Por Ernst Merkhofer Fotograf
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Ernst Merkhofer Fotograf
Por Immagine Photography
Por Ernst Merkhofer Fotograf
Por Ernst Merkhofer Fotograf
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography
Por Immagine Photography

Son tantas las actividades y emociones vividas en el día del matrimonio, que muchas veces no se da la instancia para que los novios participen de una agradable y relajada sesión fotográfica. Por ello, conscientes de esta realidad, pero también de la importancia que adquieren las imágenes en el futuro, es que Immagine Photography y Ernst Merkhofer ofrecen sus servicios para el día "posterior" al enlace nupcial.

“Después de varios años de dedicarnos a la fotografía de bodas, descubrimos que el novio y la novia en su día de matrimonio apenas pueden disfrutar juntos de los flashes. Esto, debido a que están sometidos a la ansiedad de no llegar tarde al restaurante en donde los invitados están esperándolos y al miedo, especialmente de la novia, de no arruinar su vestido, etcétera. Por lo tanto, establecimos un día para que disfruten completamente relajados”, comentan Eva y Katia de Immagine Photography.

Justamente, es la opción que ha tomado la pareja conformada por Sara y Simón quienes, después de casarse en Arezzo, han elegido las colinas de Siena como telón de fondo para su hermoso álbum fotográfico nupcial.

Sin embargo, eso no es lo más atractivo y romántico de esta historia. Y es que la pareja ha decidido contratar el servicio fotográfico, pero después de tres años de matrimonio, para demostrar cómo su vínculo se mantiene tan vivo, sólido y resplandeciente como en su primer día de casados.

“Se transmitió perfecto el afecto que une a esta pareja y su deseo fue simplemente inmortalizar ese gran amor que perdura en el tiempo. Ellos nos dieron tranquilidad de espíritu, espontaneidad y realmente querían pasarlo bien”, agregan las fotógrafas. “En el aire respiramos una magia especial, gracias a la ausencia de prisa, ansiedad y preocupaciones”. Por cierto, las típicas sensaciones que tienden a estar presentes en el mismo día del matrimonio.

El servicio “el día después” ofrece muchas alternativas a las parejas. Es posible, por ejemplo, elegir una locación diferente, independiente si es cerca o lejos, quizás, con un significado especial para los recién casados.

Por otro lado, no hay que olvidar que los fotógrafos tienen a disposición de su trabajo la mejor iluminación para el reportaje; a la vez que pueden experimentar y usar técnicas especiales.

En la sesión de fotos que sigue a continuación queda de manifiesto el cuidado y la alta calidad de las imágenes. Además, encontrarás los mejores disparos capturando los momentos más expresivos y genuinos de los esposos.

Impresionantes fotografías panorámicas y las emociones filtradas de los rostros de la pareja, convierten a este servicio en un testimonio mágico y valioso para Sara y Simón.

También te puede interesar:

Camila y Lucas en París: un mágico reportaje de pre y post matrimonio