Km Photography
Km Photography

Los wedding planner (hombres o mujeres) son cada vez más solicitados, ya que no solo se ocupan de la decoración para matrimonio y de asesorar a la festejada con su vestido de novia, sino que también, son un pilar emocional durante todo el proceso, hasta el día mismo en que intercambien sus argollas de plata frente a sus seres queridos.

Si tienen dudas, pero desde ya vislumbran qué es lo que andan buscando, descubran a continuación las razones para elegir a un wedding planner y cómo decidirse por el mejor.

Asesoramiento y experiencia

Nupcias de Seda
Nupcias de Seda

La principal tarea de un wedding planner es colaborar con los novios en la organización integral del matrimonio. Muchas parejas que deciden casarse no saben por dónde empezar y es normal, pues se trata de un universo muy amplio desconocido para las personas en general. Un wedding planner, en cambio, sabe perfectamente qué hacer, por dónde comenzar, cuáles son los proveedores que urge contratar, qué trámites legales hay que gestionar y un largo etcétera para que todo resulte perfecto.

Y es que el o la wedding planner posee conocimientos en el rubro nupcial, en protocolo y en la organización de eventos que lo capacitan para asesorar a las parejas en todos los aspectos, así como para sugerir ideas o presentarles nuevas tendencias, por ejemplo, en tortas de matrimonio para que su boda sea original y los represente.

Contar con un wedding planner, por tanto, les permitirá ahorrar tiempo entrampados en temas que no manejan y les dará la tranquilidad de que todo se realizará a la medida. Además, que la oferta es cada vez más amplia, por lo que, sin duda, encontrarán a un wedding planner que se ajuste a su bolsillo.

Por su parte, él mismo los ayudará a rentabilizar mejor el presupuesto nupcial, buscará los proveedores que más se adecúen a sus requerimientos y negociará por ustedes para conseguir los mejores precios del mercado, siempre garantizando calidad, excelencia y puntualidad en los plazos.

Contratar a un wedding planner, de hecho, es ideal para aquellas parejas que trabajan y estudian, tienen hijos o, en general, que llevan un ritmo de vida muy ajetreado.

Creatividad y apoyo emocional

Si tienen muchas ideas en mente, pero no saben cómo materializarlas, un wedding planner los ayudará a ordenarlas y a darles vida para el gran día. Los asesorará en la elección de las flores, adornos de matrimonio, pizarras señalizadoras, opciones para el menú y coctelería, souvenirs para los invitados, arte para las copas de novios, servicio de trasnoche y mucho más. Cualquier duda que tengan, el wedding planner la resolverla con gusto, desde aspectos relacionados con la fiesta misma, hasta qué frases de amor cortas podrían incorporar en sus votos.

Pero no solo eso, ya que el wedding planner es también un apoyo a nivel emocional, convirtiéndose en el mejor amigo de los novios durante todo el proceso. Además, se compenetrará con ustedes de tal forma, que sabrá exactamente cómo reflejar su personalidad y gustos en los distintos ítems del matrimonio, mientras que tendrá la palabra precisa para calmarlos cuando les baje la ansiedad.

Y por cierto que, llegado el momento de intercambiar sus anillos de oro, el wedding planner estará ahí en primera fila coordinando a todos los proveedores, anticipándose a posibles contratiempos, solucionando cualquier imprevisto con un plan B, atendiendo a los invitados que lo necesiten, y moviendo todos los hilos para que los novios únicamente se preocupen de disfrutar y pasarlo bien.

Cómo elegir al correcto

La elección del wedding planner no debe ser al azar. Y es que, por tratarse de una pieza clave dentro del matrimonio, deben estar totalmente convencidos de la persona que van a contratar. Para ello, tras pedir algunas referencias, deben comenzar chequeando distintas empresas que ofrezcan los servicios de un wedding planner, revisando catálogos en fotografía y video, así como recomendaciones o críticas por parte de otros clientes.

Asimismo, deben definir qué es exactamente lo que necesitan de esta persona, por ejemplo, si desean que la organización sea integral, que el profesional se encargue del trabajo con los proveedores o que únicamente se preocupe de la decoración de la boda.

Así, ya con sus objetivos claros y con un abanico de opciones más reducido, deben seleccionar a aquellos que se ajustan a su presupuesto y que trabajen dentro de su zona. Entonces, lo que sigue es concretar una entrevista con sus favoritos para empezar a descartar.

En dicha entrevista podrán conocer cara a cara a la persona que podría trabajar con ustedes, a quien deben preguntar todo lo que se les ocurra, desde su metodología de trabajo y cuántas bodas ha organizado, hasta el sistema de pago y los proveedores con los que tiene alianza, si fuera el caso.

Además, es importante consultar por la carga laboral de cada wedding planner, ya que seguramente ustedes no querrán compartir a su profesional con muchas más parejas a la vez. Mientras más exclusivo el trabajo, mejor, ya que es él quien tendrá que adecuarse a sus necesidades y horarios.

Por último, es clave que esta persona les parezca afable, confiable, entusiasta y empática, ya que serán varios meses los que tendrán que compartir en una estrecha relación que será un vaivén de emociones.

Despejadas, entonces, estas dudas y sopesando todo en la balanza, podrán decidir a conciencia quién será su wedding planner definitivo. Recuerden siempre tomar la decisión con base en el profesionalismo y experiencia del planificar de bodas, pero también, según la química que hayan sentido con él en su primer encuentro.

El wedding planner será quien haga sus sueños realidad, así que propongan ideas con total confianza, ya sea si desean colgar letreros con frases de amor, llegar en lancha a la ceremonia, elegir arreglos de matrimonio temáticos o incluir alguna dinámica de juego en plena celebración.