Claire Fotografía
Claire Fotografía

La organización del matrimonio será uno de los procesos más emocionantes que les tocará vivir. Y entre otras cosas, marcar el día en el calendario será toda una experiencia.

¿Cómo elegir la fecha indicada para casarse? Ya que son muchos los factores que pueden influir, desde lo emocional hasta lo práctico, lo más conveniente será revisar todas las alternativas, de cara a tomar en conjunto la mejor decisión.

1. Sus primeras opciones

2. Temporada alta y baja

3. ¿Cuál es su estación preferida?

4. Coordinar con la luna de miel

5. Eventos y fechas importantes con los que no coincidir

6. Disponibilidad de invitados

1. Sus primeras opciones

Una vez que decidan contraer matrimonio, ya sea por la iglesia o por el civil, su primera tarea será escoger la fecha. Y ya que de ésta dependerá prácticamente toda la organización nupcial, es importante que le den algunas vueltas hasta que estén completamente seguros.

En base a sus intereses, proyecciones y presupuesto, el punto de partida será definir si se casarán durante el presente, el próximo o en dos años más. Entonces, ya una vez ubicado en el tiempo, podrán comenzar a lanzar una lluvia de ideas.

¿Cuáles serán sus primeras opciones? Ya que el matrimonio llegará a consolidar la relación, muchas parejas se guiarán por lo emocional y querrán que el festejo coincida con alguna fecha especial. Por ejemplo, con su aniversario de pololeo. U otras querrán celebrar el matrimonio en vacaciones, pensando que así llegarán más relajados al gran día. El consejo es que anoten todas las ideas que vayan surgiendo, de modo que puedan evaluarlas caso a caso, sin descartar ninguna.

De hecho, si se consideran una pareja esotérica, tal vez quieran guiarse por los ciclos lunares: Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante. Estas corresponden a las diferentes iluminaciones que presenta la luna en lo que tarda en dar la vuelta alrededor de la tierra, en 29 días respecto al sol. Luna Nueva se asocia con ciclo de buenas energías; Cuarto Creciente con inicio de proyectos; Luna Llena con prosperidad y abundancia; y Cuarto Menguante con periodo de reflexión.

2. Temporada alta y baja

Minga Sur
Minga Sur

Otro de los factores importantes a tomar en cuenta es que las temporadas alta y baja tienen sus pro y sus contra.

La temporada alta, que corresponde a los meses de primavera/verano, permite celebrar un matrimonio de exterior y escoger un vestuario liviano y, por lo tanto, más cómodo, entre otras ventajas. Sin embargo, por tener mayor demanda, encontrarán menos disponibilidad de proveedores y precios más altos en los distintos servicios. Especialmente en lo que respecta a locación y banquetería.

La temporada baja, en tanto, que corresponde a los meses de otoño/invierno, es menos demandada por el frío y la lluvia, por lo que habrá mayor disponibilidad de proveedores, precios más bajos y atractivas promociones.

Si ajustar el presupuesto será para ustedes un factor clave a la hora de escoger la fecha de boda, entonces deberán inclinar la balanza hacia la temporada baja. E igualmente si disponen de poco tiempo para organizar el matrimonio.

Pero si anhelan casarse en la playa, en el campo o en la terraza de un hotel en la ciudad, en temporada alta podrán disfrutar al aire libre, independiente del horario. De todos modos, sea cual sea la temporada que escojan, siempre podrán acceder a precios más convenientes, mientras antes reserven y contraten a sus proveedores.

3. ¿Cuál es su estación preferida?

Tabare Fotografía
Tabare Fotografía

Si ya eligieron la temporada, aún les restará definir en qué estación en particular celebrarán el matrimonio.

¡Y en todas encontrarán suficientes razones que los seducirán! En otoño, por ejemplo, pueden poner el foco en la decoración nupcial a través de elementos propios de la estación. Es decir, decorando con troncos, velas, hojas secas, piñas de pino y ramilletes de eucalipto, con énfasis en los colores tierra.

Si elijen el invierno, aprovechen las temperaturas bajas para deslumbrar con unos atuendos muy especiales. Sumar al vestido de novia accesorios como unos sofisticados guantes, una capa de terciopelo y unos cómodos botines. O al traje de novio, un estiloso abrigo y una bufanda a juego.

En primavera, además de disfrutar de días más largos con luz natural, podrán escoger locaciones como parcelas, jardines o viñedos, considerando que es la estación de las flores y que gozarán de un paisaje privilegiado.

