¿Dónde ir?, ¿por cuánto tiempo?, ¿cuánto gastar?. Estas decisiones  dependen de la situación de cada pareja en particular, si ustedes son novios con hijos esas decisiones deben ser bien meditadas, por lo tanto las preguntas se amplian, ¿ir con niños o sin niños?, ¿dónde ir para que todos disfrutemos?, ¿cómo hacer para que no pierda el carácter de luna de miel?

Por supuesto existe la posibilidad de dejar a los niños con los abuelos, hermanos o con alguien de confianza, pero muchas veces como padres no quieren dejar a sus hijos solos por tanto tiempo, por eso hoy te damos una alternativa para que puedan tener una luna de miel de ensueño en familia.

En este caso se puede buscar la posibilidad de ir todos juntos a un lugar donde tanto adultos como menores disfruten de momentos agradables. Una alternativa a considerar puede ser ir en crucero a algún destino que les interese. Pero no puede ser cualquier crucero, este debe contar con una buena guardería, un club para niños, baby sitters y actividades para que ellos se entretengan.  De esta forma mientras sus hijos estén bien cuidados y entretenidos ustedes podrán darse espacios para estar solos y disfrutar de ustedes en pareja.

 

 

Recomendamos además tomar ciertas consideraciones para que todo salga perfecto, tal como ustedes lo esperan:

  • Comprueba que exista cuna o cama suplementaria si lo necesitas, o bien habitaciones conectadas.
  • Comprueba que existan instalaciones aptas para niños y programas de entretención para ellos.
  • No olvides llevar objetos que para tus hijos sean imprescindibles para dormir, pastillas para el mareo, medicamentos o comidas especiales si es que lo necesitas.

Con las averiguaciones pertinentes para que ellos estén cómodos y con las actividades que a ustedes puedan interesarles a su disposición podrán disfrutar de su luna de miel y de sus hijos. No olviden planificar alguna cita romántica para ustedes, pensar en cómo cuidarán de sus hijos por mientras y entregarse a disfrutar.