La planificación de un matrimonio implica tiempo, presupuesto y una cuota de capacidad organizativa importante que muchos novios no tienen o prefieren delegar. Es aquí cuando el papel del wedding planner cobra un rol fundamental, al guiar a las parejas en este fascinante proceso.

¿Qué decoración de matrimonio va más en sintonía con su estilo?, ¿es más recomendable mandarse a hacer el vestido de novia o comprarlo?, ¿cómo sentar a los invitados en la ceremonia para que todos vean cuando intercambien sus anillos de matrimonio? Estas y otras consultas las responderá su wedding planner. Aunque también hay dudas que sacan de quicios a cualquier profesional. Si no quieren que la reunión con su proveedor sea incómoda o infructuosa, les enseñamos qué no preguntar para que todo fluya entre ustedes.

1. ¿Has organizado otros matrimonios?

Si tiene calificación de wedding planner, es porque ya ha trabajado en la organización de otras bodas. Para su tranquilidad, mejor averigüen previamente sobre la experiencia del profesional, busquen referencias, lean opiniones y así se evitarán incomodarlo con esta pregunta un tanto obvia. En los correspondientes sitios web podrán encontrar portafolios que serán de mucha ayuda en este punto.

2. ¿Debemos considerarte en el banquete?

Por supuesto que el wedding planner estará presente en el matrimonio y desde muy temprano encargándose de los últimos arreglos del matrimonio, solucionando posibles imprevistos y atento a que todo resulte perfecto. Sin embargo, no deben considerarlo entre los invitados, ya que no está dentro de sus funciones sentarse a comer con el resto de las personas; aunque sí contemplar un menú como staff organizador, ítem que deben coordinar con los encargados del banquete.

3. ¿Nos puedes hacer un precio?

De preferencia, no le pidas rebaja. Si has decidido contratar una wedding planner, es porque lo consideraste con antelación dentro de tu presupuesto. Si le pides que disminuya la tarifa de sus servicios, en caso de acceder, es probable que también disminuya la calidad del trabajo realizado. De todas formas, te encontrarás con varias opciones y diversos precios en el mercado y seguro que el proveedor tiene distintos precios dentro de los servicios que ofrece.

4. ¿Podemos dar sugerencias para la organización de la boda?

Obvio que pueden hacerlo, así que esta pregunta está totalmente de más. De hecho, lo primordial que necesita el wedding planner para trabajar es conocer a fondo el tipo de matrimonio que desean realizar los novios. Por lo tanto, mientras más ideas le den y más se involucren en el proceso, mucho mejor. En este ítem, siéntanse libres de opinar y sugerir todo lo que se les ocurra; desde el diseño que desean para su torta de matrimonio, hasta la mantelería de las mesas. Será tarea del wedding planner cómo llevarlo a la práctica.

5. ¿Trabajas con comisión?

Mientras ustedes tengan claro el presupuesto, hayan cotizado y revisado opiniones de otros novios en sitios especializados y sepan cuál es el gasto por cada ítem de su matrimonio y del mismo profesional, entonces esta pregunta está de más. En algunos casos, sí trabajan con comisión y en otros no. Pero mientras no haya cambios de última hora en cuanto al presupuesto acordado; y que contratar a un wedding planner no signifique que aumente significativamente el costo de todos los otros proveedores, entonces no hay nada de qué preocuparse. Como todo lo relacionado a la organización del matrimonio, sean minuciosos, sobre todo en lo que respecta al dinero.

6. ¿Te podemos llamar de madrugada?

Desde un comienzo su proveedor les dirá que está disponible para lo que necesiten, sin embargo, existe el criterio. Para él es un trabajo y hará todo lo posible dentro de sus posibilidades, pero no se pasen. ¿O ustedes aceptan que sus jefes los llamen en la madrugada por algo que se puede solucionar al día siguiente? No sean imprudentes y respeten el trabajo de la persona que contrataron, de esta forma, todo resultará bien.

Puede que haya aspectos que el wedding planner no pueda solucionar, como las frases de amor con las que intercambiarán sus votos, pero en todo lo práctico, sí lo hará. Por lo que confíen en un profesional especializado en el tema y dedíquense a disfrutar de esta etapa. ¡No se darán cuenta del tiempo desde que se dieron el anillo de compromiso hasta el día en que se digan el sí, quiero!