Y en verano, con temperaturas aún más cálidas, podrán celebrar una boda en la noche y al aire libre, si es lo que desean. Además de apostar por un fresco menú de temporada, que por ejemplo incluya ceviches, carnes blancas y muchas ensaladas.

4. Coordinar con la luna de miel

Jorge Morales Video y Fotografía
Jorge Morales Video y Fotografía

Más allá de guiarse por la temporada o estación del año, hay otro criterio válido para escoger la fecha de boda y tiene que ver con el viaje de recién casados. Y es que tradicionalmente los novios parten rumbo a su luna de miel en los días siguientes a contraer matrimonio. Por lo tanto, si para ustedes el viaje de novios es transcendental, deberán tomarlo como punto de partida. Es decir, buscar un destino, elegir la temporada y, en base a eso, programar su fecha de casamiento. Y, por supuesto, tener en cuenta la situación sanitaria tanto nacional como internacional respecto a destinos de luna de miel.

Por ejemplo, si quieren pasar su luna de miel en las playas del Caribe, deberán informarse sobre las mejores fechas para que no se topen con los huracanes. Si deciden viajar a principios de noviembre, por ejemplo, entonces tendrán que escoger una fecha de matrimonio a fines de octubre. Y además, si pretenden estar alrededor de tres semanas de viaje, visualicen que también sea una fecha en la que no represente un problema el ausentarse del trabajo.          

Aunque es menos común, sí hay parejas que privilegian la luna de miel y está perfecto. Si éste es su caso, solo procuren gestionar el viaje con mucha anticipación, de modo que también tengan tiempo suficiente para organizar el matrimonio.

5. Eventos y fechas importantes con los que no coincidir

Pilar Jadue Fotografía
Pilar Jadue Fotografía

Si desean que todos sus familiares y amigos estén presentes en la celebración, una forma de asegurarse de aquello es eligiendo bien el día. O, mejor dicho, escogiendo una fecha que no calce con otra importante o contingente. Para eso necesitarán tener un calendario actualizado a mano.

Por ejemplo, descarten los días de elecciones políticas, de partidos de fútbol trascendentales o las vacaciones escolares, que podrían afectar la asistencia de algún invitado. Asimismo, eviten que la boda coincida con la primera quincena de marzo, que suele ser un periodo, no solo de mayores gastos, sino que más ajetreado en general para todos.

Y si se trata de festividades, no se casen en lo posible en Semana Santa, Fiestas Patrias, Navidad o Año Nuevo, ya que probablemente algunos tengan un compromiso ya adquirido. O, si es que aún no lo tienen, aprovechen esos días feriados para viajar.

¡Pero siempre hay excepciones! Sí, porque si están pensando en celebrar un matrimonio íntimo, estilo destination wedding, entonces los días festivos les jugarán a favor. Por ejemplo, si planean casarse un sábado y pasar todo el fin de semana en un balneario de la Quinta Región, que el lunes sea libre les quedará perfecto.

6. Disponibilidad de invitados

Gonzalo Vega
Gonzalo Vega

Además de seleccionar una fecha que no coincida con un día feriado, hay otros factores que deberán tomar en cuenta, si el objetivo es que todos sus invitados asistan. Por ejemplo, si anhelan un matrimonio que incluya niños, pues muchos de sus amigos los tienen, lo más conveniente será que el festejo se realice por la mañana y hasta media tarde. Por ejemplo, un sábado o domingo con banquete a la hora de almuerzo. De este modo, sus invitados con hijos no tendrán problema en asistir. Ni tampoco los adultos mayores, que sí o sí estarán más a gusto en el día.

Y por otra parte, si bien casarse en plena semana también es una opción, especialmente para matrimonios por el civil, de antemano deberán saber que muchos se excusarán por sus obligaciones laborales. En ese caso, el viernes será el más apropiado, aunque igualmente es día laboral. Tendrían que hacer la ceremonia por la tarde, a sabiendas de que algunos llegarán cansados y/o atrasados. 

El sábado, por lo tanto, sigue siendo el más adecuado si lo que desean es un matrimonio PM y que se extienda con fiesta hasta la madrugada. De inclinarse por esa opción, lo mejor será que el festejo sea sin niños.

Una vez que sorteen con éxito esta tarea, entonces estarán listos para enviar los save the date a sus familiares y amigos. Y es que para esta comunicación solo requieren tener confirmado el día en que se celebrará el matrimonio. Más adelante vendrá el tiempo de entregar los detalles.